3 maneras de utilizar miel en el tratamiento del asma

Aunque no suelen tener contraindicaciones, en caso de estar siguiendo un tratamiento médico para el asma es conveniente consultar con el especialista antes de recurrir a estos remedios naturales

El asma es una enfermedad mucho más común de lo que pensamos. A pesar de que afecta a un gran número de personas, muchos no comprenden el sufrimiento que conllevan las consecuencias del asma en la vida cotidiana.

Lo bueno es que existen diversas soluciones naturales para tratar el asma, por medio de productos como la miel. Por ello, en este artículo, te traemos tres maneras de utilizarla en el tratamiento de esta afección.

¿Qué es el asma?

El asma es una patología que afecta al sistema respiratorio. La inflamación de los tubos respiratorios que llegan a los pulmones es la principal causa del asma. Aunque muchos factores pueden llegar a profundizar una crisis asmática, no hay origen aparente de esta insuficiencia respiratoria.

A diferencia de otros padecimientos, el asma no es ocasionado por ningún virus o bacteria. Aunque no existe una cura para esta patología, hay ciertos medicamentos que ayudan a tratarla.

¿Cuáles son los beneficios de la miel y cómo puede ayudar en el tratamiento del asma?

Siempre se han destacado las propiedades curativas de la miel, ya que aporta  ventajas diversas que mejoran la salud de las personas. Entre las más importantes están el alivio del estreñimiento, la aceleración regenerativa de la piel y el combate de los trastornos cutáneos. Además, es conocida por ser partícipe en el fortalecimiento del sistema inmunitario y de la piel.

En cuanto al sistema respiratorio, la miel cuenta con propiedades provechosas. Por eso, muchos medicamentos para el tratamiento de la tos requieren de miel en su preparación. Asimismo, el sabor naturalmente dulce de la miel le regala un toque de placer al paladar. El asma, al igual que la tos, tiende a reducir sus niveles de gravedad cuando es tratado con miel.

Este producto de las abejas tiene numerosas aplicaciones en la vida cotidiana, pero sus efectos para tratar el asma son muy notables. A continuación, te presentamos tres remedios caseros con miel que puedes aplicar cuando surja una crisis asmática o durante su tratamiento.

1. Aceite con miel y limón

La miel se encuentra en el listado de los remedios más populares para cuestiones respiratorias. Entre los tipos de medicina alternativa más utilizados para tratar el asma bronquial está el aceite con miel. Cabe destacar que esta receta es una de las pocas que responden a un alimento que proporciona mejorías a través de su ingestión.

Limón y miel

Una forma de consumir este aceite con miel es juntándolo, a su vez, con el limón en un preparado sencillo y rápidamente elaborable.

Ingredientes

  • 1 vaso de jugo de limón (200 ml)
  • ¾ taza de miel de abejas (250 g)
  • ½ vaso de aceite de oliva (100 ml)

¿Qué debes hacer?

  • Toma la miel y el jugo de limón y mézclalos en un tarro resistente.
  • A continuación, comienza a agregar lentamente el aceite de oliva y remuévelo hasta que la pasta sea homogénea. Puedes tomar una o varias cucharadas de esta mezcla después de cada comida.

2. Miel de ajo

Esta receta es más utilizada de lo que las personas pueden llegar a pensar. Para obtener esta forma de tratar el asma, solo se necesitan dos ingredientes que son muy fáciles de obtener: miel y ajo.

Ingredientes

  • 3 cabezas de ajo
  • 1 taza de miel natural (335 g)

¿Qué debo hacer?

  • Como si se fuera a utilizar en una receta convencional, los ajos deben ser triturados hasta lograr un aspecto espeso.
  • Una vez hecho lo anterior, la totalidad de la miel debe cubrir los ajos en un envase. Combinar los ingredientes hasta que la mezcla quede lo suficientemente distribuida en el envase.
  • El siguiente paso es sellar el envase y almacenarlo en un lugar fresco.
  • Se recomienda consumir una cucharada de la miel de ajo cada mañana antes de desayunar.

3. Licuado de manzana, limón y miel

Para preparar este delicioso zumo se necesitan cuatro ingredientes básicos: manzana, limón, miel y agua. Las frutas, combinadas con la espesura de la miel y el carácter líquido del agua permiten que este licuado tenga un sabor potente que contribuye a la mejoría.

Ingredientes

  • 1 manzana
  • El jugo de 2 limones
  • 1 cucharada de miel (25 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)

¿Qué debo hacer?

  • El primer paso es lavar, pelar y cortar la manzana en cuatro partes uniformes.
  • En una licuadora se deben introducir los cuatro trozos de manzana, el jugo de los dos limones, la miel y el agua. El resultado debe ser una mezcla homogénea y deliciosa para ser degustada todas las mañanas como acompañante del desayuno.

Los costosos medicamentos para tratar el asma no siempre son la solución. A pesar de que algunos se caracterizan por calmar las crisis asmáticas, un tratamiento natural nunca está de más. Resulta pertinente que los que sufren de asma conozcan estas alternativas menos costosas y más eficientes. En caso de que aún no se resuelva la afección luego de usar estos remedios, consulta al médico.