3 recetas con semillas de calabaza que puedes aprender

Elena Martínez · 5 julio, 2018
Aunque solemos consumir las semillas de calabaza crudas o tostadas también podemos elaborar diferentes preparaciones para aprovechar sus beneficios e innovar en nuestras recetas habituales.

Las semillas de calabaza tienen tantas propiedades que resulta imprescindible incorporarlas a nuestra dieta diaria. Con este superalimento podemos aumentar la cantidad de nutrientes que ingerimos prevenir y tratar muchos trastornos.

Descubre en este artículo todas las propiedades saludables de estas semillas, así como las diferentes maneras de consumirlas. Además de beneficiar a tu organismo, también deleitarán tu paladar. ¡Pruébalas!

Las semillas de calabaza

Las semillas de calabaza destacan por su riqueza en vitaminas del grupo B, minerales, ácidos grasos omega 3, 6 y 9, proteínas y fibra. También contienen clorofila, que les da su característico color verdoso.

Aunque estas semillas son ricas en grasas saludables, las podemos consumir de manera moderada sin riesgo a engordar. De hecho, una cucharada de semillas de calabaza (10 g) nos aporta solamente 60 calorías a la vez que aumenta nuestra sensación de saciedad.

Como son semillas oleaginosas por su alto contenido en ácidos grasos, debemos tener en cuenta que se pueden enranciar con facilidad. Recomendamos conservarlas en un recipiente hermético, alejadas de la luz, y por un corto periodo de tiempo.

Beneficios para la salud

Las semillas de calabaza nos aportan una gran cantidad de beneficios para la salud:

  • Aumentan nuestra energía y vitalidad.
  • Nos protegen de los radicales libres y previenen el envejecimiento prematuro.
  • Equilibran el sistema nervioso y previenen la ansiedad, el estrés y el insomnio.
  • Combaten los parásitos intestinales.
  • Facilitan la eliminación de líquidos y, por lo tanto, evitan la retención, la hinchazón y los edemas.
  • Favorecen la eliminación de la mucosidad del aparato respiratorio.
  • Mejoran la salud cardiovascular.
  • Reducen las inflamaciones y tratan la artritis.
  • Mejoran la salud de los huesos y previenen la osteoporosis.
  • Combaten la anemia.

Conviene destacar que estas semillas son un gran alimento para los hombres por dos motivos. Por un lado, mejoran la fertilidad masculina gracias a su contenido en arginina. En segundo lugar, previene la hiperplasia de próstata porque contienen curcurbitacina.

Semillas de calabaza para la cistitis.

¿Cómo las consumimos?

A continuación proponemos diferentes maneras de consumir las semillas de calabaza para utilizarlas como remedio para los trastornos que hemos citado. Lo importante es consumirlas a diario para que tengan efectos visibles en nuestro organismo.

La ración recomendada en este sentido es de dos cucharadas (20 g) diarias, una cucharada (10 g) en caso de sufrir sobrepeso. Esta cantidad la podemos consumir de cualquiera de las siguientes maneras.

1. Tostadas y molidas

La manera más sencilla de comerlas es crudas o bien un poco tostadas para mejorar su sabor y facilitar su digestión. Podemos tostarlas al horno o bien en una sartén, con un poco de aceite de oliva y sal.

Lee: Remedio anticancerígeno con aceite de oliva, pimienta negra y cúrcuma

Podemos consumirlas enteras o bien molerlas, para añadirlas así a todo tipo de recetas: ensaladas, sopas, cremas, salsas, etc. No obstante, recomendamos molerlas justo en el momento para que no pierdan sus propiedades o se oxiden.

2. Leche vegetal

Las personas que siguen dietas veganas o vegeterianas están acostumbradas a elaborar bebidas vegetales con todo tipo de frutos secos, semillas y cereales como alternativa a la leche animal. 

Podemos elaborar una deliciosa y rápida leche de semillas de calabaza del siguiente modo:

Ingredientes

  • 4 cucharadas de semillas de calabaza tostadas (40 g)
  • 2 vasos de agua (400 ml)
  • ½ cucharadita de canela o esencia de vainilla (2 g)
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharada de miel de abeja (25 g)

Preparación

  • Introducir todos los ingredientes en la batidora excepto la miel de abeja.
  • Batir durante 1 minuto y colar.
  • Se puede beber fría o caliente.
semillas de calabaza

3. Crackers de semillas

Las crackers o tostaditas de semillas son una tentación sana y deliciosa. Además, son una alternativa a cualquier producto elaborado con harinas refinadas. Son ideales para untar con todo tipo de cremas y salsas y para comer en cualquier momento.

No te lo pierdas: Receta deliciosa de arroz con sésamo

Ingredientes

  • 4 cucharadas de semillas de calabaza (40 g)
  • 2 cucharadas de semillas de lino (20 g)
  • 2 cucharadas de semillas de sésamo (20 g)
  • 1 cucharadita de sal marina (4 g)
  • Especias al gusto: orégano, ajo en polvo, pimentón ahumado, cúrcuma, etc.
  • ½ vaso de agua (100 ml)

Preparación

  • Batir bien todas las semillas con el agua. El resultado debe ser una especie de pasta.
  • Añadir la sal marina y las especias y mezclar.
  • Extender en una bandeja de horno para que la masa quede lo más fina posible.
  • Hornear a fuego muy bajo para que las semillas no se oxiden, a un máximo de 50 ºC, durante dos horas o hasta que quede crujiente.