3 refrescos saludables, divertidos y nutritivos para tus hijos

Bajo ningún concepto pueden los refrescos ser sustitutos del agua. Debes enseñarles a tus hijos que los refrescos con gas o azúcar no son sanos y que solo deben consumirse de forma puntual.

Por norma general se suele preferir los refrescos gaseosos y con azúcares a los refrescos saludables, sobre todo los niños. De hecho no pasa nada si se consumen ocasionalmente, pero nunca deberían ser sustitutivos del agua.

Es más, si los niños desde pequeños se acostumbran a consumir este tipo de productos, pueden llegar a la madurez sufriendo algunos problemas digestivos. Por ello, se le deben ofrecer alternativas tales como los refrescos saludables que te proponemos a continuación. Además están deliciosos. ¡Les encantarán!

3 refrescos saludables y divertidos

1. Limonada roja, saludable y divertida

propiedades-del-pomelo-730x430Ingredientes

  • 2 pomelos (toronjas).
  • 1 naranja.
  • 10 cerezas.
  • 1 litro de agua.
  • 2 cucharadas de miel (50 g).
  • 5 hojas de menta.

Preparación

  • Empezaremos calentando el agua para añadir la miel y las hojas de menta. 
  • Ahora obtenemos el jugo de la naranja y de los pomelos, para después, mezclaros en la batidora junto a las cerezas.
  • Después retiramos las hojitas de menta del agua y la mezclamos con el jugo de pomelo, naranja y cerezas.
  • Llévala al refrigerador y sirve en una jarra con unos cuántos cubitos de hielo. ¡Deliciosa!

Ver también: la cereza una fruta muy saludable

2. Refrescante bebida de fresas y limón

agua-de-fresas-

Esta bebida de fresas es maravillosa para tomar bien fresquita en verano, es fácil de preparar y se alza como un remedio nutritivo, lleno de vitaminas y, además, muy depurativo.

Ingredientes

  • 15 fresas.
  • El jugo de un limón.
  • 1 litro de agua.
  • 2 cucharadas de miel (50 g).

Preparación

  • Primero, lava bien las fresas y quitarles la parte verde de arriba. Después, ábrelas por la mitad.
  • Ahora haremos una cocción con las fresas junto con el agua e los 50 gramos de miel.
  • En el momento en que veas que las fresas ya están blanditas, apaga el fuego.
  • Ahora pasaremos todo el preparado por la batidora, para obtener una bebida bien homogénea. No obstante, hay quien prefiere retirar las fresas y quedarse sólo con su infusión.
  • Por último añade el jugo de limón y llévalo al refrigerador. 

3. Agua de manzana y menta

agua de sabores

La opción de preparar aguas de sabores es también una idea muy efectiva para que los niños beban más agua y disfruten con ellas, dejando a un lado los típicos refrescos con gas.

Ingredientes

  • Una manzana.
  • 2 vasos de agua (400 ml).
  • 5 hojas de menta.
  • 2 cucharadas de miel (50 g).

Preparación

  • Primero, lavaremos la manzana y cortarla en 4 trocitos.
  • Después calentamos el agua y le añadiremos la manzana, las hojas de menta y la miel.
  • Cuando la manzana ya esté en su punto, colamos todo el contenido y llevamos la mezcla al refrigerador. ¡A los niños y a ti os encantará!

Consejos para que los niños beban más agua y menos refrescos azucarados

botellas

No deben sustituir los refrescos azucarados por el agua

Los correctos hábitos alimenticios deben enseñarse desde bien pequeños. Así pues, deben tener claro que los refrescos con gas o con azúcar no son saludables y que solo deben tomarse de modo puntual y nunca deben ser sustitutos de el agua. Cuando tengan sed deben servirse un vaso de agua, nunca un refresco.

Sigue leyendo: aprende a cómo disminuir el consumo de azúcar

Es recomendable que beban agua con jugo de frutas

Siempre será adecuado que los niños beban agua con el jugo de alguna fruta. ¿La razón? El agua por sí sola no es muy llamativa. Así que basta con incluir un poquito de jugo de limón por ejemplo para que les guste más y les proporcione más nutrientes.

Beber agua debe presentarse como un acto divertido

Intenta que el acto de beber agua sea siempre divertido. Sírveles el agua en vasos de colores, ponles las típicas pajitas y, sobre todo, prepara estos refrescos saludables para que se acostumbren a una dieta adecuada lo antes posible.

¡El esfuerzo vale la pena!