3 remedios caseros para eliminar el vello de zonas no deseadas - Mejor con Salud

3 remedios caseros para eliminar el vello de zonas no deseadas

Para algunas mujeres, eliminar el vello supone un antes y un después en su autoestima. De hecho, en muchos casos afecta a las relaciones sociales y de pareja

A pesar de que lo que vemos en las películas y las modelos, el vello en la mujer es natural. No es cosa de hombres, aunque sí se diferencia del masculino en que el nuestro es más claro y fino.

Así, cuando algunas percibimos que el nuestro es más oscuro y fuerte que el de las demás, probablemente sea porque padecemos hirsutismo.

En realidad, en principio, el trastorno es inocuo para nuestra salud, pero afecta a nuestra calidad de vida, en mayor o menor medida.

Mientras algunas se lo toman con mucha normalidad, el problema es muy grande para otras.

Así, entre las consecuencias más graves que puede aparejar tenemos que nombrar la baja autoestima.

Como decíamos, los referentes de belleza femenino de que disponemos carecen de vello, por lo que tendemos a pensar que su presencia en zonas no deseadas, como mentón o brazos, significa que somos menos guapas.

Además, asociamos el hirsutismo con algo impropio de las mujeres. En este sentido, cuanto más creamos en estos tópicos, más infelices seremos.

Por un lado, nuestros complejos pueden poner en jaque nuestras relaciones sociales y, por otro, las citas con especialistas rebajan nuestro nivel económico y nuestro tiempo libre.

Por ello, lo que recomendamos desde aquí es intentar no poner toda tu estima en cuestiones físicas. Además, también puedes eliminar el vello con remedios caseros.

Estos son más económicos, puedes aplicarlos cuando tú le desees, sin depender de horarios y, además, ayudan a retrasar su crecimiento. Incluso, no es raro que termine desapareciendo.

En cualquier caso, te sugerimos que visites al especialista, ya que el problema puede venir por el efecto de alguna medicación, así como por un desequilibrio hormonal.

3 remedios caseros para eliminar el vello no deseado

1. Azúcar, miel y limón para las piernas y los brazos

exceso de vello

Ingredientes

  • 1 cucharada de azúcar (10 g)
  • 1 cucharada de jugo de limón (10 ml)
  • 1 cucharada de miel ecológica  (25 g)
  • 1 ½ cucharada de maizena (15 g)

Utensilios

  • 1 trozo de tela
  • Espátula de depilación de madera

Preparación y aplicación

  • Mezclaremos el azúcar, el jugo de limón y la miel en un cuenco pequeño.
  • Lo calentaremos durante 3 minutos, con cuidado de que no se queme, hasta conseguir la textura de una pasta.
  • A continuación dejaremos que se enfríe a temperatura ambiente.
  • Espolvorearemos con maizena la zona de la cual queremos eliminar el exceso de vello.
  • Aplica el remedio moviendo la espátula en la misma dirección en la que crece el pelo.
  • Cúbrelo con la tela y aprieta para que se adhiera a la pasta.
  • Tira en la dirección contraria al crecimiento del pelo.

Ver también: Crema casera para después de depilar

2. Plátano y avena para eliminar el vello

avena

Ingredientes

  • Un plátano
  • 2 cucharadas de avena (20 g)

Preparación y aplicación

  • En un recipiente adecuado, machaca el plátano con ayuda de un tenedor.
  • Añade la avena y remueve hasta conseguir una mezcla más o menos compacta.
  • Masajea con movimientos circulares los lugares donde tengas el vello.
  • Deja que actúe durante 20 minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, elimínala con agua.
  • Repite dos veces a la semana y, poco a poco, el vello irá desapareciendo.

Visita este artículo: 6 tips sencillos y originales para sacar provecho a un plátano

3. Papaya y cúrcuma

Papaya-para-un-cabello-hermoso-y-saludable

Ingredientes

  • ½ papaya
  • 1 cucharada de cúrcuma (10 g)

Preparación y aplicación

  • Pica en pedazos muy pequeños la papaya y machácala para obtener una pasta.
  • Espolvorea la cúrcuma sobre la misma y remueve para que se mezcle bien.
  • Aplica la pasta en las partes del cuerpo en la quieras eliminar el vello.
  • Permite que actúe durante 20 minutos y retíralo con agua fresca.
  • Repite el proceso dos veces por semana.

Para que estos remedios tengan éxito, debes tener paciencia. Si tratamientos como la fotodepilación necesitan su tiempo para tener efecto, los naturales requieren una dosis extra.

Al tratarse de terapias menos agresivas, sus efectos tardan más en notarse. Por contra, lejos de perjudicar tu salud, nutren e hidratan tu epidermis.

Te recomendamos que pruebes las tres opciones. De este modo, podrás comprobar cuál funciona mejor en tu caso.

Asimismo, si quieres, puedes usar otras técnicas de manera simultánea. La evolución es más rápida y todos los ingredientes que tienes que integran palian los efectos secundarios de la cera y del láser.

A menos que seamos alérgicos a alguno de sus ingredientes, son compatibles con todo tipo de pieles, hasta con las más sensibles.