3 remedios eficaces para tratar los músculos doloridos

18 diciembre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Carlos Fabián Avila
Para aliviar los dolores musculares adecuadamente es indispensable conocer cuál es su origen. En ocasiones la mejor medida puede ser el descanso, pero en otras, puede ser un masaje. No todos los casos son iguales.

Después de haber realizado algún tipo de esfuerzo físico o de haber experimentado una gran preocupación y tensión emocional es posible que sientas los músculos doloridos. La buena noticia es que esta es una molestia que puede aliviarse con algunos trucos muy sencillos.

¿Por qué duelen los músculos?

Los músculos doloridos son una realidad muy común en el día a día. Es una dolencia que suele incluir también los ligamentos, tendones e incluso articulaciones.

El origen de los músculos doloridos es casi siempre una sobrecarga física por excesivo esfuerzo, actividad deportiva sin calentamiento e incluso malas posturas.

En ocasiones la tensión ocasionada por el estrés puede causar una contracción muscular sostenida que termina por afectar el músculo.

En el caso de que el dolor sea persistente y acompañado de fatiga es probable que estemos sufriendo fibromialgia. De cualquier forma, no dudes en obtener un diagnóstico adecuado por parte de tu médico.

Si te gustan esos efectivos remedios caseros y te quejan las tensiones diarias te proponemos:

3 remedios para los músculos doloridos

Según la sabiduría popular, los siguientes remedios caseros podrían contribuir con el alivio de los músculos doloridos. No obstante, no cuentan con un base científica que permita corroborar si son realmente útiles o eficaces.

1. Compresas con vinagre de manzana

Baños para suavizar los pies con vinagre y aceite de almendras
Utilizando aceite de almendras y vinagre en los baños para pies puedes disfrutar una terapia relajante y revitalizante.
  • Diluye 4 cucharadas de vinagre de manzana en medio vaso de agua.
  • Agrega un poco de sal gruesa y remueve con una cuchara hasta diluirla del todo.
  • Moja un paño limpio de algodón o una manopla en este líquido y aplícate la compresa sobre la zona adolorida durante unos minutos.

También se dice que se puede aplicar una compresa con vinagre de manzana mezclado con agua y sal gruesa.  En ese caso el procedimiento vendría a ser el siguiente:

  • Pon a hervir un litro de agua en una olla.
  • Diluye el vinagre y la sal en el agua hirviendo.
  • Apaga el fuego y deja reposar hasta que el líquido esté tibio.
  • Humedece una manopla o un trapo en dicha solución y aplícatelo a modo de compresa sobre el músculo dolorido.

Baño relajante con agua de romero y sulfato de magnesio

Sales-de-Epsom

Tomar un baño relajante, con agua caliente y un poco de romero y sulfato de magnesio puede reconfortar y ayudar a desconectar de las preocupaciones y así, poco a poco, aliviar los músculos doloridos (cuando su causa es la tensión emocional y el estrés).

Para preparar este baño, sería necesario tener a mano aceite esencial de romero y unos 200 gramos de sulfato de magnesio.

  • Diluye unas 20 gotas del aceite esencial en un litro de agua hirviendo.
  • Deja reposar el líquido y, cuando esté tibio, viértelo en la tina.
  • Toma un baño relajante durante al menos 20 minutos y verás cómo podrás aliviar tus músculos doloridos.

Almohadilla térmica con semillas

almohada-semillas

Las almohadillas calientes que están rellenas de semillas y especias también se pueden aplicar sobre los músculos afectados para aliviar la tensión muscular y favorecer la circulación.

Se dice que los más recomendables son los que están rellenos de trigo sarraceno, garbanzos, pimienta en grano, semillas de sésamo, lavanda y eucalipto.

Si quieres preparar tu propia almohadilla en casa deberás rellenar un saco de tela con los siguientes elementos:

  • 100 g de granos enteros de pimienta.
  • 50 gramos de semillas de sésamo.
  • 100 g de trigo sarraceno.
  • 100 g de garbanzos.
  • 1 rama de canela.
  • Flores de lavanda.

Y para utilizar la almohadilla:

  • Rellena la bolsa con todos los demás ingredientes y cósela bien.
  • Cada vez que la necesites, calienta la bolsa unos segundos en el microondas y aplícatela en la zona afectada.

Nota importante

Si los dolores musculares aparecen con frecuencia y son muy intensos, lo más recomendable es consultar con el médico y seguir sus indicaciones. Por otra parte, no hay que descartar la ayuda de un buen fisioterapeuta.