3 soluciones con menta para los problemas digestivos

Gracias a sus propiedades, la menta es uno de los mejores remedios naturales para los problemas digestivos. Además de su infusión, podemos aprovecharla de múltiples formas.

La menta es una planta muy refrescante y que tiene propiedades muy beneficiosas. Hoy nos centraremos en algunas soluciones con menta para los problemas digestivos que nos permitirán lidiar con ellos de manera efectiva.

Los inconvenientes digestivos son bastante frecuentes. Muchas personas tienen que enfrentarse a este tipo de incomodidades después de comer. Algunos de los más comunes son la distensión abdominal, el estreñimiento, la diarrea, la acidez o el dolor en el abdomen.

En muchos casos se desconocen sus desencadenantes; solo se sabe que son muy incómodos y causan demasiado dolor. Descubre estas tres soluciones con menta para los problemas digestivos que te ayudarán a lidiar con estos problemas.

Menta para los problemas digestivos

1. Infusión con menta

Infusión de menta

El primer remedio con menta para los problemas digestivos es también el más conocido. La infusión de menta es muy sencilla de realizar y, realmente, tiene efectos muy potentes.

Si padeces de distensión abdominal o de digestiones pesadas, tomar esta infusión con menta te ayudará a evitar los gases y a sentirte más liviano después de las comidas.

Es posible preparar esta infusión con menta para tomar antes o después de las comidas. Desde aquí, te aconsejamos que lo hagas después, ya que será ahí cuando se manifiesten la mayoría de los problemas digestivos. Para elaborarla, tan solo debes hacerte con los ingredientes y seguir los pasos que exponemos a continuación.

Ingredientes

  • 2 ramas de menta fresca
  • 2 tazas de agua (500 ml)
  • Miel (opcional)

Preparación

  • Poner un cazo en el fuego con agua y las dos ramas de menta fresca y llevar a ebullición.
  • Cuando hierva, apagar el fuego y dejar que repose unos 5 minutos.
  • Colar la mezcla y añadir miel si así lo deseamos.

Lo habitual es que, a menos que otras personas beban la infusión, termine sobrando. Para guardarla, se la debe colocar en un envase hermético.

Te puede interesar: 7 secretos de alimentación para cuidar tu salud digestiva

2. Masticar menta

Hojas de menta

Sufrir acidez es algo bastante molesto. Esa sensación de ardor en el estómago nos hace sentir nada bien. Por ello, si te encuentras fuera de casa, masticar hojas de menta puede ser una opción para paliar las molestias.

Aunque esto suele recomendarse para el mal aliento, lo cierto es que aportará una gran sensación de alivio. Se trata de una alternativa mejor que los fármacos o pastillas a la que podamos recurrir para la acidez.

Otro de los beneficios de masticar hojas de menta es que reduce los mareos y las náuseas. Estos síntomas pueden presentarse cuando se sufre de acidez o se ha comido demasiado.

3. Aceite de menta

Otra de las soluciones con menta para los problemas digestivos es su formato en aceite. Se puede encontrar en cualquier tienda natural, aunque también es posible elaborarlo de manera casera.

Ingredientes

  • Hojas de menta
  • 1 frasco de vidrio
  • Aceite de base (oliva, almendras, etc)

Lee también: Todo lo que debes saber sobre el aceite de almendras

Preparación

Aceite de menta

  • Cortar y lavar bien las hojas de menta.
  • Colocarlas en el frasco y machacar.
  • Añadir el aceite de base en el frasco con las hojas de menta, hasta que las cubra.
  • Cerrar el frasco y dejarlo reposar durante 24 horas.
  • Al día siguiente, colar el aceite y volver a añadir más hojas.
  • Repetir este proceso durante una semana.
  • Cuando el aceite esté listo, almacenar en un lugar fresco y oscuro.

Cuando te sientas hinchado, con gases o acidez, puedes tomar una cucharadita de este aceite. El alivio será instantáneo y muy refrescante. Si te resulta muy tedioso elaborar tu propio aceite casero puedes, como bien mencionamos anteriormente, comprarlo.

¿Por qué la menta?

La menta tiene propiedades que han sido objeto de muchos estudios. Por ejemplo, en esta tesis se revelan muchos de los beneficios de la menta y se señalan algunas propiedades que la hacen ideal para tratar los problemas digestivos.

En este trabajo, se expone que la menta tiene propiedades antiespasmódicas, lo que alivia los cólicos que se puedan sentir en el estómago. También se considera que es muy apropiada para eliminar las náuseas.

Por otro lado, algo esencial que consigue la menta es aumentar la producción de bilis. Esto permite acelerar la descomposición de los alimentos y, por ende, logra que la digestión se realice de forma más rápida, para evitar la sensación de estar lleno.

Lo que también señala la tesis mencionada es que la menta no es una planta estimulante, por lo que es adecuada para personas que sufran de mucho estrés. Sin duda, esta hierba es una excelente opción.

  • Alvarez Sarmiento, X. P. (2012). Identificación, historia, características y aplicaciones culinarias de cinco plantas aromáticas endémicas de América (Bachelor's thesis).
  • Quispe Valencia, D. (2016). Uso terapéutico de menta piperita (menta) en pobladores del asentamiento humano Las Lomas de la Pradera. Pimentel. Chiclayo, setiembre 2014–setiembre 2015.
  • Vera Palma, A. P., & Cevallos Martínez, E. X. (2013). Aprovechamiento sostenible de plantas medicinales en la implementación de una farmacia natural en la comunidad Balsa en medio del cantón Bolívar (Bachelor's thesis, Calceta: Espam).