3 soluciones de origen natural para limpiar el ombligo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por la médica Karla Henríquez el 16 abril, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 6 junio, 2019
El ombligo es una parte de nuestro cuerpo de la que solemos olvidarnos. Mantenerla limpia es indispensable para evitar infecciones y problemas en esta zona. Descubre cómo hacerlo.

¿Sueles secarte bien el ombligo después de la ducha? Seguramente tu respuesta sea «no». Y es que esta es una parte de nuestro cuerpo que solemos pasar por alto. No obstante, su correcta higiene puede evitar diferentes infecciones. Por este motivo, hoy descubrirás cómo limpiar el ombligo a partir de soluciones naturales.

El ombligo tiende a acumular humedad y suciedad, lo que hace que se convierta en un caldo de cultivo ideal para la proliferación de bacterias. Esto puede derivar en una onfalitis que, tal y como señala el artículo Uracosinus: una causa poco frecuente de onfalitis recurrente en adulto, es una infección que suele relacionarse con una higiene deficiente del ombligo.

Limpiar el ombligo de manera natural

¿Qué es lo que puede provocar que nuestro ombligo se ensucie? Algunos tejidos de las prendas que nos ponemos, la arena de la playa, las pieles muertas que se desprenden naturalmente de nuestra piel o la grasa que produce nuestro cuerpo. Asimismo, tras darnos una ducha o un baño debemos velar porque la zona del ombligo quede completamente seca.

Ombligo arena playa
El ombligo es una de las partes del cuerpo que solemos ignorar. Por eso, a menudo acumula restos de grasa, células muertas y partículas de suciedad.

La suciedad acumulada en la zona del ombligo puede dar lugar a picores, enrojecimiento y un exceso de sequedad. ¿La razón? Dada la falta de higiene han podido proliferar bacterias que han dado lugar a hongos e infecciones que pueden cursar, también, con mal olor. Para evitar esto, debemos limpiar el ombligo todos los días.

Lee también: 7 errores que debes evitar para cuidar tu piel

1. Árbol de té

Una de las grandes propiedades del aceite de árbol de té es su capacidad antifúngica. Esto lo convierte en un verdadero aliado para luchar contra las infecciones y los hongos a los que podemos estar expuestos por no limpiar el ombligo de la manera adecuada.

La mejor manera de utilizarlo para limpiar el ombligo es utilizando un bastoncillo en el que pondremos una pequeña gota de aceite de árbol de té. Después, lo pasaremos por el ombligo para desinfectar muy bien la zona. Debemos tener cuidado en no excedernos con la cantidad de aceite debido a que puede irritar la delicada piel de nuestro ombligo.

2. Alcohol de romero

El alcohol de romero es un remedio de origen natural muy importante si sufrimos onfalitis. El mal olor en el ombligo puede ser bastante desagradable y el alcohol de romero nos ayudará a limpiar la zona, a la vez que deja un olor muy agradable.

Esto es debido a las propiedades aromáticas del romero que lo convierten en un complemento indispensable para estos casos. Además, no daña la delicada piel de esta zona. Para aplicarlo, también utilizaremos un bastoncillo. Es recomendable que, previamente, hayamos lavado nuestro ombligo con jabón y lo hayamos secado muy bien.

El aceite de romero es una de las mejores soluciones para limpiar y desinfectar el ombligo. Su aplicación en pequeñas cantidades mantiene la zona libre de impurezas y malos olores.

3. Aceite de coco

El último de los recursos naturales que vamos a utilizar para limpiar el ombligo es el aceite de coco. Sin embargo, esta solución debemos utilizarla cuando hayamos higienizado nuestro ombligo ya sea con aceite de árbol de té o con el alcohol de romero.

El aceite de coco es muy hidratante y, de hecho, muchas personas lo utilizan diariamente. Sin embargo, también tiene propiedades que permiten reducir las bacterias que han podido proliferar en nuestro ombligo. Por eso, usarlo tras haber limpiado la zona con las opciones anteriores es una buena idea. Así nuestro ombligo estará libre de posibles infecciones y problemas.

Descubre: Usos del aceite de coco para cuidar tu cuerpo

Prestar atención a todas las partes del cuerpo

Hasta este momento es muy posible que nunca te hayas dado cuenta de que ignorabas por completo tu ombligo. A partir de ahora queremos incidir en la importancia que tiene que cada vez que salgas de la ducha seques muy bien tu ombligo.

Igualmente, si has tenido en diferentes ocasiones problemas de irritación, picor o enrojecimiento de la zona del ombligo, te animamos a que al menos una vez a la semana utilices las soluciones que te hemos propuesto. Así, evitarás y prevendrás las infecciones que pueden afectar a esta zona de tu cuerpo.

En el caso de que ya tengas algún síntoma que indique que algo no va bien, no dudes en recurrir a tu médico. Te proporcionará una crema adecuada para resolver la infección. Tras esto, sería conveniente que tuvieses en cuenta los consejos expuestos para prevenir que otra vez te suceda lo mismo. ¿Sueles limpiar el ombligo? ¿Cómo lo haces?

  • Galindo, J., González, N., Delgado, D., Sosa, A., González, R., Torres, V., ... & Cairo, J. (2009). Efecto del aceite de coco en la población de bacterias metanogénicas y su relación con otros grupos microbianos del rumen en condiciones in vitro. Revista Cubana de Ciencia Agrícola43(2).
  • Martinello, M.A., & Pramparo, M.. (2005). Poder Antioxidante de Extractos de Romero Concentrados por Destilación Molecular. Información tecnológica16(5), 17-20. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-07642005000500004
  • Pérez Mendoza, Magdialis, & Berasategui Hernández, Kenia. (2015). Caracterización clínico-epidemiológica de la onfalitis en un servicio de Neonatología. Medicentro Electrónica19(3), 157-159. Recuperado en 28 de marzo de 2019, de http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1029-30432015000300004&lng=es&tlng=es.