3 soluciones naturales y caseras para dar alivio a las fisuras

Aunque no las cure, una forma de dar alivio a las fisuras anales es consumir abundante fibra y agua para favorecer las deposiciones y evitar el sobresfuerzo en la zona.

Las fisuras anales son un problema molesto y doloroso que muchas personas sufren en silencio. Puede ser algo puntual o bien un trastorno crónico que debemos tratar lo antes posible para evitar sangrados importantes y regular la evacuación intestinal.

En este artículo compartimos las mejores soluciones naturales para dar alivio a las fisuras anales. De este modo podremos prevenirlas y tratarlas con remedios caseros como el agua fría, el aloe vera, el aceite de coco o la caléndula. 

¿Qué son las fisuras anales?

Las fisuras anales son unos pequeños desgarros en la mucosa que recubre el ano. La causa principal es la evacuación de heces grandes y duras características del estreñimiento. Son un problema muy doloroso que puede conllevar sangrados y una difícil cicatrización.

El tratamiento de las fisuras anales, por lo tanto, debe tener dos enfoques:

  • Regular el tránsito intestinal y facilitar la hidratación y expulsión de las heces para que no agraven las fisuras.
  • Aplicación de remedios tópicos locales que calmen el dolor y favorezcan la cicatrización lo antes posible.
fisuras anales

Lee también: En qué consiste una fisura anal

¿Cómo regular la función intestinal?

Si sufrimos trastornos intestinales debemos saber que no encontraremos la solución en un medicamento. Ni siquiera los remedios naturales suelen ofrecer resultados a largo plazo, sino más bien efectos rápidos para aliviar el problema. La solución a largo plazo consiste en revisar nuestra alimentación y hábitos diarios:

  • La base de nuestra dieta deben ser las frutas y hortalizas, tanto crudas como cocinadas (jugos, batidos, ensaladas, salteados, etc.). Deben estar presentes en cada comida del día.
  • Siempre que podamos elegiremos alimentos integrales, que no estén refinados (cereales, harinas, pastas, etc.).
  • Al consumir mucha fibra, nuestro cuerpo necesitará agua para asimilarla. Deberemos beber, por lo menos, dos litros de agua al día fuera de las comidas.
  • No olvidarnos de las legumbres, los frutos secos y las semillas en nuestros menús semanales.
  • Realizar ejercicio físico dos o tres veces por semana y combatir el sedentarismo, en especial si estamos muchas horas quietos cada día.
  • Combatir el estrés y los trastornos nerviosos.

Soluciones naturales

1. Agua fría

Si sufrimos fisuras anales necesitaremos un alivio inmediato del dolor y el escozor en muchos momentos inesperados. Aunque esto no nos ofrezca la curación del problema, el agua fría nos ayudará a calmar la molestia de manera inmediata. No obstante, deberemos combinarla con los tratamientos posteriores.

Deberemos aplicarnos el agua fría de manera directa sobre la zona afectada. Lo más cómodo es hacerlo en la ducha o en un bidé. No obstante, si no es posible, también podemos usar una pequeña toalla y humedecerla en un recipiente con agua fría para después aplicarla unos instantes.

Además, las personas que sufren fisuras anales deberían evitar el uso del papel higiénico convencional, el cual suele provocar y agravar este problema. Pueden usar toallitas húmedas o, como en muchos países, lavarse en el bidé.

2. Aceites vegetales nutritivos

El agua fría es ideal para calmar la molestia en el momento. No obstante, para prevenir o tratar las fisuras anales necesitamos hidratar y proteger esta zona del cuerpo tan sensible. Y para ello usaremos productos naturales. De este modo, evitaremos aplicar sustancias químicas que puedan perjudicarnos.

La manera más sencilla y efectiva de lograrlo es mediante aceites vegetales. Estos nutren la piel en profundidad y le aportan elasticidad para evitar nuevas fisuras.

  • Los más adecuados son de almendras, de germen de trigo y de aceite de oliva.
  • También podemos añadirles un poco de aceite esencial de ciprés para favorecer una buena circulación.
aceites para las fisuras

3. Remedio cicatrizante

Además de nutrir la piel, también podemos prepararnos un remedio casero que nos ayude a acelerar la curación. Debe tener propiedades cicatrizantes y regeneradoras para cerrar la fisura lo antes posible. Al mismo tiempo, el que te proponemos también es un remedio antiinflamatorio, nutritivo y calmante. 

Ingredientes

  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)
  • 1 cucharada de aceite de rosa mosqueta (15 ml)

Podemos usar gel de aloe vera natural si lo extraemos del interior de la penca de la planta. En ese caso, lo deberemos usar al momento. En caso contrario, podemos comprar un gel lo más puro posible.

Ver también: Me duele la muñeca… ¿Y si tengo una fisura?

Elaboración y aplicación

  • Mezclar el gel de aloe con el aceite de rosa mosqueta.
  • Aplicar en la zona afectada varias veces al día y siempre después de ducharnos.