3 tips para relajar a alguien con ansiedad

Debemos adoptar una postura cómoda y, ante todo, no agobiarnos, aunque estemos solos. Podemos superar esta situación si tomamos el control y nos centramos en una respiración consciente

La ansiedad, en general, se sufre en silencio. No obstante, hay momentos en los que se pueden vivir crisis en las que nos sentimos desbordados y con dificultades para mantener un control sobre nuestro cuerpo.

Podemos experimentar taquicardia, sudores, dificultades para respirar, temblores, náuseas, miedo, etc.

En este artículo te damos a conocer tres tips para ayudar a quien sufre la ansiedad a calmarse y recuperar su equilibrio. Dos de estos tips se los podrán hacer ellos mismos y el tercero se lo deberá practicar otra persona.

 ¿Qué es la ansiedad?

Qué es la ansiedad

A menudo hemos oído hablar de la ansiedad. No obstante, en general, no tenemos muy claro qué es, más allá del conjunto de síntomas que la caracterizan.

Es importante conocer este trastorno, sobre todo si lo sufrimos en primera persona, para poderla tratar de una manera tranquila y desde todas las perspectivas posibles.

La ansiedad es, en realidad, un mecanismo de autodefensa por el cual nuestro organismo nos hace saber que hay algo que deberíamos cambiar en nuestra vida. Nosotros ya lo sabemos, pero lo estamos ignorando.

Por lo tanto, para superar la ansiedad, el primer paso consiste en ser sinceros con nosotros mismos y hacer una revisión crítica de nuestro modo de vida, las personas de las que nos rodeamos, nuestro trabajo, etc.

¿Estamos cómo, dónde y con quién queremos?

Además de abordar la ansiedad desde la causa, en este artículo presentamos tres soluciones inmediatas para aliviar los momentos de crisis de manera natural.

Lee también: ¿Estrés y ansiedad? Siéntete mejor con estos batidos naturales

1. Masaje circular pectoral

Cómo lo hacemos

Esta técnica es muy adecuada para las personas que sienten cómo la ansiedad, durante la crisis, se centra sobre todo en el pecho, mediante presión, palpitaciones, etc.

Con este sencillo ejercicio lograremos reducir la taquicardia, aligerar el pecho y recuperar una respiración tranquila.

¿Cómo lo hacemos?

  • Este masaje nos lo podemos hacer nosotros mismos, pero también nos lo puede hacer otra persona.
  • Nos tumbaremos en la cama o en el suelo boca arriba.
  • Podemos hacer el masaje por encima de la ropa o, mejor, sobre la piel desnuda.
  • Colocaremos la mano izquierda justo en el centro del pecho, encima del esternón, y la mano derecha sobre esta.
  • Cerraremos los ojos y nos concentraremos en el masaje que detallamos a continuación.
  • Deberemos presionar el pecho con las manos para poder mover un poco la piel, sin hacernos daño. Es decir, no tiene que ser una caricia superficial, sino que tendríamos que mover la piel del pecho.
  • Haremos círculos en el sentido de las agujas del reloj (arriba, lado izquierdo, abajo, lado derecho) siguiendo el ritmo de la respiración.

Mientras hacemos la mitad superior del círculo cogeremos el aire y mientras hacemos la mitad inferior lo sacaremos.

2. Respiración consciente

Respiración consciente

Esta técnica es muy efectiva para aquellas personas que sufren la ansiedad principalmente en la barriga y también para las que les cuesta respirar durante la crisis.

¿Cómo lo hacemos?

  • Nos pondremos cómodos. Podemos estar tumbados o sentados.
  • Nos colocaremos una mano en el pecho y la otra en la barriga.
  • Haremos respiraciones lentas y profundas, siguiendo el siguiente recorrido:

Al empezar a inspirar, sentiremos cómo se llena la barriga. Cuando la barriga esté llena, sentiremos cómo se nos llena el pecho. Para sacar el aire nos concentraremos, en primer lugar, en la bajada del pecho y, después, de la barriga.

  • Debe ser un movimiento suave y acompasado, sin forzar en ningún momento.

Visita este artículo: Ejercicios de respiración para relajarse

3. Contacto terapéutico

Esta técnica la debe aplicar otra persona a quien esté sufriendo la crisis de ansiedad, sobre todo si vemos que no es capaz de realizar ninguna de las dos técnicas anteriores.

Con esta técnica de equilibrio energético crearemos un círculo invisible entre los dos individuos que permitirá que la persona con ansiedad se equilibre de manera gradual.

¿Cómo la hacemos?

  • La persona en crisis se tumbará boca arriba o, si no es posible, se sentará.
  • La persona que se encuentre bien colocará su mano derecha sobre el corazón de la persona con ansiedad, en el lado izquierdo de su pecho. Con la mano libre tomará la mano de quien tiene ansiedad.
  • Las dos personas cerrarán los ojos y respirarán con tranquilidad y se irán equilibrando de manera progresiva.
  • Se debe hacer durante al menos cinco minutos.
Te puede gustar