3 ungüentos antisépticos para el tratamiento de heridas superficiales

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 10 diciembre, 2018
Gracias a las propiedades analgésicas y antiinflamatorias de sus ingredientes estos ungüentos son la mejor opción para tratar las heridas superficiales sin recurrir a productos químicos

Los ungüentos antisépticos son soluciones de origen natural que, por su combinación de ingredientes, nos ayudan a limpiar y desinfectar las heridas superficiales de la piel.

Se elaboran con compuestos que ayudan a destruir virus y bacterias patógenas que, ante estas lesiones, podrían provocar infecciones de mayor cuidado.

Cuentan con propiedades antiinflamatorias, analgésicas y cicatrizantes que reducen la hinchazón y el dolor mientras aceleran el proceso de regeneración.

Además, son muy fáciles de elaborar en casa y, a diferencia de otros tratamientos convencionales, son más económicos y están libres de químicos agresivos.

En esta oportunidad queremos compartir en detalle 3 interesantes recetas de ungüentos antisépticos para que no dudes en añadirlos en tu botiquín de emergencia.

¡Manos a la obra!

Cómo hacer ungüentos antisépticos

1. Ungüento de cera de abejas y vitamina E

Ungüento de cera de abejas y vitamina E

Combinando las propiedades hidratantes y regeneradoras de la cera de abejas con vitamina E y aceites esenciales podemos obtener un ungüento antibacteriano y antiséptico, ideal para tratar heridas cutáneas leves.

Su aplicación externa limpia la zona afectada y, al eliminar los microbios de su superficie, previene infecciones y complicaciones.

Además, tiene un ligero efecto calmante que disminuye el dolor, la inflamación y el enrojecimiento.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de cera de abeja rallada (75 g)
  • ¼ de taza de aceite de oliva (50 g)
  • 1 cápsula de vitamina E
  • 5 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 5 gotas de aceite esencial de limón

Utensilios

  • Recipiente resistente al calor
  • Cuchara de madera
  • Frasco con tapa

Preparación

  • Vierte las cucharadas de cera de abeja en un recipiente resistente al calor y ponla a fundir al baño María.
  • Cuando se derrita, agrégale el aceite de oliva y el contenido de una cápsula de vitamina E.
  • Remueve los ingredientes con una cuchara de madera, hasta que se integren completamente.
  • Tras obtener un producto homogéneo, retíralo del fuego y mézclalo con los aceites esenciales.
  • Deja reposar el ungüento unos minutos y, antes de que se solidifique, envásalo en un frasco con tapa.
  • Almacénalo en un lugar fresco y oscuro, hasta por 6 meses.

Modo de aplicación

  • Toma una pequeña cantidad de ungüento y frótalo sobre la herida superficial o corte.
  • Déjalo actuar sin enjuagar y repite su uso 2 veces al día.

Ver también: 8 ingredientes naturales que puedes usar para aliviar las heridas de la piel

2. Ungüento de cera de abejas y árnica

Ungüento de cera de abejas y árnica

Por sus propiedades antiinflamatorias, cicatrizantes y antisépticas, este ungüento natural es una interesante solución contra las heridas leves de la piel.

Sus extractos protegen los tejidos de la zona afectada y favorecen el proceso de regeneración.

Ingredientes

  • 5 cucharadas de cera de abejas (75 g)
  • 5 cucharadas de aceite de árnica (75 g)

Utensilios

  • Recipiente resistente al calor
  • Cuchara de madera
  • Frasco con tapa

Preparación

  • Incorpora la cera de abejas en un recipiente resistente al calor y, a continuación, ponla a fundir a fuego bajo, al baño María.
  • Una vez se derrita, incorpora el aceite de árnica y mézclalo con la ayuda de una cuchara de madera.
  • Retira el producto del fuego, déjalo reposar 5 minutos y almacénalo en un recipiente con tapa.
  • Conservado en un lugar fresco y seco dura alrededor de 5 meses.

Modo de aplicación

  • Limpia la herida y frótale el ungüento con un suave masaje.
  • Si lo consideras necesario, úsalo 2 veces al día.

Te recomendamos leer: 9 cosas que sucederán cuando empieces a comer miel a diario

3. Ungüento de aceite de coco y ajo

Ungüento de aceite de coco y ajo

El ungüento de aceite de coco y ajo combina dos poderosos antimicrobianos y antivirales que, tras asimilarse a través de la piel, evitan las infecciones en casos de heridas leves.

Se recomienda para hidratar los tejidos lesionados y, de paso, promover su proceso de cicatrización.

Además, entre otras cosas, es un producto natural que combate el acné, los hongos y las verrugas.

Ingredientes

  • ¼ de taza de aceite coco extra virgen (50 g)
  • 5 dientes de ajo
  • ¼ de taza de aceite de oliva extra virgen (50 g)

Utensilios

  • Recipiente resistente al calor
  • Mortero
  • Cuchara de madera
  • Frasco con tapa

Preparación

  • Vierte el aceite de coco extra virgen en un recipiente resistente al calor y, enseguida, ponlo a derretir al baño María.
  • Mientras tanto, tritura los dientes de ajo en un mortero hasta obtener una pasta.
  • Luego, cuando el aceite este líquido, mézclalo con la pasta de ajo y el aceite de oliva.
  • Usa una cuchara de madera para no alterar la calidad del ungüento.
  • Reduce el fuego, déjalo un par de minutos y retíralo.
  • Espera que repose a temperatura ambiente y, antes de que se solidifique, envásalo en un frasco con tapa.
  • Guárdalo en buenas condiciones hasta por 4 meses.

Modo de aplicación

  • Enjuaga la zona afectada por la herida, sécala con cuidado, y aplícale una pequeña cantidad de ungüento.
  • Repite su uso todos los días hasta que cicatrice.

¿Sufriste un corte o herida leve? Anímate a preparar cualquiera de los ungüentos recomendados y úsalos para proteger tu piel.

Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). ANTISÉPTICO. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Antis%C3%A9ptico]. Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). ACEITE DE COCO. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Aceite_de_coco]. Wikipedia, la enciclopedia libre. (Consulta 2018). ÁRNICA. Online [https://es.wikipedia.org/wiki/Arnica].