3 usos sorprendentes del amoníaco en el hogar

Andrea Caillet Bois 28 junio, 2018
Descubre la gran cantidad de usos que se le puede dar al amoníaco y comienza a utilizarlo en tu hogar.

El amoníaco es un compuesto químico que se encuentra como un gas incoloro. Se caracteriza por su olor fuerte, penetrante y desagradable. Este gas se disuelve fácilmente en agua y es así como se obtiene comercialmente para el uso doméstico.

Tiene varios usos: industriales, en el campo agroalimentario, a nivel farmacéutico y en el hogar, principalmente como elemento para la limpieza, ya que es muy buen desinfectante y elimina las grasas y manchas más rebeldes.

Eso sí, algo que debemos tener presente es que se debe evitar su inhalación, dado que puede producir irritación en ojos y garganta. El contacto directo con la piel también puede llegar a producir lesiones y su ingesta puede ser mortal.

Entre las ventajas que presenta destaca que es sumamente soluble en agua, como ya hemos comentado, lo cual facilita su uso, y que se degrada con mucha facilidad en la naturaleza, ya que se utiliza como nutriente para plantas y árboles. Debido a esta última propiedad es utilizado también como fertilizante.

Usos del amoníaco en el hogar

Este producto tiene múltiples usos en el hogar, tantos que sorprenderán. Pero, antes de conocer la gran variedad de tareas para las cuales se puede emplear, es aconsejable tomar ciertos recaudos, puesto que es un químico bastante fuerte.

  • Ventilar los ambientes; antes de utilizarlo se deben abrir ventanas y conductos de ventilación.
  • Evitar que niños y mascotas se encuentren en el lugar durante su uso, ya que son más sensibles a sus vapores.
  • No mezclarlo con detergentes ni lejía, porque al combinarlos se produce una reacción química que produce gases muy tóxicos.
  • Es recomendable no utilizarlo en superficies enceradas, ya que puede llegar a dañarlas.
  • Utilizar siempre guantes cuando se manipule amoníaco.

1. Amoníaco como desengrasante

Dejar tus ollas resplandecientes no es una tarea complicada.

El uso más común de este producto es el de eliminar la suciedad, ya que disuelve la grasa acumulada y la hace más soluble en agua; por este motivo se elimina con mayor facilidad. Se puede utilizar en múltiples lugares, tales como:

  • Limpieza de cocinas: elimina con facilidad la grasa que se acumula en ella. Es aconsejable usarla diluida en agua y, tras eliminar la suciedad, dar una pasada con un trapo húmedo solamente con agua. Se puede utilizar en ollas, vajillas, vasos, azulejos y demás elementos de la cocina.
  • Hornos: se puede utilizar para eliminar la grasa que se acumula y los restos de comida quemada que se encuentran en este lugar tan complicado de limpiar.
  • Vidrios y ventanas: se pueden llegar a manchar con aceite, tierra y residuos, en especial las zonas donde predomina el smog. El amoníaco limpia profundamente estas superficies y además no deja rayas.
  • Muebles de madera: es utilizado para eliminar la grasa y suciedad en este tipo de material. Es aconsejable usarlo diluido en agua para que no dañe la madera.
  • Suelos: se utiliza tanto para eliminar la grasa de los pisos como para desinfectarlos gracias a sus propiedades antibacterianas. Es muy utilizado en sanatorios y quirófanos.
  • Baños: ayuda a eliminar restos de jabón y, fundamentalmente, elimina los hongos que se acumulan por la elevada humedad del lugar.

Lee también: 6 productos naturales para eliminar la grasa de la encimera

2. Para eliminar manchas y malos olores

Ayuda a eliminar las manchas difíciles y la suciedad de las prendas. Es recomendable utilizar poca cantidad para no dañarlas. También ayuda a eliminar malos olores, tales como el de humedad o moho de los tejidos. Se utiliza principalmente en:

  • Alfombras o tapetes con alguna mancha complicada.
  • Prendas de vestir, con sumo cuidado.
  • Repasadores y toallas.
  • Calzado que no admita lavado.

3. Ayuda a eliminar las cucarachas en el hogar

El amoníaco tiene muchos usos sorprendentes para el hogar.

Este producto ayudará a ahuyentar las cucarachas de manera muy simple. Solamente se debe diluir medio vaso de amoníaco en 5 litros de agua y fregar el piso con esta mezcla. El olor de este producto es tan fuerte que las cucarachas no regresarán. Es recomendable tirar el líquido en la cañería de las cocinas una vez que se utilizó. De esta manera se acabará con las que se encuentren en la misma.

Te puede interesar: 4 trucos para repeler las cucarachas sin usar insecticidas

 

Es sorprendente la cantidad de usos que se le puede dar al amoníaco en el hogar. Pero recuerda, siempre con precaución y responsabilidad, ya que es una sustancia química fuerte.

Te puede gustar