4 alimentos que vuelven nuestra cara irreconocible

Aunque no seamos celíacos la aparición de espinillas o el rostro hinchado pueden ser una señal de que tenemos un cierto grado de intolerancia al gluten

Aunque no lo creas, hay una serie de alimentos que pueden cambiar la expresión de nuestro rostro.

Toma nota porque hoy te hablamos de todos ellos y de cómo influyen en nuestra cara.

1. Vino

copa de vino

Una de las características de las personas que beben vino de más, suele ser que les salen arrugas muy marcadas. También pueden presentar manchas en el puente nasal. Además, en ocasiones les salen pequeñas arrugas debajo de los ojos y los párpados se les hinchan.

Por si esto no fuera suficiente, la piel tiene tendencia a enrojecerse. Además, los poros se dilatan.

Todo esto se debe a que el vino tiene gran cantidad de azúcar, además de pesticidas y sulfitos. Por ello, las bebidas alcohólicas provocan deshidratación.

Esto hace que el cuerpo pierda agua, el hígado trabaje en exceso y, al día siguiente, acabes presentado problemas estomacales. Todo esto, con el tiempo, puede hacer que tu piel luzca arrugada, flácida y con rojeces.

Además, si se hace un consumo excesivo de alcohol a largo plazo, esto puede acabar alterando el funcionamiento de las bacterias intestinales. Esto puede causar numerosas enfermedades, como inflamaciones.

Para ir corrigiendo este problema, se debe evitar la consumición de ningún tipo de alcohol durante, al menos, 3 semanas. De esta forma conseguirás que tu piel se restablezca.

Asimismo, conviene reducir la ingesta de alcohol en nuestra vida diaria. Lo mejor es beber con moderación.

Ver también: 8 beneficios de tomar vino tinto

2. Leche

vaso de leche

También se observan ciertos problemas en la gente que toma productos lácteos en exceso.  Estos alimentos pueden provocar espinillas y granos en zonas como la del mentón. Esto se debe a que en los productos lácteos encontramos precursores de la testosterona, lo que contribuye a la aparición de acné

El exceso de lácteos también podría afectar al color de tu rostro, incluso aunque seas una persona que sí tolera la lactosa. Esto es así porque, a medida que nuestra edad avanza, perdemos una gran cantidad de enzimas que ayudan a que digiramos la lactosa mucho mejor.

Aunque no es una intolerancia al uso, sí que provoca ciertos cambios en el cuerpo y en el rostro. Así pues, si ves que tu cara está hinchada y tu piel está pálida, puede ser recomendable evitar los alimentos lácteos durante unas semanas o consumirlos con moderación.

De esta forma podrás comprobar si tienes mejor cara y si estos síntomas desaparecen. Si este es el caso, podrás corroborar que se debía a un exceso de consumo de productos lácteos.

Lee también: Los 8 beneficios que te aporta la proteína de suero de leche

3. Azúcar

azucarillos

También hay una cara muy característica de las personas que toman más azúcar del que deberían. Esta se caracteriza por tener profundas arrugas en la parte superior de la cara, bolsas debajo de los ojos, una piel delgada y pálida y acné.

Además, el azúcar es un ingrediente que debería consumirse con mucha moderación porque puede ayudarte a subir de peso y provocarte otros problemas de salud, como obesidad.

Este alimento lo que hace es que intensifica la glicación. Este es el proceso por el cual el exceso de las moléculas de glucosa se pegan al colágeno, dañándolo y haciéndolo menos elástico. Así, a la larga acaba influyendo en el estado de nuestra piel.

Todo esto lo que hace es acelerar el envejecimiento de la piel, ayudar a la formación de las arrugas y alterar la pigmentación.

Si lo que buscas es lucir una piel perfecta, una de las primeras cosas que debes hacer es reducir el consumo de azúcar. Puedes acudir a un especialista para que te recomiende otras alternativas más saludables.

4. Gluten

mujer rechazando pan

Existe cierta relación entre la intolerancia al gluten y la aparición de la dermatitis herpetiforme. Esta enfermedad se caracteriza por la irritación de la piel y la aparición de ampollas.

Si notas estas señales, debes saber que pueden ser un síntoma de que tu organismo no es capaz de digerir alimentos con gluten. Lo mejor en estos casos, es acudir al médico para hacerte las pruebas necesarias.

El gluten es un tipo de proteína que se puede encontrar en alimentos como:

  • Trigo
  • Centeno
  • Avena (solo en algunos casos)
  • Cebada

Asimismo, también está presente en bebidas como:

  • Cerveza
  • Whisky
  • Vodka

No obstante, por una cuestión también de peso, es mejor eliminar de la dieta los carbohidratos rápidos así como a los horneados de harina blanca.