4 alternativas naturales para combatir la rinitis

Alrededor del 20% de la población sufre de rinitis alérgica independientemente de la edad. Descubre cómo combatirla a continuación.

Combatir la rinitis es una necesidad para todo paciente. Y es que, la incomodidad que suponen los diversos síntomas que acarrea disminuyen significativamente la calidad de vida de la persona.

La comezón en las fosas nasales y el moqueo constante pueden llevar al paciente a la desesperación. No obstante, existen diversas alternativas que pueden solucionar el problema.

¿Qué es la rinitis?

También conocida como rinitis alérgica o fiebre del heno, es una de las enfermedades inflamatorias más molestas relacionadas con las fosas nasales. Se caracteriza por la inflamación crónica de la mucosa nasal, la cual se produce debido a una alergia.

Los agentes causales más comunes son: el polvo, los ácaros, el humo, el polen, los pelos y escamas animales, sustancias químicas tóxicas, entre otros. También puede ocurrir por causa de alergia a un alimento.

Te recomendamos leer: Rinitis alérgica

¿Cómo reconocer la rinitis?

Cómo reconocer la rinitis

El cuadro sintomatológico de este padecimiento se encuentra estrechamente relacionado con la nariz y la garganta. Y dado que el conocimiento de la causa es clave para combatir la rinitis de una forma eficaz. A continuación les mostraremos cómo puede reconocerse a simple vista:

  • Ardor en los ojos.
  • Enrojecimiento de la esclerótica.
  • Lagrimeo constante.
  • Tos intermitente.
  • Sensación de congestión nasal.
  • Comezón en las fosas nasales.
  • Mucosidad excesiva y de color transparente.

Los anteriores son los síntomas más comunes. Sin embargo, existen otros indicadores de la rinitis, los cuales se consideran poco comunes.

  • Fatiga.
  • Cefalea.
  • Dificultad para dormir.
  • Inflamación de las fosas nasales.

Alternativas naturales para combatir la rinitis

Además de recurrir al especialista y seguir sus instrucciones, lo mejor que se puede hacer es tomar las medidas de higiene adecuadas a modo de complemento.

Recordemos que, a la hora de recuperarnos de una enfermedad, todo hábito saludable aplicado suma. Por otra parte, la constancia será un elemento clave en el tratamiento para combatir la rinitis.

Las siguientes alternativas naturales favorecen la respiración y alivian la gran mayoría de los síntomas de la rinitis.

Cúrcuma

curcuma

La cúrcuma no es buena solamente para la rinitis. Esta aporta grandes beneficios con respecto al tratamiento de diversos tipos de alergia.

Supone una gran contribución al alivio de los síntomas de la rinitis gracias a que tiene propiedades antinflamatorias y antioxidantes. De esta manera, reduce la sensación de congestión nasal, la picazón y la hinchazón provocadas por la rinitis

Uso

Prepara una mezcla de 6 cucharadas en polvo de cúrcuma con 2 cucharadas de miel. Conserva en un recipiente de vidrio cerrado. Toma dos cucharadas al día durante un mes y observa la mejoría.

Lee también: Beneficios de la cúrcuma en la menopausia y postmenopausia

Regaliz

Se trata de un arbusto con propiedades antiinflamatorias; sin embargo, la raíz de este es la parte más empleada en el tratamiento de la rinitis. Su poder es tan fuerte que suele compararse con la cortisona, pero en formato natural.

De la misma manera como la cúrcuma, el regaliz puede ser utilizado para cualquier tipo de alergia. Incluso para mitigar la tos y expectorar el organismo. OJO, su uso no se recomienda para personas hipertensas.

Uso

Existen muchas maneras de ingerir el regaliz. No obstante, sobresalen tres formas de uso: pastillas, infusión de la raíz o extracto de la misma.

Ajo

dientes-ajo

El ajo presenta tres grandes beneficios. En primer lugar, es fácil de conseguirse. En segundo lugar, no es costoso. En tercer lugar, cuenta con sinfín de propiedades benéficas que posee para la salud: antibióticas, antivirales, antibacterianas, antiinflamatorias. Incluso se utiliza como parte de los ingredientes de los estimulantes inmunológicos.

Uso

La utilización del ajo para tratar problemas relativos a este padecimiento es muy sencilla. Basta con masticar dos dientes al día, crudos. Sin embargo, también se puede aprovechar en diversas recetas. Se recomienda consultar al médico para no propasarse en la cantidad de ajo al día.

Té verde

El té verde es, sin duda alguna, uno de los remedios naturales más famosos de todo el mundo. Su uso más conocido es como diurético aunque también ha resultado ser eficaz para combatir la rinitis.

En dicho caso, el té verde posee propiedades encargadas de bloquear la producción de histamina en el organismo, un compuesto que fortalece el cuadro sintomatológico de la rinitis.

Uso

Con respecto a esta bebida, la ventaja se centra en la frecuencia de su consumo. Prácticamente puede ingerirse en todo momento todos los días, aunque, para tratar la rinitis, es necesario procurar beber entre 2 y 3 tazas al día.

Te puede gustar