4 autoexámenes que podrían salvarte la vida

Un diagnóstico precoz es fundamental en todos los casos para poder actuar a tiempo y que la enfermedad no haya pasado a estadios más graves

El cáncer es una de las enfermedades que más muertes ocasiona en todo el mundo cada año y muchos de los casos se pudieron haber evitado con una detección precoz.

Por desgracia, aunque ha habido muchos avances y la tecnología ha facilitado la información, son muchas las personas que desconocen todo lo relacionado con este tipo de enfermedades, incluyendo sus riesgos y síntomas tempranos.

Teniendo en cuenta que la detección a tiempo de algunas anomalías en el cuerpo es esencial para lograr un tratamiento oportuno del cáncer y otras enfermedades crónicas, hoy vamos a compartir los 4 autoexámenes que puedes realizar en casa y que podrían salvarte la vida.

1. Autoexamen de seno

El autoexamen de seno o mamas es uno de los métodos que toda mujer debe conocer para detectar a tiempo un posible tumor.

En la actualidad se ha logrado que gran parte de las mujeres del mundo se lo realicen con regularidad, lo que ha permitido detectar oportunamente los abultamientos extraños en el seno.

Autoexamen de seno

El mejor momento para realizar este examen es justo 7 días después del periodo menstrual, dado que para esta fecha las mamas no tendrán la sensibilidad e inflamación que aparece con la regla.

¿Cómo realizarlo?

  • Para facilitar el autoexamen acuéstate boca abajo, con la mano derecha por detrás de la cabeza.
  • Ahora, con los dedos del medio de la mano izquierda presiona suave pero con firmeza haciendo movimientos pequeños para examinar el seno derecho.
  • Luego, sentada o de pie, examina también la axila, ya que el tejido mamario se extiende hasta tal parte del cuerpo.
  • Presiona con cuidado los pezones para verificar si hay presencia de algún tipo de secreción. Repite el procedimiento con el seno izquierdo.
  • Párate frente a un espejo con los brazos a los lados y realiza una observación de las mamas para buscar algún tipo de cambios en la textura como, por ejemplo, hoyuelos, arrugas, abolladuras o piel que luzca como cáscara de naranja.
  • También observa con cuidado el pezón para ver si está hundido.

[video-youtube id=Rhcc3uqgYiU]

2. En la cavidad oral

Las señales que aparecen en la boca deben ser un signo de alerta para cualquier persona, ya que podrían indicar desde periodontitis hasta cáncer de boca.

Los problemas en las encías, los sangrados o heridas y bultos dentro de la boca son señales suficientes para saber que algo está mal.

También se aconseja que examines tus labios por dentro y por fuera, utilizando tus dedos para palpar cualquier tipo de alteración. Estos deben ser lisos, hidratados, brillantes y de color rosa coral, sin tener nódulos ni tumoraciones.

3. De piel

Cancer de piel

Este tipo de autoexamen consiste en la revisión regular de la piel con el fin de detectar posibles tumoraciones o cambios inusuales.

Es importante saber que, cuanto más temprano se realice el diagnóstico de cáncer de piel, mayor es la probabilidad de superarlo.

Al igual que el de mama, se aconseja que lo realices una vez al mes como método de prevención. Para ello lo ideal es contar con un espejo grande, de modo que se facilite la observación de todo el cuerpo.

Al hacer este autoexamen debes buscar alteraciones en la piel como:

  • Lunares que aparecen o crecen de manera súbita, con forma asimétrica, colores extraños o bordes irregulares.
  • Manchas rojizas.
  • Protuberancias o úlceras.

4. Al orinar

La orina tiene mucho que decir sobre la salud y lo mejor es que sirve como un autoexamen todos los días a cualquier hora.

El orinar más de ocho o diez veces al día es una señal clara de que algo no está del todo bien en la vejiga; por ejemplo, podría ser un problema de vejiga, próstata o riñones.

Tampoco se descarta que sea señal de algún  mal neurológico  o lesión en la columna vertebral.

Ganas de orinar

Eso sí, las frecuentes ganas de orinar son completamente normales cuando se ha ingerido mucho líquido.

Es muy importante observar el color de la orina y también tener en cuenta su olor. Cuando la orina es demasiado amarilla puede indicar una infección en el tracto urinario o deshidratación.

Notar algún tipo de sangrado es una señal de un posible cáncer, aunque no en todos los casos.

Si el olor es muy fuerte puede indicar que hay algún tipo de problema renal.

En cualquiera de estos casos lo mejor es consultar al médico para recibir el examen pertinente y el tratamiento adecuado.