3 beneficios que nos aportan los antioxidantes

Gema Diez · 29 junio, 2013
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico José Gerardo Rosciano Paganelli el 15 noviembre, 2018
El color rojo del tomate indica que es rico en licopeno, un antioxidante natural que nos ayuda a prevenir enfermedades cardíacas.

Ciertos nutrientes presentes naturalmente en los alimentos, como la vitamina C, E, el betacaroteno y el selenio, junto con otros fitoquímicos, son antioxidantes que pueden retrasar o prevenir el daño a las células del cuerpo, producido por los radicales libres, que pueden conducir a nuestro cuerpo a padecer enfermedades del corazón.

Los antioxidantes son capaces de estimular el sistema inmunológico para ayudar a combatir las infecciones y proteger la piel del envejecimiento prematuro. Se encuentran en las frutas frescas de colores intensos, vegetales y otros alimentos como frutos secos, cereales, y el té verde.

Lee también: Por qué son importantes los antioxidantes

1- Los antioxidantes refuerzan el sistema inmunológico

La vitamina C posee capacidad para prevenir y reducir la severidad de los resfriados, dado su efecto sobre el sistema inmunológico; la mayoría de las frutas y verduras proporcionan un poco de vitamina C, pero especialmente son buenas fuentes las grosellas, la guayaba, el kiwi y los pimientos rojos.

Según la Fundación Española del Corazón, la vitamina C está considerada como «el más genuino de los antioxidantes. […] Sin su acción no podríamos sintetizar el colágeno y la elastina, componentes ambos de extremada importancia para el desarrollo y sostenimiento de vasos sanguíneos, tendones, huesos y ligamentos».

La vitamina A es necesaria para un sistema inmunológico saludable; son buenas fuentes de estos betacarotenos las verduras como las espinacas, los tomates y las zanahorias; entre las frutas con más vitamina A se encuentran el melón, el albaricoque y el mango. Por otra parte, los alimentos de origen animal también son una buena fuente de vitamina A.

2- Los antioxidantes protegen de enfermedades cardíacas

Es recomendable llevar una dieta rica en frutas y vegetales, y en otros alimentos que contengan antioxidantes, ya que ayudan a combatir las enfermedades cardiovasculares.

Los ácidos grasos Omega-3 ayudan a reducir el riesgo de padecer arritmia cardíaca, disminuyen los niveles de triglicéridos y el crecimiento de placa en las arterias; además de reducir ligeramente la presión arterial. Las mejores fuentes de omega-3 son los pescados como el salmón, el aceite de oliva, las semillas, algunos frutos secos como las nueces y los aguacates, entre otros.

Según un estudio publicado en la revista Nutrición Hospitalaria, «la ingesta de alimentos enriquecidos en ácidos grasos poliinsaturados n-3 parece ser una opción que puede ser eficaz en la reducción de factores de riesgo de enfermedades».

Las antocianinas, que se encuentran en frutas y vegetales de color rojo y azul, tienen buenos resultados protegiendo el organismo frente a enfermedades coronarias, ayudando a reducir la posibilidad de que se formen placas en las paredes arteriales.

Alimentos ricos en omega 3 son antioxidantes

Lee también: Descubre las 5 frutas más antioxidantes

3- Luchan contra el envejecimiento

Los antioxidantes protegen contra algunos de los efectos degenerativos producidos por enfermedades relacionadas con la edad, que pueden llevar a la muerte temprana. Los arándanos, fresas y espinacas entre otros, pueden ayudar a combatir la pérdida de la función cerebral asociada con el envejecimiento, y colaboran en un buen mantenimiento de la piel.

Si bien es cierto que lo que acabamos de contar puede traer ciertos beneficios a nuestra salud, lo primero que deberíamos hacer antes de realizar cualquier cambio en nuestros hábitos de vida es acudir al médico especialista para que nos oriente debidamente a este respecto.

  • Martínez-Flórez, S., González-Gallego, J., Culebras, J. M., & Tuñón, M. J. (2002, November). Los flavonoides: Propiedades y acciones antioxidantes. Nutricion Hospitalaria. https://doi.org/10.3305/nutr hosp.v17in06.3338
  • Coronado H, M., Vega y León, S., Gutiérrez T, R., Vázquez F, M., & Radilla V, C. (2015). Antioxidantes: perspectiva actual para la salud humana. Revista Chilena de Nutrición42(2), 206–212. https://doi.org/10.4067/S0717-75182015000200014
  • Carrero, J. J., Martín-Bautista, E., Baró, L., Fonollá, J., Jiménez, J., Boza, J. J., & López-Huertas, E. (2005). Efectos cardiovasculares de los ácidos grasos omega-3 y alternativas para incrementar su ingesta. In Nutricion Hospitalaria(Vol. 20, pp. 63–69). https://doi.org/10.3305/nh.2015.31.2.8458