4 causas y 5 síntomas de la falla hepática

El problema de la insuficiencia o falla hepática es que solo muestra síntomas cuando ya está avanzada, por lo que debemos acudir al especialista lo antes posible para evitar complicaciones mayores

La falla hepática ocurre cuando el hígado pierde la capacidad de funcionar normal y correctamente. Se trata de un problema progresivo que causa daños severos al hígado.

Su avance no es inmediato, sino que más bien se desarrolla a lo largo de meses o años.

La también llamada insuficiencia hepática, puede ser de dos tipos: aguda y crónica.

  • En la aguda las funciones se ven afectadas con bastante rapidez.
  • En la falla hepática crónica, los problemas parecen lentamente, por lo que puede pasar mucho tiempos antes de que la notes.

Causas de la falla hepática

Al igual que con la mayoría de las enfermedades graves, la insuficiencia hepática tiene varias causas. Toma nota de las principales y detecta si estás en riesgo de padecerla.

De ser así, acude con tu médico para eliminar cualquier duda.

Ver también: 12 alimentos para fortalecer la función hepática

Las causas más comunes son:

1. La presencia de ciertos virus

Hepatitis

A lo largo del día entramos en contacto con una gran cantidad de elementos y toxinas que pueden dañar nuestro hígado.

Algunos de estos elementos son virus que podemos contraer de distintas fuentes. Los que más daño causan a la salud hepática son el virus del herpes simple y la hepatitis tipo A, B y E.

2. Uso excesivo de medicamentos

Sin duda, los medicamentos correctos en el momento oportuno te darán la salud que necesitas. Sin embargo, excederte en las dosis o consumir medicamentos que no necesitas puede ocasionar una insuficiencia hepática.

Entre los fármacos con los que debes tener especial cuidado se encuentran:

  • Antiinflamatorios no esteroideos
  • Anticonvulsionantes
  • Antibióticos
  • Anticonceptivos

Es común que algunas personas aumenten la dosis o frecuencia de sus medicamentos cuando sienten que el tratamiento no está surtiendo el efecto deseado.

Antes de tomar esta decisión, acude con tu médico para que averigüe si efectivamente es necesario hacer cambios o si es solo que tú no notas las variaciones.

3. Comer alimentos dañinos

champiñones

Algunos de los alimentos que consumimos de forma regular pueden aportar una pequeña cantidad de toxinas. Por eso, debes prestar atención para identificar qué productos te hacen sentir mal y procura llevar una dieta balanceada.

  • Uno de los alimentos más comunes en nuestra dieta pero que también aporta un pequeño grado de toxinas son los champiñones.
  • Cuando consumes este hongo en gran medida y además te automedicas o eres portador de algún virus antes mencionado, las posibilidades de falla hepática aumentan.

4. Consumir demasiado alcohol

La última de las causas de la insuficiencia hepática es el alcohol excesivo. Aunque ya sabemos que estas bebidas es mejor limitarlas tanto como sea posible, la realidad es que no siempre lo hacemos.

Sin embargo, una persona que consume alcohol varias veces a la semana, sin duda, pone en riesgo a su hígado.

  • Lo recomendable es que nunca consumas más de dos copas al día y si lo has hecho o piensas hacerlo, incluyas dos vasos de agua por cada bebida.

Síntomas de la falla hepática

Depura el hígado y el colon

Ahora que ya sabes cuáles son las causas más comunes de la insuficiencia hepática es momento de que sepas cuáles son sus síntomas.

Es importante tomar en cuenta que los síntomas aparecen cuando el hígado ya está considerablemente dañado. Por esto, diagnosticar este problema en etapas tempranas suele ser difícil.

Los síntomas más comunes son:

1. Cambios del color de la piel  

Cuando existe falla hepática, la piel cambia a un color ligeramente amarillo. Esto se debe a la excesiva acumulación de bilirrubina en la piel.

Como el hígado no puede procesar la bilirrubina, esta se acumula en la sangre y el pigmento debajo de la piel.

2. Dolor abdominal

hinchazón abdominal

Sin importar la causa de la deficiencia hepática, uno de los síntomas más comunes es el dolor abdominal.

Esto suele deberse a que el hígado crece por la inflamación y se vuelve sensible.

3. Indigestión

Cuando la insuficiencia hepática comienza a desarrollarse y a causar fuertes daños en el hígado, este deja de producir la bilis. Esto es importante porque la bilis tiene un papel fundamental en el proceso digestivo.

Cuando no se produce la bilis de la forma correcta, los alimentos no son digeridos como debieran y se da la indigestión.

Te recomendamos leer: Zumo de papaya, mango y lima para combatir la indigestión

4. Heces de color pálido

No reprimas los deseos de ir al baño

La bilis que está relacionada con el proceso digestivo también le da el color marrón a las heces. Lo normal es que sean de color marrón.

No obstante, si se ven blancas o de un color muy claro debes asegurarte de que tu hígado funciona correctamente.

Cuando se producen problemas en el hígado y se limita la producción de este líquido, entonces se pueden apreciar cambios en el color de las heces.

5. Ictericia

La ictericia es una enfermedad que no deja lugar a dudas de que el hígado está funcionando incorrectamente.

Cuando esta enfermedad está presente, el color de la piel cambia a amarillo y la parte blanca de los ojos también puede adquirir una tonalidad amarillenta.

La insuficiencia hepática debe ser tratada tan pronto como se conozca de su padecimiento para evitar complicaciones.

El tratamiento dependerá de la causa que lo produjo y incluso de los síntomas presentados.

Lo más importante es que sigas al pie de la letra las recomendaciones de tu médico.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar