4 causas asociadas al dolor bajo de espalda y más de 10 modos de hacerle frente

Sea cual sea el origen del dolor bajo de espalda, lo primero y más recomendable, además de acudir al médico, es guardar reposo y alternar frío y calor en la zona afectada

El dolor bajo de espalda es una de las molestias más comunes entre la población en el día a día.

Una postura inadecuada, una mala noche o incluso un movimiento incorrecto deriva muchas veces en esa quemazón indefinible localizada justo en el área más baja de nuestra columna vertebral.

Cabe decir, además, que esta condición musculoesquelética afecta por igual a personas jóvenes que a las más maduras, a aquellas que llevan una vida más sedentaria e incluso a quienes dedican su vida al deporte.

No siempre somos conscientes de lo delicada que es esa estructura perfecta que enhebra la columna.

Ese conjunto de vértebras, discos, nervios, ligamentos y articulaciones que juntos conforman un pilar básico en nuestros movimientos y nuestra capacidad de interaccionar con el medio.

Si alguna ocasión has padecido este dolor sabes, sin duda, de qué hablamos.

Conozcamos pues cuáles son los orígenes más comunes asociados a él, y la forma en que podemos hacerle frente para reducir su molestia.

Dolor bajo de espalda: causas más comunes

Espalda

1. Tirón muscular

Imagina que estás sentado en la silla de tu trabajo y, en un momento dado, te giras rápidamente sobre tu misma posición doblando la espalda y medio torso.

  • Lo haces con tanta brusquedad que sientes al instante un calor punzante en la zona baja de la espalda. Más tarde, al levantarte, el dolor se intensifica de tal modo que irradia a la pierna y parte de tu cintura.
  • Los tirones musculares pueden darse en reposo o en movimiento tras una acción brusca o un golpe.
  • Los síntomas pueden incluir desde espasmos musculares hasta la completa restricción de los movimientos.
  • Ese tirón muscular también puede afectar a los tendones y ligamentos de esa área cursando con inflamación.

Descubre cómo quitar el cuello oscuro

Cómo tratar el tirón muscular

  • En cuanto sientas el “tirón” aplica al instante una bolsa de hielo. Más tarde, deberás alternarla con bolsas de agua caliente.
  • Guarda reposo durante 24 horas. Pasado este tiempo, podemos iniciar diversos ejercicios suaves para recuperar la movilidad.
  • Los geles o tratamientos naturales a base de árnica son maravillosos para estos casos, ya que es un gran antiinflamatorio.

2. El prolapso o hernia de disco 

columna vertebral

Nuestros discos invertebrales son pequeños sacos llenos de líquido que se encuentran entre las vértebras a modo de “cojín”, para amortiguar nuestros movimientos.

  • Si sufrimos un prolapso de disco a causa de un golpe o un mal movimiento, sentiremos no solo dolor, sino también hormigueo, calambres y notaremos además una pequeña protuberancia en nuestra espalda.
  • El dolor es más intenso por la mañana.
  • Es muy común en los deportistas.

Cómo tratar el prolapso de disco

  • Necesitamos un buen diagnóstico médico, puesto que, en ocasiones, la lesión puede ser grave y es imprescindible una intervención quirúrgica.
  • En estos casos, la rehabilitación y la ayuda de un buen fisioterapeuta es básica.

3. Lesiones por esfuerzos repetitivos

 

dolor bajo de espalda

Trabajar siempre en una misma posición o llevando a cabo tareas de esfuerzo considerable que implique el movimiento de la espalda siempre pasa factura.

  • Todo patrón repetitivo de movimiento, como girarnos al lado derecho de la espalda, trae como consecuencia que muchas de nuestras estructuras de la columna acaben comprimidas e inflamadas.
  • Poco a poco daremos paso a una lesión progresiva y debilitante.

Descubre también qué es latigazo cervical y cómo tratarlo

Cómo tratar las lesiones por esfuerzos repetitivos

  • Masajes.
  • Practicar yoga y natación.
  • Hacer uso de fajas lumbares correctoras o de compresión.
  • Cuidar al máximo de nuestra higiene postural.

4. Enfermedades degenerativas de las articulaciones

Columna vertebral

A medida que nos hacemos mayores los discos intervertebrales se vuelven más delgados y las articulaciones, por su parte, quedan más comprimidas.

  • A su vez, el propio cartílago pierde elasticidad, se vuelve rígido y, poco a poco, da paso a la conocida y temida osteoartritis.
  • Factores genéticos, la obesidad o incluso lesiones del pasado traen como consecuencia el lento avance de esta enfermedad.

Cómo tratar las enfermedades degenerativas

Es necesario aclarar, en primer lugar, que este tipo de enfermedades degenerativas no tienen curación: no se revierten.

Lo que sí podemos conseguir es controlar la sintomatología para reducir el dolor y disfrutar así de una mejor calidad de vida.

Toma nota de estos consejos:

  • Mantente siempre en movimiento: La inactividad vuelve las articulaciones más rígidas, y permanecer sentados durante largos períodos de tiempo comprime aún más nuestros discos intervertebrales.
  • Sal a caminar todos los días.
  • Existen ejercicios muy adecuados para aliviar el dolor bajo de espalda como por ejemplo, el “Chi Kung“. Se trata de una práctica china de ejercicios que combina determinadas posturas físicas con técnicas de respiración.
  • Consume alimentos con propiedades antiinflamatorias, como todos aquellos ricos en ácidos grasos omega 3.
  • Realiza ejercicios de estiramientos cada mañana cuando te levantes.
  • Consulta con tu médico la conveniencia de tomar complementos vitamínicos a base de vitamina D y magnesio. Son muy adecuados para fortalecer huesos y articulaciones.
depresión

Para concluir, somos conscientes de que el dolor bajo de espalda necesita de adecuados cuidados y un buen seguimiento médico.

Por nuestra parte, te recomendamos que pruebes todo tipo de terapias, sin excluir el tratamiento farmacológico, así como adecuados ejercicios físicos.

Asimismo, procura mantener siempre una buena dieta y una correcta higiene postural.

Toda dedicación a tu columna vertebral se traduce en bienestar.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar