4 consejos para evitar enfermedades renales

Okairy Zuñiga · 6 septiembre, 2019
Aunque no solamos relacionarlo, las personas con problemas de tensión alta y diabetes suelen ser más propensas a desarrollar cálculos renales, por lo que conviene someterse a control médico

Las enfermedades renales pueden afectar a cualquier persona. Dado que los riñones se encargan de depurar las toxinas que entran a nuestro cuerpo con la comida, una buena alimentación puede ayudarte a evitar esta clase de problemas.

Se trata de una serie de enfermedades con una elevada prevalencia en la población general debido a que no cursan con una sintomatología evidente hasta que no están en estado avanzado. En esa situación, lo tratamientos suelen ser más complicados.

Por ejemplo, los pacientes que padecen litiasis renal suelen sufrir dolor cuando los cálculos renales ya son grandes. Por esta razón, queremos mencionar una serie de recomendaciones para evitar enfermedades renales y tratar de evitar que lleguen a los estados más avanzados.

1. Cuida tu alimentación

Como ya sabrás, es muy importante tener una dieta variada y equilibrada ya que ayuda a que tu cuerpo obtenga diversos nutrientes que se encargarán de evitar las enfermedades renales y mantenerlo en buen estado.

Alimentos que no deben faltar en tu dieta

Arándanos

enfermedades renales

Los arándanos son una excelente opción para evitar enfermedades renales o para lidiar con ellas si ya se han desarrollado. Además de tener un sabor delicioso y fresco, aportan una gran cantidad de antioxidantes.

Solo necesitas una pequeña cantidad (25 bayas aproximadamente) para lograr los nutrientes necesarios. Por otro lado, apenas tienen potasio, un nutriente que debes evitar cuando hay riesgo de desarrollar alguna enfermedad renal.

Berenjenas

Los pacientes que ya padecen enfermedades renales suelen tener una dieta bastante restringida. No obstante, uno de los alimentos que se les suele recomendar son las berenjenas.

Estos vegetales son ricos en fibra dietética que facilita el trabajo del sistema digestivo. Además, también nos aportan vitamina B, vitamina C y ácido fólico, nutrientes básicos para el cuerpo.

Lee también: Berenjenas, tus aliadas en la pérdida de peso

2. Limita el consumo de sal

Limitar el consumo de sal

Estamos tan acostumbrados a consumir grandes cantidades de sal que ni siquiera somos conscientes de ello. La sal está presente en toda clase de alimentos procesados y en muchos aderezos que utilizamos. Si no tienes cuidado a la hora de su consumo, puede ocasionarte enfermedades renales entre otros problemas de salud.

Un buen inicio es disminuir la cantidad de sal con la que sazonas tus alimentos. Por ejemplo, las ensaladas puedes consumirlas sin agregarles sal, aunque en la receta recomienden añadir una pizca.

En el caso de los alimentos que se cocinan puedes elegir sal de grano o sal marina. Aunque existen sustitutos de sal, es recomendable evitarlos. Suelen están preparados con químicos que pueden afectar tus riñones.

La razón por la que debes evitar la sal fina es que puede aumentar la presión arterial, la retención de líquidos y la inflamación. 

Visita este artículo: Rutina de ejercicios para personas con la presión arterial alta

3. Vigila tus niveles de presión arterial y glucosa

¿Sabías que las personas con problemas de presión arterial y diabetes son más propensas a presentar enfermedades renales? Esto se debe a que son patologías que afectan al correcto funcionamiento de los riñones.

Cuando tus niveles de presión arterial están por encima de lo normal, los riñones tienen problemas para filtrar la sangre, orina y toxinas. Si esta situación no se vigila y controla, con el paso del tiempo estos órganos se dañan de forma irreversible.

En el caso de la diabetes, los niveles de glucosa elevados también provocan la pérdida de proteínas en la orina. Si padeces esta enfermedad, debes asegurarte de que los niveles de glucosa se mantenga en los rangos apropiados. Además, tu médico debe revisar al menos dos veces al año tu función renal.

4. Haz ejercicio de forma habitual

Hacer-ejercicio

El sedentarismo es uno de los principales enemigos de la salud. Cuando pasas demasiado tiempo sentado o sin moverte, los órganos, en general, se vuelven más «perezosos» y se dificulta su funcionamiento.

Evitar las enfermedades renales es posible con un poco de ejercicio cada día. Al menos debes hacer 30 minutos de actividad física tres veces a la semana.

Conclusión

Las enfermedades renales pueden afectar tu vida gravemente. Por ello, es importante tomar todas las medidas necesarias para prevenir que surjan. En caso de que ya estés lidiando con este problema, debes saber que estos pequeños cambios pueden ayudar y complementar el tratamiento farmacológico que estés siguiendo

  • Andreu Periz Dolores, Hidalgo Blanco Miguel Ángel, Moreno Arroyo Mª Carmen. Diagnóstico y prevención de la Enfermedad Renal Crónica. Enferm Nefrol  [Internet]. 2013  Sep [citado  2018  Nov  05] ;  16( 3 ): 193-195. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2254-28842013000300008&lng=es.
  • Cupisti A, D’Alessandro C, Fumagalli G, Vigo V, Meola M, Cianchi C, Egidi M, F: Nutrition and Physical Activity in CKD patients. Kidney Blood Press Res 2014;39:107-113. doi: 10.1159/000355784 Disponible en: https://www.karger.com/Article/FullText/355784
  • Estrada Rodríguez Janice, Amargós Ramírez Jaqueline, Despaigne Yant Madeline, Chaos Correa Tamara, Perera Salcedo Elsie. Prevención de la enfermedad renal crónica en la comunidad. AMC  [Internet]. 2012  Dic [citado  2018  Nov  05] ;  16( 6 ): 1704-1717. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1025-02552012000600007&lng=es.
  • Moreno Arroyo Mª Carmen, Hidalgo Blanco Miguel Ángel. El ejercicio físico y el paciente renal crónico. Enferm Nefrol  [Internet]. 2012  Dic [citado  2018  Nov  05] ;  15( 4 ): 296-299. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S2254-28842012000400009&lng=es.