4 consejos para evitar la dermatitis del pañal

20 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Mario Benedetti Arzuza
La dermatitis del pañal es una afección común en bebés hasta el año de edad. La responsabilidad de los padres es evitar que su bebé se vea afectado por este problema.
 

Saber cómo evitar la dermatitis del pañal en los bebés es una de las cosas más importante que deben saber los padres, en especial, los primerizos). Esta es una enfermedad cutánea o erupción que se manifiesta en la zona cubierta por el pañal.

Generalmente, aparece en la parte inferior del abdomen, los genitales, las nalgas y la porción superior de los muslos, debido a su exposición directa al contacto con sustancias irritantes. Esta afección la presenta con frecuencia el bebé en su primer año de vida.

Diagnóstico y causas de la dermatitis del pañal

El diagnóstico de la dermatitis se realiza mediante exploración física. Entre los síntomas de esta patología destaca la aparición de lesiones cutáneas en las áreas que tienen un contacto directo con el pañal, como señala este artículo publicado en Pediatría Integral. Algunas de sus causas principales son:

  • Humedad.
  • Higiene no adecuada.
  • PH alterado de la orina y las heces.
  • Contacto prolongado con la orina y las heces.
  • La sensibilidad de la piel del bebé ante el roce del pañal.

Descubre: ¿Qué hacer si tu bebé tiene rozaduras en la zona del pañal?

Consejos para evitar la dermatitis del pañal

Cambiar el pañal.
 

Si observas enrojecimiento de las zonas genitales y las nalgas de tu bebé, procura retirarle el pañal lo antes posible y procede a iniciar una serie de cuidados para evitar que el problema empeore. Si atiendes la cuestión de forma temprana, es posible que no surjan mayores complicaciones.

A modo de prevención, es recomendable mantener las siguientes medidas que vamos a comentarte.

1. Lava la zona íntimas para evitar la dermatitis del pañal

Lava con abundante agua templada la zona cubierta por el pañal después de cada cambio. Al realizar esta actividad se recomienda no usar jabón. En en caso de requerirlo, se pueden utilizar los de pH neutro.

A continuación, hay que secar muy bien la zona con suavidad y sin frotar. De ser posible, déjala unos minutos el área al aire libre. Asimismo, evita usar con mucha frecuencia paños húmedos que contengan alcohol o fragancias.

Descubre: Higiene personal en los niños: acostúmbralos desde pequeños

2. Cambia el pañal

Por otra parte, es importante que cambies el pañal del bebé con frecuencia. Como mínimo, cada tres horas durante el día, en caso de que solo tenga orina. En la noche, de ser posible, cámbialo cada 5 horas. Asimismo, hay que tener presente que es necesario cambiar la muda cada vez que el bebé defeca.

Por supuesto, cada vez que realices el cambio, habrás de lavar con agua y jabón neutro al bebé, secarlo bien con una toalla suave y limpia y, en la medida posible, dejarle un momento sin pañal para que la zona se ventile, como muestra esta publicación de Pediatría Integral.

 

Asimismo, en el momento de colocarle el pañal limpio, asegúrate de que no quede muy ajustado, ya que el roce también puede dar pie a las irritaciones.

Por otra parte, es recomendable prestar atención a las características de los pañales al momento de adquirirlos. Aquellos que tienen la característica “extra absorbente” no son del todo recomendables, ya que al retener durante más tiempo la humedad, podrían generar el ambiente ideal para las bacterias.

Recuerda que si la dermatitis llega a producir lesiones, existe mayor riesgo de que las heridas se infecten y se presenten problemas mayores.

3. Usa cremas protectoras para evitar la dermatitis del pañal

Aplica cremas protectoras en todas las áreas necesarias cada cambio de pañal. Estas deben ser a base de agua y los componentes deben tener función astringente, como el óxido de zinc. Estas cremas forman una capa impermeable sobre la piel, como señala este artículo publicado en la revista Matronas Profesión.

Lo más indicado es aplicarlas después de cada limpieza del área, ya que sirven de barrera protectora entre el pañal y la piel. Así se evita la aparición de irritaciones. Estas las pueden adquirir en farmacias o supermercados o bien puedes probar con recetas caseras, no sin antes consultar con el pediatra.

4. Ten en cuenta la alimentación

 

Además de poner en práctica todo lo anterior, es importante que le brindes una buena alimentación a tu bebé. Considera llevar un registro de los nuevos alimentos que consume tu hijo, ya que puede que algunos de esas comidas nuevas den origen a una alteración del pH de las heces.

Si observas que alguno puede estar dando pie a la aparición de la dermatitis del pañal, deja de darle ese alimento, observa si esto alivia al niño y consulta con el pediatra.

También tiene el mismo efecto si el bebé está recibiendo lactancia materna. En este caso, la madre debe llevar un control de los alimentos y medicamentos que consume. Además, debes consultar con el especialista el momento en que puedes introducirla en su dieta diaria de nuevo.

Sobre la dermatitis del pañal

La dermatitis del pañal o irritativa (pañalitis) es una afección bastante frecuente durante los primeros meses de vida de los bebés, hasta los 12 meses de edad. Sin embargo, es importante procurar aplicar todas las recomendaciones que te hemos comentado para prevenir su aparición, en la medida de lo posible.

Si mantienes unos buenos cuidados y, en general, una higiene adecuada, podrás evitarle a tu hijo muchas molestias. Como se suele decir, la prevención es la mejor medida.