4 consejos para saciar el hambre entre comidas

Erika Petit 15 diciembre, 2017
Saber elegir el tipo de alimentos que incluimos en nuestras comidas principales nos permitirá saciar el hambre y no tener así que recurrir a bocados poco saludables entre horas

Sabemos que para muchas personas mantenerse en el peso correcto es importante en sus vidas. Sin embargo, muchas veces es inevitable que nos dé hambre, aunque hayamos comido hace muy poco.

El hambre puede ser causada por muchos factores, tanto biológicos,  físicos, como mentales.

Podría ser que te sientas hambriento cuando estés ansioso o deprimido, debido a una rutina de ejercicios que absorba todas tus energías, el consumo de algún fármaco, o que sufras de alguna enfermedad como la diabetes, hipoglucemia, o hipertiroidismo.

No obstante, no creas que todas las dietas son beneficiosas para tu cuerpo. Debes saber que algunas de ellas son las culpables de que sintamos hambre en poco tiempo, debido a la falta de nutrientes.

Debemos ingerir alimentos ricos en fibra, carbohidratos, proteínas, vitaminas y minerales. Son enteramente necesarios para el correcto funcionamientos del cuerpo y la mente.

  • De hecho, por si no lo sabías, los carbohidratos (buenos) son altamente requeridos en nuestro organismo.
  • Estos funcionan como nuestro combustible, y nos da la energía suficiente para enfrentarnos al día a día. Así que ten mucho cuidado de no saltarlos en tu dieta.

Más allá de lo qué produzca el hambre, es importante que sepas controlarla. Cualquier descontrol alimenticio puede llegar ser perjudicial para tu salud. Podría causar obesidad y hasta enfermedades cardíacas y coronarias.

Hoy en nuestro espacio te daremos algunos pequeños consejos sobre controlar y saciar el hambre entre comidas.

De esta forma no tendrás que preocuparte sobre tu peso, y te alimentarás de forma más saludable.

5 consejos para saciar el hambre

1. Ingiere alimentos ricos en fibra

Alimentos con alto contenido de fibra

Si al rato después de comer empiezas a sentir hambre, lo más recomendable es que ingieras algún bocadillo rico en fibra. De esta manera no solo sacias tu apetito, sino que también cuidas tu cuerpo y salud.

Este componte vegetal contiene polisacáridos y lignina, y es altamente resistente a la hidrólisis de las enzimas digestivas del estómago.

La fibra desempeña un papel fundamental en la digestión. Ahora bien, existen dos tipos, la soluble y la insoluble:

  • La fibra soluble atrae el agua, y hace que el proceso digestivo sea lento. La puedes obtener de la avena, cebada, nueces, lentejas, y algunas frutas y vegetales.
  • La fibra insoluble acelera el proceso digestivo y se encuentra en el salvado de trigo, las verduras y los granos integrales.

Visita este artículo: 5 deliciosos batidos ricos en proteína vegetal y fibra

2. Ingiere más alimentos con proteínas

Proteínas

El consumo de proteínas es muy importantes en nuestra dieta. Hay algunos que optan por alimentos ricos en ellas y otros (como los deportistas) la ingieren en suplementos, para lograr un aporte extra.

La proteína es la responsable de crear masa muscular, y está repleta de aminoácidos y minerales que el cuerpo no produce por sí solo.

  • Si sientes hambre entre comidas, podrías probar algunos alimentos como la leche, la soja, y algunos frutos secos.
  • Estos últimos son los mejores bocadillos para calmar un poco el apetito, y son una buena fuente de selenio, magnesio y calcio, ideales para el organismo.

 3. Alimentos calientes

café

Aunque no lo creas, los alimentos calientes llenan mucho más que los fríos, pues dilatan más las paredes del estómago.

No obstante, la idea no es cambiar tu dieta por completo con este tipo de alimentos. Encuentra el equilibrio perfecto para que no te aburras.

Estos ayudan a la buena digestión, pero debes tener cuidado de las técnicas que utilices al cocinarlos, ya que estas influyen en los nutrientes y calorías de forma diferente en cada alimento.

  • Puedes tomar un taza de café o té por las tardes, cuando te dé un poco de hambre, también algunas zanahorias hervidas (hervirlas aumenta sus propiedades), o alguna papilla.
  • Recuerda que todo en exceso es malo: con una pequeña cantidad sería suficiente para saciarte.

Lee también: ¿Qué es lo bueno y lo malo de tomar café?

4. No dejar de comer

comer-saludable

La mayoría de las personas piensan que al dejar de comer evitan las calorías, grasas y los carbohidratos “innecesarios”, y que de esta forma no subirán de peso. ¡Es un error! No hay nada menos saludable que privarte de comer.

Esto solo hará que aumenten tus ganas, y podría causar que todo lo que comas lo asimiles el doble. Es decir, que aunque comas poco, de igual forma engordarás.

  • Y ten por seguro que, si vuelves esto un hábito, las consecuencias en tu salud serán graves.
  • Lo ideal es que, si tienes hambre, comas algún yogur, frutos secos, o hasta alguna ensalada.
  • Puedes jugar con los sabores y texturas, pero de una forma equilibrada.
  • Las barras nutritivas son bocadillos excelentes si eres una persona que cuida de su figura.
Te puede gustar