4 cosas que te suceden cuando adoptas una dieta vegetariana

David Sanchez 13 julio, 2018
Cuando comienzas a ser vegetariano tu organismo sufre un brusco cambio, ya que no es alimentado como estaba acostumbrado. Te contamos dichos cambios a continuación.

Ante la idea de adoptar una dieta vegetariana, muchas personas se preguntan qué tipo de cambios pueden darse en el organismo. Claramente, pasar de una alimentación omnívora a una vegetariana producirá algunos cambios en nuestro cuerpo que, si hemos mantenido una alimentación sana, a menudo serán positivos.

El paso hacia una dieta vegetariana

Si no eres una persona muy aficionada a la carne o al pescado, y no consumes estos productos con demasiada frecuencia, pasar a una dieta vegetariana no será un gran desafío. En caso contrario, una buena opción será ir reduciendo poco a poco la ingesta de carne y pescado.

A modo de ejemplo, podemos empezar pro dejar la carne roja, consumiendo solo pescado y carne magra. Tras esto, dejamos la carne completamente y solo dejamos en nuestra dieta el pescado azul y blanco para, finalmente, abandonar también estos productos.

Plato vegetariano.

Una vez que se ha adoptado una dieta vegetariana, muchas personas tratan de dar el siguiente paso hacia una alimentación vegana. Para ello, un buen método puede ser dejar de consumir los productos derivados de los animales en casa, aunque sigamos tomándolos en bares o restaurantes. Poco a poco, iremos acostumbrándonos a este tipo de alimentación hasta pasar por completo al veganismo.

1. Los cambios en el cuerpo con una dieta vegetariana

Al eliminar el consumo de carne y pescado, una buena idea puede ser hacerse con una báscula de bioimpedancia, para poder tener un mayor nivel de control sobre los cambios que se den en nuestro cuerpo. Al cabo de unos meses, lo más probable es que bajes de peso unos cuantos kilos, ya que el menor consumo de carne y pescado producirá una bajada del nivel de grasa en tu cuerpo.

Al contrario de lo que muchas personas piensan, una dieta vegetariana no tiene por qué ser más saludable o más baja en calorías que una dieta omnívora, ya que los fritos o los dulces pueden ser consumidos por igual.

Lo más recomendable será, por tanto, hacerse unas analíticas al cabo de unos meses, para asegurarnos de que no estamos haciendo nada mal. Si consumimos unas cantidades adecuadas de frutas, verduras y legumbres, todo estará bien y no veremos ningún indicio de anemia.

2. Cambios en la alimentación

En una dieta vegetariana, las frutas y las verduras serán las bases de la alimentación. Además, debemos tener en cuenta que un consumo habitual de legumbres y hortalizas nos proporcionarán el resto de nutrientes necesarios para el día a día.

Dieta vegetariana.

De esta forma, podremos alcanzar los niveles de vitamina B12 que perderemos al dejar atrás la carne y el pescado. Este nutriente podremos encontrarlo también en el tofu, los cereales o la levadura de cerveza.

Leer también: 7 razones por las que deberías consumir más pescado azul

3. Cambios en el rendimiento deportivo

Durante los primeros meses, lo más probable será no notar cambios significativos en los entrenamientos de cardio. Además, el levantamiento de peso tampoco cambiará, y podremos seguir levantando sin problemas los mismos pesos y entrenar con la misma intensidad. Si todo va bien y combinamos bien los alimentos que tomamos, no sentirás fatiga antes de lo habitual.

Pasados unos cuantos meses, podremos ir notando que el rendimiento mejora bastante, especialmente en los entrenamientos de cardio, como la carrera. Podrás ver como bajan tus tiempos y se mejoran tus ritmos, aunque esto puede deberse a la continuidad del ejercicio más que al tipo de alimentación.

Leer también: 5 deportes que aportan múltiples beneficios para la salud

4. Cambios en la vida social

Aunque nadie en tu entorno sea vegetariano, tu vida social no tiene por qué experimentar ningún tipo de cambio. Puede que tus padres o tus abuelos te entiendan menos, debido a que hace años la dieta vegetariana no estaba tan estendida ni estudiada. Simplemente tendrás que ser algo insistente y paciente con ellos.

Fajitas vegetarianas.

A la hora de comer fuera de casa será donde puedas encontrar más dificultades, ya que, especialmente en la dieta mediterránea, la carne y el pescado están muy integrados en la mayoría de platos. Sin embargo, cada vez es más sencillo encontrar opciones vegetarianas en bares y resturantes, e incluso más y más locales exclusivamente vegetarianos.

Además, adoptar este tipo de dieta puede ayudarte a explorar un poco más tu ciudad y conocer lugares interesantes a los que no habías ido nunca. Por último, a la hora de asistir a eventos, simplemente procura avisar con tiempo de que quieres tomar un menú vegetariano.

Te puede gustar