4 cosas que dicen tus rodillas sobre tu salud

24 Julio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por el médico Carlos Fabián Avila
Antes de tomar algún tipo de analgésico para el dolor de las rodillas, es conveniente que consultes con el especialista para que te chequee y te recete el tratamiento más adecuado.

Tengas la edad que tengas, si te duelen tus rodillas debes preocuparte. Puede que se trate de un problema del tendón del cuádriceps y ligamento rotuliano, o tal vez las estructuras articulares y periarticulares de la rodilla.

En cualquier caso, tu cuerpo te está mandando un mensaje: algo pasa con tu salud, y se refleja en esa zona concreta. ¿Y qué puedes hacer al respecto? En primer lugar, hacer cita con el médico para un chequeo.

Las pastillas para mitigar el dolor, el reposo, el hecho de dejar de ir al gimnasio y evitar las escaleras no son la solución permanente. Aunque estas estrategias pueden ocultar el dolor o atenuarlo, solo funcionan de forma temporal.

Una vez que intentes volver a la normalidad va a seguirse manifestando el dolor en tus rodillas. Si las rodillas hablaran, te dirían estas cosas. ¡Toma nota!

1. ¡No subas las escaleras!

Médico examinando la rodilla de un paciente.

Cuando el dolor en tus rodillas es tan intenso que te impide subir escaleras con normalidad, esta puede ser una señal de que están desgastadas por el uso. Otras posibles causas de dicho dolor son:

  • Traumatismos.
  • Los defectos congénitos.
  • Trastornos metabólicos.

El dolor de rodillas al subir las escaleras puede ser señal temprana de osteocondritis, que según los expertos de Mayo Clinic se define de la siguiente manera:

“La osteocondritis disecante es una enfermedad articular en la que el hueso que se encuentra debajo del cartílago de una articulación muere debido a la falta de flujo sanguíneo”.

Aunque no es tan común como la osteocondritis, la osteoartritis también puede estar detrás del dolor de tus rodillas. Mientras que la primera enfermedad suele ser más frecuente en niños y adolescentes, la segunda suele ser más común en adultos.

Dentro de los principales factores de riesgo asociados a la osteoartritis se pueden mencionar los siguientes:

  • La edad: la osteoartritis se presenta frecuentemente en las personas de mediana edad y puede afectar a las mayores.
  • La herencia: entre las características hereditarias, están las piernas arqueadas y las rodillas juntas.
  • El peso: la obesidad hará que las articulaciones de tus rodillas tengan que soportar mayor peso.
  • Las lesiones: una lesión deportiva, por ejemplo, es un posible factor causante de osteoartritis en el futuro.
  • El uso excesivo: como arrodillarse o agacharse, levantar objetos pesados y caminar como parte de tu trabajo diario.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, es importante que te hagas un chequeo médico para averiguar la causa del dolor de rodillas y demás molestias que puedas estar experimentando y que te impiden hacer vida normal.

Mientras tanto, ten en cuenta que para evitar que esta la osteoartritis se haga progresiva, es importante no hacer movimientos excesivos ni repetitivos.

Te interesa conocerlo todo sobre la: Osteoporosis

2. ¿Sentiste ese chasquido?

A veces, cuando la rótula hace un leve crac puede que haya ocurrido un desgarro de menisco tras una lesión.

  • Los meniscos son dos discos cartilaginosos que tienen forma de C.
  • Están ubicados entre el fémur (el hueso del muslo), la tibia (pantorrilla) y la rótula (el hueso central redondeado de la rodilla).
  • Los meniscos ayudan a mantener estable la rodilla.
  • Son los que amortiguan los impactos que reciben los huesos.
quiste de Baker

Después de haber sufrido alguna lesión aguda, es posible que haga falta inmovilizar el área durante el traslado al hospital. 

En caso de que el profesional indique limitar la movilización de la articulación, existen dispositivos especialmente diseñados para tal fin –tipo rodilleras–, no solo las comunes de neopreno, sino otras con refuerzos de otros materiales y específicos para los distintos casos.

3. Rodillas entumecidas

La ciática produce entumecimiento u hormigueo por detrás de las rodillas.

Aunque no se trata de una enfermedad como tal, es un daño del nervio ciático, que es el que inicia en la región lumbar y baja por la parte posterior de cada pierna. Cuando esto sucede, el dolor es tan fuerte que imposibilita el movimiento de la persona.

Al acudir a tu médico, te puede recomendar aplicar calor o hielo en el área que presenta el dolor, para reducir la inflamación. Es importante que coloques hielo durante las primeras 48 a 72 horas y luego uses calor.

¡Pero no te asustes! Mayormente la ciática deja de ser molesta, siempre y cuando se sigan los cuidados adecuados de terapia física. Sin embargo, este problema de salud puede regresar, así que no te confíes.

Descubre: 8 remedios naturales para tratar la ciática

4. Calor en las rodillas

Así como la ciática, los coágulos sanguíneos producen dolor detrás de la rodilla y generan calor en la zona. Estos coágulos pueden ocurrir por:

  • Obesidad.
  • Embarazo.
  • Menopausia.
  • Sedentarismo
  • Fractura de un hueso.
  • Control de la natalidad.
  • Un accidente, una caída, etc.

En estos casos es importante acudir al servicio de urgencias para una evaluación y tratamiento cuanto antes.

Desinflamar el cuerpo tus rodillas

Los pacientes predispuestos que vayan a viajar varias horas en avión o auto debe procurar mantener en movimiento las piernas y los músculos de la pantorrilla.

Si este es tu caso y sientes calor y dolor directamente en la parte de atrás de tus rodillas, eso es un aviso de que se está formando un coágulo.

Los coágulos pueden llegar a ser potencialmente mortales en algunas ocasiones. Cuando la persona se ve en peligro, por necesidad, debe tomar anticoagulantes.

No obstante, la medicación debe tomarse siempre sobre previa consulta con el médico. No te automediques o en lugar de mejorar, podrías empeorar tu situación.

¿Sientes molestias en tus rodillas?

Si tus rodillas hablaran ahora, ¿te indicarían alguna de estas cuestiones que te hemos comentado? Si es así, ya sabes qué enfermedad o problema de salud podrías estar presentando. Por ello, no dejes pasar por debajo de la mesa las molestias y hazte un chequeo cuanto antes.

Mientras más pronto recibas un diagnóstico y tratamiento, más pronto podrás experimentar el alivio.