4 cremas para la noche que ayudarán a que tu piel luzca perfecta

Raquel Lemos Rodríguez · 17 enero, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 18 enero, 2019
Durante la noche nuestra dermis está mucho más receptiva a cualquier tratamiento, por lo que escoger la crema de noche adecuada nos ayudará a lucir una piel perfecta.

Aplicarse cremas para la noche es necesario para evitar la resequedad de la piel y el envejecimiento prematuro. Por ello, es recomendable acostumbrarse a aplicarlas a partir de cierta edad. 

Hay quienes comienzan a aplicarse su crema hidratante a partir de los 25 años de edad, pero hay quienes esperan un poco más. Más allá de la edad en la que se adopte el hábito, lo importante viene a ser su mantenimiento y su inclusión dentro de un estilo de vida saludable, que incluya una buena rutina de cuidado.

A continuación te comentaremos cuáles son los 4 tipos de cremas para la noche que existen y cómo pueden ayudarte a tener una piel sana y bonita.

Protección para la piel

Mujer limpiándose la cara

La piel es la barrera física principal entre el organismo y el medio exterior. Es importantísima para la regulación de la temperatura corporal y la protección contra agentes patógenos como los virus y las bacterias. No es de extrañar entonces que, para que esté saludable, sea necesario llevar buenos hábitos de vida.

Tomar demasiado sol sin la protección adecuada, fumar, consumir pocos vegetales y frutas, cometer excesos con regularidad son solo algunos de los factores que pueden afectar la salud de la piel.

Por suerte, la  industria de la cosmética ha ideado lociones, mascarillas y cremas que pueden ayudarnos a recuperar su aspecto radiante. Las cremas en particular son muy populares por su alto contenido en agua y su doble función protectora y activadora. Estas cremas se clasifican en dos grandes grupos: cremas para el día y cremas para la noche.

Cuidado nocturno de la piel: las cremas para la noche

Cremas para la noche.

Tres elementos confieren firmeza, elasticidad y humedad a la piel: el colágeno, elastina y los glicosaminoglicanos.

Las cremas para el día proveen una capa protectora contra los rayos ultravioletas y el polvo, además de retener la humedad.

Sin embargo, las cremas para la noche actúan durante el sueño favoreciendo la limpieza facial, la regeneración celular y la producción de los tres elementos esenciales para la salud de la piel. Por eso resultan importantísimas para evitar el envejecimiento prematuro.

Las cremas nocturnas poseen una consistencia más densa y una mayor concentración de principios activos. Es por ello que no deben utilizarse durante el día.

Hay que tener en cuenta que, según los ingredientes de cada crema, el producto tendrá una función diferente.

Te puede interesar: Aceite de coco, la mejor crema hidratante para tu piel

Consideraciones acerca de las cremas para la noche 

  • Antes de comenzar a utilizar cualquier producto de la piel es importante que sepas cuál es tu tipo de cutis que posees: seco, mixto o graso.
  • Ante cualquier duda, puedes dirigirte a un especialista en dermatología. El profesional te indicará todo lo que necesitas saber y te dirá qué es lo más adecuado para cuidarte.
  • A la hora de seleccionar un producto asegúrate de leer su composición y elegir el más adecuado a tus necesidades, según las indicaciones del médico.
  • Recuerda aplicar la crema sobre la piel limpia con masajes circulares que favorecerán su absorción durante el período de sueño.

1. Crema depurativa

Cremas para la noche

Este tipo de cremas favorecen la eliminación de «toxinas» y las células muertas. Esta limpieza profunda purificará tu cutis devolviéndole su luminosidad. Hay quienes recomiendan especialmente aquellas que no contienen aceites.

Debo advertirte que algunos de estos productos detox están indicados para determinado grupo etario. Antes de usar una crema depurativa asegúrate de que sea la indicada para tu tipo de piel.

2. Crema regeneradora

Con el paso de los años la piel experimenta diversos cambios. Se vuelve menos flexible, luce delicada y, si no se cuida correctamente, marchita, con manchas y arrugas. Pero podemos hacer mucho para detener ese proceso.

Las cremas regeneradoras, tal y como su nombre lo indica, son ricas en nutrientes que apoyan el proceso de regeneración natural. 

Hay quienes recomiendan optar por cremas para la noche que contengan ingredientes naturales como agua de rosas, jojoba y extractos de algas.

3. Crema antienvejecimiento

Arrugas

Las fórmulas de las cremas antienvejecimiento contienen nutrientes esenciales y otras sustancias (como el Q10 y el ácido hialurónico, por ejemplo) que ayudan a preservar la salud de la piel, sobre todo, en términos de hidratación y elasticidad.

Por lo general, las cremas antiedad aportan vitaminas, minerales y agua a la piel, estimulan los vasos capilares y reafirman las líneas de expresión facial.

4. Crema hidratante

Las cremas hidratantes evitan la sequedad, la irritación y el envejecimiento prematuro. Aportan humectación, elasticidad y tonicidad al cutis. Por lo general, poseen componentes emolientes y humectantes como el lactato sódico, la glicerina y el ácido hialurónico.

Se cree que son especialmente importantes para las pieles mixtas. Sin embargo, es recomendable consultar con el dermatólogo antes de comenzar a aplicarlas, para tener mayor seguridad.

Consejos finales

Además de elegir una buena crema para la noche, es recomendable que mantengas los siguientes hábitos:

  1. Beber suficiente agua a lo largo del día, para mantener el organismo bien hidratado.
  2. Dormir todos los días unas 7 horas, como mínimo, ya que el descanso contribuye en gran medida con los procesos de la piel, incluyendo lo que respecta a la regeneración celular.
  3. Evitar el consumo de alcohol, tabaco y drogas.
  4. Llevar una dieta balanceada, rica en frutas y vegetales.

La Dra. Rocío Gil Redondo comenta que, en lo que respecta la salud de la piel, la prevención es clave. Por ello, medidas tan sencillas como aplicarse una buena crema hidratante por las noches son más que recomendables. Eso sí, es importante saber elegir la opción más adecuada, según sea el tipo de piel y sus respectivas necesidades.