4 ejercicios para la salud de tus ojos

¿Por qué descuidamos tanto la salud de nuestros ojos? Cuando pensamos en el ejercicio, nunca pensamos en ejercitar la vista. No obstante, esto puede brindarnos muchos beneficios

Existen varios ejercicios para la salud de tus ojos que pueden ayudarte a gozar de un mayor bienestar. ¿Suelen quedarte los ojos rojos? ¿A veces te duelen? ¿Notas una ligera tensión en ellos? Las personas que trabajan delante de un ordenador tienen muchas más posibilidades de sufrir esto.

Por este motivo, si no queremos dañar nuestra vista y disfrutar de una buena salud ocular, debemos ejercitar nuestros ojos. Son ejercicios sencillos, que podemos realizar en cualquier lugar y que, incluidos en nuestra rutina, nos aportarán múltiples beneficios.

Ejercicios para nuestros ojos

Hoy tan solo vamos a tratar 4 ejercicios para la salud de tus ojos que te serán de mucha ayuda. A pesar de que tan solo son 4, en muchos de ellos descubrirás variantes para así hacer que estos ejercicios oculares sean mucho más completos.

1. ¡A parpadear!

Cansancio visual.

Si eres una persona que trabaja delante del ordenador uno de los ejercicios para la salud de tus ojos muy necesario es parpadear. Ante esto puede que digas ¡pero si yo parpadeo! Sí, es cierto, lo haces, pero no con la frecuencia adecuada.

Estar delante del ordenador trabajando requiere de una gran concentración. Esto provoca que pasemos ratos bastante largos sin parpadear, algo que no haríamos en otras circunstancias. ¿Qué podemos hacer al respecto?

  • Parpadea muy rápido: si estás en una pausa activa del trabajo, prueba a parpadear muy rápido. Esto lubricará tu ojo de manera natural. Así no tendrás que utilizar ningún colirio.
  • Parpadea despacio: este ejercicio permite relajar la tensión en los ojos. Ciérralos y mantenlos así unos segundos. Después, ábrelos y vuelve a hacer lo mismo.

¿No lo sabías? 5 remedios naturales para levantar los párpados caídos

2. Presión en los ojos

¿Recuerdas cuando de pequeños presionabas tus ojos y mirabas unos destellos como si fueran pequeñas estrellas? Pues una ligera presión similar puede hacer mucho bien. Esto ayuda a liberar tensión ocular y relaja la vista tras un intenso día laboral donde nuestra vista ha hecho un gran trabajo.

¿Cómo podemos llevar a cabo estos ejercicios? A continuación, vamos a exponer dos maneras de hacer esto con las que nuestros ojos sentirán un gran alivio y la tensión en ellos se aligerará de manera notable.

  • Presionar las palmas sobre los ojos: Con una ligera presión, pondremos las palmas sobre los ojos. Es recomendable que antes las calentemos frotándolas y que duremos con ellas así hasta 2 minutos.
  • Presionar con los dedos: Como cuando éramos pequeños, pondremos los dedos sobre los ojos y presionaremos ligeramente durante unos pocos segundos. Después descansamos y volvemos a realizarlo.

3. Mueve los ojos

La zanahoria ayuda a combatir los problemas oculares.

El movimiento también es otro de los ejercicios para la salud de tus ojos muy efectivo. Aunque los ojos se encuentren siempre en movimiento, debemos hacerlo de una determinada manera si queremos conseguir unos resultados específicos.

Así liberamos tensión ocular y relajamos la vista.

  • De arriba hacia abajo: Este es el primer movimiento y consiste en dirigir la vista primero arriba y, después, hacia abajo. Descubrirás que aún cuesta un poco, así que realiza este ejercicio de forma lenta.
  • De un lado al otro: El segundo ejercicio es similar pero realizando el movimiento primero hacia el lado derecho y, después, hacia el izquierdo.

Es muy posible que mientras realices estos ejercicios notes cierta presión. Como si estuvieras moviendo los ojos de manera forzada. Esto es muy positivo. Estarás liberando tensión y cuando termines los ejercicios sentirás un gran bienestar en los ojos.

Ver también: 5 señales que dan tus ojos sobre tu salud

4. Enfocar cerca y lejos

El último de los ejercicios para la salud de tus ojos consiste en trabajar con el enfoque. Esto puede ayudar mucho a aquellas personas que sufran de miopía o hipermetropía, por lo que también los recomendamos en estos casos aunque los ojos no sufran especialmente en el trabajo.

  • Enfocar de lejos: para ello tenemos que dirigir nuestra mirada hacia un objeto, persona o cosa que se encuentre a lo lejos. Después, vamos de nuevo a dirigir nuestra mirada hacia donde estaba al principio.
  • Enforcar de cerca: en este caso nuestra vista estará mirando todo a nuestro alrededor sin centrarse en nada, pero vamos a forzarnos a centrarnos en mirar algo cercano. Una mota de polvo, una pequeña hormiga, una piel en nuestra uña.

Todos estos ejercicios ayudan a liberar tensión ocular, a fortalecer la vista y a permitirle que descanse de la manera en la que a veces necesita.

Además, podemos hacer de estos ejercicios una rutina y practicarlos en cada pausa activa en el trabajo. Nuestra vista lo agradecerá.