4 fabulosas ideas para hacer juguetes reciclados. ¡Te fascinará!

Hay muchas opciones para crear juguetes reciclados. El objetivo es promover la creatividad, la ecología y la economía además de funcionar como una terapia de juego donde el niño se sorprenda. Aquí te daremos algunos ejemplos, ¡disfrútalos!

Hacer juguetes reciclados es una gran apuesta educativa donde creatividad, responsabilidad y comunicación se dan la mano

¿No tienes la sensación de que los niños son una máquina de pedir? Son insaciables. En cuanto tienen lo que quieren, están pensando en lo siguiente sin disfrutar en lo que acaban de recibir.

A los padres nos cuesta contravenir sus deseos. Por tanto, siempre que está en nuestras manos caemos en la tentación. Para ser honestos, no sería descabellado considerarse adicto a la sonrisa de nuestros hijos.

Por ello, te proponemos una manera diferente de sucumbir: hacer juguetes reciclados. Por un lado, tienen entretenimientos nuevos y, por otro, aprenden a valorar lo que les rodea. Les enseñamos a aprovechar lo que ya poseen.

¿Qué te parecen estas ideas para hacer juguetes reciclados?

1. Ocarina con pajitas

Ocarina con pajitas

Si el peque prefiere beber en pajita y tienes la casa llena de estas, podéis fabricar una ocarina con ellas. Solo tienes que cortarlas de mayor a menor y pegarlas con celofán. Si queréis asentarlas un poco más, puedes usar cola o pegamento entre ellas.

Esta alternativa es tan divertida como educativa. Ten en cuenta que además del proceso de manufactura, explorará su creatividad con el instrumento musical. Los sonidos son muy estimulantes para ellos, por lo que se divertirán mucho con su nuevo juguete.

Lo mejor es que estos no tendrán un volumen muy elevado, por lo que no nos molestará en absoluto. Por otra parte, su fragilidad le enseñará a cuidar sus cosas, sin que tengas que repetírselo una y otra vez. Ellos son los principales interesados en conservarlos.

Ver también: 9 manualidades fáciles para hacer con los niños

2. Animales con pinzas de la ropa

Hacer juguetes reciclados es también un modo de acercarlos al mundo. En este sentido, te proponemos lo siguiente: dibuja distintos ejemplares en una hoja. Más tarde, recórtalos y pégalos a la pinza de la ropa. Estas funcionarán como sistema de agarre.

¿Y si montamos una obra de títeres con ellos? Podéis, incluso, inventar la historia juntos y representarla para el resto de la familia. De esta forma, trabajaréis muchos aspectos importantes para su vida, sin que ellos se den cuenta. Ahora sí, tienes que estar alerta para exprimir al máximo este juguete.

Para empezar, tenéis la oportunidad de repasar algún contenido del colegio a través del argumento de la obra. Para conseguirlo, usaréis esa imaginación que tanto nos sorprende de los peques. Al tiempo, entrenáis la memoria y la habilidad de hablar en público.

3. Coches de fórmula 1 con cartón

Coches de fórmula 1 con cartón

Este es un poco más complicado, pero no mucho más. Lo primero que necesitamos es el cartón del papel higiénico. Después, lo pintamos con rotuladores, como más os guste. Lo siguiente sería abrir dos agujeritos a los lados para poner las ruedas.

A través de los mismos introduciremos dos palitos de helado a los que pegaremos una tapadera de botella en cada extremo ¡Y ya tendréis vuestro bólido!

Es buena idea dibujar el torso de una persona en una cartulina y pegarlo al coche, a modo de conductor. Podéis hacer uno para cada miembro de la familia o coches dedicados a los amigos del cole.

Te recomendamos leer: 5 ideas para reutilizar rollos de cartón de modo original

4. Barquitos con corchos

Barquitos con corchos

Atad tres o cuatro corchos de botella de vino. Tenéis la opción de hacerlo con hilos o con las gomas de las cajas de los zapatos. Estas últimas son más interesantes, ya que los fijan mejor. Así, obtendréis una mayor flotabilidad, no olvides que alucinará cuando lo vea en el agua.

Encima de uno de ellos poned el mástil con un palo de helado sobre el que pegaréis un trozo de tela que hará las veces de vela. Gracias a estos barquitos, amenizaréis los baños de una manera muy singular e ingeniosa.

De nuevo, se presenta la ocasión para inventar historias y aventuras, esta vez de piratas. La diversión está asegurada. Además, estas actividades nos sirven para conocer mejor a nuestros hijos. Sus preocupaciones, miedos, fobias y filias salen a relucir siempre en estos juegos.

Como ves, hacer juguetes reciclados es más que una manera de ahorrar dinero. Es una apuesta por su educación y por pasar tiempo juntos. Aunque demanden muchos objetos, lo que más valoran los pequeños es compartir buenos momentos con su familia, ¿te animas a probar este camino?

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar