4 factores a tener en cuenta para un entrenamiento en la playa

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Avila el 22 febrero, 2019
Katherine Flórez · 29 agosto, 2018
El entrenamiento físico es una actividad revitalizante, y mucho más si se lleva a cabo en la playa. Sin embargo, es bueno considerar algunos factores de modo tal que entrenar arroje los resultados esperados.

El entrenamiento físico es una actividad de grandes aportes para el organismo; su práctica contribuye al estado físico, social y psicológico del individuo. Existen muchas maneras de llevarlo a cabo, y en la playa es una de estas.

Por lo general, el entrenamiento se realiza en superficies como la tierra o el cemento, bien sea en lugares cerrados como gimnasios o abiertos como canchas o parques. Sin embargo, aquellas personas en ciudades costeras suelen aprovechar el espacio de las playas.

El entrenamiento físico y la playa

Muchas son las personas inmersas en el mundo del ejercicio y el entrenamiento físico. Esto conlleva a practicar sin cesar y sin importar el lugar donde estén. Y es que no solo los individuos viviendo en las ciudades costeras utilizan la playa, también los deportistas.

La playa es una excelente zona para llevar a cabo las rutinas de entrenamiento, en especial las enfocadas a la fuerza y la resistencia. Sin embargo, existen factores que pueden influir en el rendimiento físico, ya sea en beneficio o en perjuicio, tales como:

  • La superficie. En este caso la arena se convierte en un obstáculo importante, ya que cuando se entrena en la playa solemos sentirnos más pesados y, por ende, es más complejo realizar cualquier esfuerzo físico.
  • Aire limpio. Una verdadera ventaja de realizar el entrenamiento en la playa es el acompañamiento de un aire más puro y limpio. Además, el sonido de las olas rompiendo en la costa puede relajar sobremanera al organismo.
  • Sol. Puede jugar un papel positivo o negativo. Por lo tanto, es un factor a tener en cuenta sí o sí. Para aprovecharlo, se hace necesario aplicarnos la protección solar suficiente en la piel. También, es fundamental elegir horas matutinas o cuando el astro rey esté poniéndose en el horizonte.

Ver también: 4 bebidas recomendadas para después de tu rutina de entrenamiento

Factores a tener en cuenta en un entrenamiento de playa

entrenamiento en la playa

Aunque los tres factores mencionados deben tenerse en cuenta, existen otro tipo de aspectos involucrados de manera directa en un entrenamiento. Estos deben conocerse para lograr buenos resultados.

La playa puede presentarse como un ambiente hostil, en especial si no se está acostumbrado a ella. Por tal razón, es un ambiente que debe ser manejado con calma. A continuación, te expondremos los factores que debes tener en cuenta si vas a realizar un entrenamiento en la playa.

1. Evaluar el terreno

Sin duda, la superficie es uno de los factores más llamativos de un entrenamiento en la playa. Más aún cuando se trata de una persona poco o nada acostumbrada. La transición de un terreno como el asfalto o la tierra a la arena del mar puede ser brusco, por lo que se debe realizar una evaluación e ir paso a paso.

Por otra parte, es necesario prestarle mucha atención al choque o inestabilidad en las articulaciones inferiores. Es decir, la de los tobillos o las rodillas.

2. Comenzar en arena mojada

Comenzar en arena mojada

En una superficie como la playa, lo más recomedable a la hora de realizar un entrenamiento es comenzar en la orilla del mar, justo donde se encuentra la arena mojada. Este consejo aplica para quienes lo harán por primera vez.

La arena mojada se asemeja a la tierra, por lo menos la de la playa. Por lo tanto, el cambio no será tan brusco, en caso de estar acostumbrado a la tierra. Para maximizar los resultados del entrenamiento funciona mucho intercalar las superficies de la arena, es decir, intercambiar entre la superficie mojada y la seca.

3. Humedad

Cuando se entrena en la playa, el nivel del mar juega un papel fundamental. Más allá del calor, la humedad tiene una gran repercución en la fisiología del organismo. Este factor tiende a incrementarse en las ciudades costeras ubicadas sobre el nivel del mar.

En estos casos, el organismo presenta dificultades para regular la temperatura corporal a través del sudor. Teniendo en cuenta esto, se recomienda un aclimatación previa para evitar desmayos por calor, mareos, deshidratación y lesiones.

Visita este artículo: Efectos de las sustancias psicoactivas en el organismo. ¡Cuidado!

4. Indumentaria adecuada

Indumentaria adecuada

Por último nos referimos a la ropa, la cual debe ser fresca y suelta. Para realizar entrenamientos en la playa lo mejor es optar por una indumentaria de calzado muy ligera.

Estar descalzo facilita el entrenamiento, siempre y cuando se adapten los pies a la superficie de manera paulatina. También deberemos hidratar bien los pies después del ejercicio con una crema hidratante.

Ya tienes las claves para tu entrenamiento en la playa. Disfruta del ejercicio al aire libre y mejora tu salud día a día.

  • Binnie, M. J., Dawson, B., Pinnington, H., Landers, G., & Peeling, P. (2014). Sand training: A review of current research and practical applications. Journal of Sports Sciences. https://doi.org/10.1080/02640414.2013.805239
  • Miyama, M., & Nosaka, K. (2004). Influence of surface on muscle damage and soreness induced by consecutive drop jumps. Journal of Strength and Conditioning Research. https://doi.org/10.1519/R-13353.1
  • Pinnington, H. C., & Dawson, B. (2001). The energy cost of running on grass compared to soft dry beach sand. Journal of Science and Medicine in Sport. https://doi.org/10.1016/S1440-2440(01)80051-7