4 factores por los que puedes tener la GGT alta

Grecia Morillo · 10 septiembre, 2017
Si bien es importante acudir al especialista si nos diagnostican la GGT alta en un análisis sanguíneo, estos niveles pueden deberse a distintos factores y no ser definitivos.

La gamma glutamil transferasa, también conocida como gamma glutamil transpeptidasa o GGT, es una enzima con funciones especiales en las células del hígado. En el caso de tener la GGT alta es necesario conocer sus causas.

Las enzimas se conservan en valores normales en una condición de salud óptima.

Pero, una vez que se elevan, las distintas causas pueden salir a relucir en conjunto con síntomas sugerentes de cada enfermedad relacionada.

Y es que, además de ser una manera de prevenir las enfermedades fruto de los malos estilos de vida, también le damos al cuerpo la atención que merece.

De esta forma mantenemos todas las funciones del hígado en su máxima eficiencia.

Además de todas las capacidades que un organismo normal está acostumbrado a realizar sin ninguna limitación.

¿Qué puede conllevar a tener la GGT alta?

ggt alta cuidado

  • Hepatitis
  • Fármacos con metabolismo hepático
  • Cirrosis hepática por alcoholismo
  • Diabetes
  • Tumores
  • Focos infecciosos en el hígado

¿Cómo se define el valor de GGT alto?

Los rangos normales de esta enzima comprenden desde el valor 0 hasta 51 unidades por litro.

Aunque esta cifra suele cambiar según el laboratorio, se toma a través de una prueba sanguínea donde se refleja la GGT.

Los niveles altos de GGT pueden ser de gran ayuda a la hora de determinar el estado de salud y en definitiva, la función hepática.

Esta enzima puede sugerir enfermedades hepáticas.

A pesar de ser un valor inespecífico, sí puede ayudar a determinar cuál es el problema que está afectando la salud en general.

¿Por qué puedes tener la GGT alta?

1. Cirrosis hepática por alcoholismo

cuidado alcohol ggt alta

Los valores de la GGT pueden verse alterados después de ingerir alcohol de forma frecuente y en grandes cantidades e incluso después de una toma abundante de esta sustancia la noche anterior.

Si bien se elevan significativamente solo lo hacen de forma temporal, hasta que los niveles de alcohol se desvanezcan totalmente de la sangre.

Te recomendamos leer: Consume cúrcuma y mejorarás la salud de tu hígado

No obstante, cuando la ingesta es crónica, los niveles se mantienen elevados permanentemente.

Esto se debe al daño hepático que se va constituyendo desde las células.

Estas se van viendo afectadas, a su vez, por el déficit en la actividad de la GGT, reflejándose de tal manera en la prueba sanguínea.

2. Medicamentos

Son varios los medicamentos que, con otras indicaciones, presentan efectos farmacológicos alternos y pueden elevar las enzimas hepáticas como la GGT.

Dentro de estos fármacos se incluyen:

  • Estatinas: Encargadas de reducir el colesterol.
  • Amiodarona: Medicamento para controlar los latidos correctamente. este, a su vez, eleva las transaminasas, enzimas hepáticas principales.
  • Tetraciclinas: Antibióticos que elevan la GGT por su metabolismo en el hígado, más aún en períodos de embarazo.
  • Anticonvulsivantes: Especialmente la fenitoína y el ácido valpróico.

Estos últimos conducen a la elevación de la GGT por una gran actuación de las células hepáticas en su metabolismo.

3. Insuficiencia cardíaca

Las enfermedades cardiacas no solo afectan al corazon

La GGT alta en la insuficiencia cardíaca es un marcador con mucha sensibilidad, pues con su aumento va reflejando su gravedad.

Por este motivo se ha tenido en cuenta para describir el curso de la enfermedad y su progresión.

En esta, la vida de la célula se va desgastando en conjunto con los altos niveles de ácido úrico, característico de esta patología crónica.

Así las cosas, esto describe a la bomba principal de una insuficiencia cardíaca con una progresión avanzada.

También te puede interesar: 7 claves fabulosas para cuidar de tu hígado en el desayuno

4. Diabetes

Al ser un proceso metabólico compromete tanto el páncreas como al hígado.

En la diabetes la GGT se ve alta en los resultados de la prueba sanguínea.

Esto se debe a la irregularidad en la cantidad de hormonas que se secretan sin control en los altos niveles de glicemia.

Con la progresión de la diabetes mellitus tipo 2, se encuentran constantes alteraciones en las pruebas hepáticas, principalmente en la GGT alta.

Los constantes niveles de lípidos o grasas en el cuerpo provocan efectos tóxicos que predisponen para la elevación de esta enzima.

No obstante, una vez que la glicemia se controla, las enzimas hepáticas vuelven a su rango normal en su totalidad.