4 formas fáciles de combatir la ansiedad

Katherine Flórez·
25 Julio, 2020
Para hacerle frente a la ansiedad lo primero es saber reconocerla y, ante todo, no negarla, ya que entonces se hará más poderosa. Aceptarla puede ayudarnos a controlarla.

A día de hoy, la ansiedad es uno de los problemas más comunes en todo el mundo y muchas personas suelen sufrirlo.

Algunas la experimentan en estados más avanzados que otras debido al ritmo de vida al que se encuentran sometidas. Asimismo, el no disponer de adecuadas estrategias de gestión y afrontamiento tiende a intensificar dichos estados.

A pesar de ser un padecimiento psicológico, cabe señalar que no todos los individuos se encuentran diagnosticados.

Es más, investigaciones como la llevada a cabo por la Organización Mundial de la Salud (OMS) nos señalan que casi el 50% de las personas con un trastorno psicológico no acceden a un tratamiento.

Es un hecho sin duda que debe llevarnos a una profunda reflexión.

¿Qué es la ansiedad?

mujer con ansiedad

Ante este padecimiento de características globales muchos se hacen dicha pregunta. Veamos por tanto, qué ejes básicos suelen definir esta condición:

  • Para empezar, la ansiedad es una respuesta normal del organismo ante una amenaza o estímulo preocupante.
  • Esta emoción nos permite reaccionar mejor ante los desafíos. Ahora bien, el problema llega cuando este estado se cronifica y nuestra mente experimenta dicha angustia de forma permanente hacia algo que no puede definir.
  • La persona que padece ansiedad puede experimentar además síntomas psicosomáticos (dolor muscular, cefaleas, problemas digestivos…)
  • Investigaciones como la llevada a cabo por un equipo de investigadores del Servier Research Institute nos revelan además el gran impacto que tiene la ansiedad a nivel neurobiológico (aparece el cortisol, el hipocampo se reduce y sufrimos fallos de memoria…)
  •  En la mayoría de las ocasiones esta intranquilidad no puede controlarse, algo que intensifica aún más el sufrimiento.

Lee también: 5 cosas que debes saber sobre la ansiedad

Formas de combatir la ansiedad que están a tu alcance

A pesar de ser un problema complejo para el ser humano, aprender a controlar algunos síntomas es factible. Si nuestra ansiedad es puntual, conocemos el origen y nos sentimos motivados para establecer cambios, podremos por nosotros mismos encarar esta situación.

En caso contrario, es esencial contar con ayuda experta. Veamos por tanto qué estrategias podríamos seguir para manejar la ansiedad puntual.

1. Aceptar la ansiedad

Como cualquier otro tipo de problema presente en la vida, el primer paso para solucionarlo es aceptar su existencia, sus causas y todos los efectos que puede provocar en uno mismo. Con respecto a la ansiedad, cuanto más se niegue, más daño puede llegar a provocar.

Así, ante un episodio de ella, lo mejor es saber que está allí y no categorizarla como algo malo, ya que, esto puede generar más preocupación de la que hay.

2. Detectar pensamientos irreales

chico que hace frente a la ansiedad

El primer paso ya está dado, aceptar la ansiedad en la vida contribuye de forma amplia en controlarla.

La idea ahora es ser conscientes de que esta provoca un sinfín de pensamientos dañinos en la mente.

La mayoría de estos suelen ser relacionados con episodios irreales e ilógicos. Por eso surge la necesidad de identificarlos y separarlos de las preocupaciones con sentido.

Para conseguirlo, basta con plantearse una serie de preguntas básicas, sencillas y simples. Aunque la ayuda de otras personas puede ayudar, se recomienda realizar este ejercicio solo y mentalmente.

Te recomendamos leer: La meditación cambia el cuerpo y la mente

3. Mitigar las preocupaciones

Algo está claro en la vida. Cuanto más avanza el tiempo, más se incrementan los deberes, las obligaciones y responsabilidades. Todo esto, sin lugar a dudas, hace mella de manera negativa en el pensamiento. Es más, cualquier persona puede verse ansiosa ante la acumulación de actividades.

No obstante, y teniendo en cuenta que la ansiedad que se encuentra latente en la cabeza, es necesario analizar con detenimiento qué deberes, responsabilidades y obligaciones son más importantes.

Una vez hecho dicho reconocimiento, plantéate dejar aquellas actividades que no aportan en lo absoluto y que, a la larga, solo incrementan la ansiedad.

4. Regalarse tiempo

chica que hace frente a la ansiedad

La persona con ansiedad no siempre lleva una vida agitada. No todos los perfiles con este problema tienen trabajos demandantes y múltiples obligaciones.

La persona desempleada también puede sufrir ansiedad. Los niños también la experimentan. El problema está sin duda en esa mente “ocupada”, saturada y siempre agitada.

Es necesario por tanto darle a nuestro cerebro nuevos estímulos, motivantes, espacios donde centrar la atención. Y un modo de hacerlo es regalándonos tiempo de calidad.

Cambiemos hábitos, iniciemos nuevas prácticas, nuevos desafíos. Hagamos que nuestro tiempo valga la alegría y no la preocupación.

Existen alternativas más simples que otras, no obstante, todas pueden aportar su granito de arena.

Anímate a:

  • Ver una película.
  • Practicar técnicas de relajación o respiración en casa.
  • Practicar yoga o pilates.
  • Participar en un grupo de baile para principiantes.

En resumen, estos consejos podrían ayudarte cuando se trata de episodios de ansiedad muy puntuales. Así, y en caso de que no experimentemos mejoría, recordemos la conveniencia de consultar con los profesionales de la psicología. Hay terapias altamente efectivas para el tratamiento de la ansiedad.

  • Alcalde Lapiedra, M. T. (1991). Los trastornos de conducta en la infancia y sus relaciones con las vivencias de ansiedad y depresión. Zaragoza: Universidad.
  • Arce, E. A. (2000). El hombre del siglo XXI: ansiedad o plenitud? Buenos Aires: Editorial Argenta Sarlep.
  • Brinkerhoff, S. (2004). Drug therapy and anxiety disorders. Philadelphia: Mason Crest Publishers
  • Generalised anxiety disorder in adults. (2018). Retrieved 25 July 2020, from https://www.nhs.uk/conditions/generalised-anxiety-disorder/
  • Kohn, R., Saxena, S., Levav, I., & Saraceno, B. (2004). The treatment gap in mental health care. Bulletin of the World health Organization, 82, 858-866.
  • Millan, M. J. (2003). The neurobiology and control of anxious states. Progress in neurobiology, 70(2), 83-244.