4 formas de preparar baños para suavizar los pies

Daniela Echeverri Castro · 14 julio, 2019
Unos pies suaves y bonitos son sinónimo de belleza y bienestar. Sin embargo, por descuido, pueden lucir secos y agrietados. Te proponemos 5 maneras de hacer baños para suavizar su piel.

Los cambios bruscos de clima, las fluctuaciones hormonales y la falta de cuidados pueden verse reflejados en el estado de los pies. Estos factores inciden en la sequedad de su piel, además de otros problemas como la aparición de hongos, callos y grietas. ¿Quieres aprender a preparar baños para suavizar los pies?

Aunque una pedicura regular puede ayudar a mantener los pies bonitos y suaves, la preparación regular de baños puede resultar muy beneficiosa. No solo permite desprender las células muertas, sino que favorece la relajación de los músculos ante el cansancio. ¡Anímate a probarlos!

4 baños para suavizar los pies que te gustará probar

Aprovechando las propiedades de una serie de ingredientes de origen natural, podemos preparar baños para suavizar y embellecer los pies. Su aplicación es idónea para aliviarlos ante el dolor de un día muy pesado, o bien, para mantener su piel libre de células muertas.

1. Baños para suavizar los pies con vinagre y aceite de almendras

Baños para suavizar los pies con vinagre y aceite de almendras
Utilizando aceite de almendras y vinagre en los baños para pies puedes disfrutar una terapia relajante y revitalizante.

Añadiendo un poco de vinagre de manzana y aceite de almendras al agua del baño para los pies puedes tener importantes beneficios. En primer lugar, el vinagre ayuda a inhibir el crecimiento de hongos y bacterias, evitando infecciones. 

Por otro lado, el aceite de almendras tiene un efecto hidratante que permite combatir la sequedad de esta zona. Además, en conjunto, ambos ayudan a desprender las células muertas para dejar los pies con un aspecto renovado.

Ingredientes

  • 1/2 taza de vinagre de sidra de manzana (125 ml)
  • 4 tazas de agua caliente (1 litro)
  • 2 cucharadas de aceite de almendras (30 ml)

Preparación

  • Para empezar, diluye el vinagre de manzana en el litro de agua caliente.
  • Posteriormente, agrega el aceite de almendras y mezcla.

Modo de uso

  • Sumerge los pies en la preparación, durante 15 o 20 minutos.
  • Repite su uso 2 veces a la semana.

Anímate a leer: Reduce las asperezas de los pies con 7 remedios caseros

2. Baño con sal marina, bicarbonato de sodio y aceite de lavanda

Además de suavizar la piel de los pies, este baño resulta muy relajante y revitalizante. Su aplicación 2 o 3 veces a la semana disminuye la sensación de tensión en los pies y mejora la circulación. Además, elimina las células muertas y ayuda a mantener la piel limpia y libre de asperezas.

Ingredientes

  • 4 cucharadas de sal marina (60 g)
  • 6 cucharadas de bicarbonato de sodio (90 g)
  • 10 gotas de aceite esencial de lavanda
  • 6 tazas de agua (litro y medio)

Preparación

  • Primero, calienta las tazas de agua.
  • Cuando estén a una temperatura soportable para la piel, viértela en un barreño y agrégale la sal, el bicarbonato y el aceite.

Modo de uso

  • Remoja los pies en el líquido, durante 20 minutos.

3. Baños para suavizar los pies con arcilla

Baños para suavizar los pies
Por sus efectos terapéuticos, la arcilla es un excelente aliado para suavizar y relajar los pies.

La arcilla se ha empleado en la cosmética natural debido a sus propiedades para mejorar la salud de la piel. En este caso en particular, ayuda a remover los callos y disminuye la presencia de células muertas. Además, sus nutrientes penetran la piel y la dejan con un aspecto saludable.

Ingredientes

  • 6 cucharadas de sal inglesa (90 g)
  • 6 tazas de agua caliente (litro y medio)
  • 1 cucharadita de aceite de hierba de San Juan (7 ml)
  • 1/2 taza de arcilla cosmética (100 g)

Preparación

  • En primer lugar, vierte la sal inglesa en un barreño con agua caliente.
  • Posteriormente, incorpora el aceite de hierba de San Juan y la arcilla cosmética.

Modo de uso

  • Tras mezclar los ingredientes, sumerge los pies durante 20 minutos.
  • Puedes repetir el tratamiento 3 veces a la semana.

Descubre: El mejor remedio para los callos de los pies: cebolla y vinagre blanco

4. Baño con jengibre y agua oxigenada

El último recomendado entre estos baños terapéuticos para los pies es el elaborado con jengibre y agua oxigenada. Su fórmula permite disminuir la inflamación y el dolor en caso de tensión o sobreesfuerzo, además de eliminar las asperezas y el exceso de sequedad.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de jengibre molido (40 g)
  • 6 cucharadas de agua oxigenada (90 ml)
  • 6 tazas de agua (litro y medio)

Preparación

  • Primero, calienta las tazas de agua hasta alcanzar una temperatura soportable para los pies.
  • Luego, viértela en una tina o barreño.
  • Posteriormente, agrégale el jengibre y el agua oxigenada.

Modo de uso

  • Pon a remojar los pies durante 15 o 20 minutos.
  • Pasado este tiempo, sécalos bien y descansa.
  • Haz el remedio 2 o 3 veces a la semana, antes de ir a la cama.

¿Tienes los pies secos o con callos? ¿Quieres relajar tus pies al llegar a casa? Entonces no dudes en hacer alguno de estos baños con propiedades terapéuticas. Te encantará disfrutar sus efectos.

  • Ahmad, Z. (2010). The uses and properties of almond oil. Complementary Therapies in Clinical Practice. https://doi.org/10.1016/j.ctcp.2009.06.015
  • Lin TK, Zhong L, Santiago JL. Anti-Inflammatory and Skin Barrier Repair Effects of Topical Application of Some Plant Oils. Int J Mol Sci. 2017;19(1):70. Published 2017 Dec 27. doi:10.3390/ijms19010070
  • Mori HM, Kawanami H, Kawahata H, Aoki M. Wound healing potential of lavender oil by acceleration of granulation and wound contraction through induction of TGF-β in a rat model. BMC Complement Altern Med. 2016;16:144. Published 2016 May 26. doi:10.1186/s12906-016-1128-7
  • Williams LB, Haydel SE. Evaluation of the medicinal use of clay minerals as antibacterial agents. Int Geol Rev. 2010;52(7/8):745–770. doi:10.1080/00206811003679737
  • Moosavi M. Bentonite Clay as a Natural Remedy: A Brief Review. Iran J Public Health. 2017;46(9):1176–1183.