4 frases que nunca debes decirle a tu doctor

Okairy Zuñiga · 28 diciembre, 2016
No debes olvidar que tu doctor es un profesional especialista en medicina y que, por tanto, sabe bien todos los pasos que hay que seguir para diagnosticar una dolencia.

Quizás eres de los que investigan los síntomas en los buscadores de internet e imaginas todo lo que dirás a tu doctor.

¿Olvidas la cantidad de años que los médicos han estudiado para graduarse? La profesión que ejercen no debe ser tomada a la ligera.

Por respeto hacia los profesionales, hay que evitar decir algunas cosas frente a ellos. No queremos ofender a quienes están capacitados para diagnosticar y tratar enfermedades.

Antes de ir al médico, lo único que debes hacer es reservar la cita. No te preocupes por las palabras técnicas, tu médico entenderá lo que estás diciendo. 

Entre las frases que es mejor evitar decirle a tu doctor están:

1.“Estoy seguro de que es…”

No busques tus síntomas en internet antes de ir a ver a tu doctor

Vivimos en una época tecnológica que nos facilita la investigación. Cuando nos duele la cabeza, corremos a preguntar al doctor Google y con solo un clic ya pensamos que lo sabemos todo.

Crees saber lo que te ocurre y eso puede que no ayude en nada al médico. Si decides cerrar tu mente, pensando que un buscador de internet ya te ha dicho todo, es posible que no logres sanar nunca.

Los médicos aparte de estudios, y tienen mucha experiencia. Si le dices que buscaste los síntomas en internet sentirán que no confías en su profesionalidad.

Antes de buscar opinión médica, muchos pacientes se han autodiagnosticado. Esto es un gran error porque suele llevar a diagnósticos erróneos, ya que no se realiza ninguna prueba ni análisis.

Es necesario pasar por el protocolo que tiene el fin de determinar el diagnóstico médico.

Lee también: ¿Qué debería incluir un buen chequeo médico anual?

2.“Eso es producto del estrés”

Se ha comprobado que el estrés puede producir enfermedades. Sin embargo, no puedes restarle importancia a los síntomas que presentas.

Un dolor de cabeza, por ejemplo, no solo puede deberse al estrés. Hay diferentes tipos de cefaleas: tensionales, migrañas, jaquecas… Cuando sientas dolor de cabeza frecuente, consulta a tu doctor.

Si tu problema es el estrés, el médico no dudará en sugerirte los cambios que debes hacer en tu estilo de vida.

3.»Creo que he perdido el tiempo»

El tiempo de espera en consulta puede ser larrgo largo y una excusa para no visitar a tu doctor es pensar que el diagnóstico que vas a recibir es el que tú imaginas. No acudir al médico puede incluso agravar la enfermedad.

Sin embargo ningún médico dice sobre sus pacientes: “Creo que perdí mi tiempo”, ni «creo que perdió su tiempo». Y simempre atienden al paciente como si fuera la primera vez.

Así que no pienses que has perdido tiempo con solo asistir a una consulta. No es negativo ir a hacerte un chequeo. Si sientes que algo está mal, que te revisen.

La cardióloga Suzanne Steinbaum, directora de salud del corazón femenino del Hospital Lenox Hill en Nueva York (Estados Unidos), dice lo siguiente:

“Es preferible ir a la sala de urgencias con dolor en el pecho (o simplemente una sensación de que algo no está bien) y salir con medicamentos para la acidez estomacal, que quedarse en casa y tener un ataque al corazón.”

4.“¿Acaso no es doctor?”

No es recomendable decir a tu doctor que ir a consulta es una pérdida de tiempo.

Esta frase resulta bastante molesta para cualquier especialista. Ya te hemos mencionado que los médicos son humanos. No son robots, sino que tienen sentimientos como nosotros.

Hay que ser educados al expresarnos frente a ellos y tratarlos con el mismo respeto que esperas de su parte. Escucha con atención lo que tu doctor te indica.

Si fuiste paciente y no lo entendiste todo, conversa de forma civilizada. No son necesarias las ofensas, ni siquiera cuando tu doctor realmente no quiera oírte. Si es así, mejor busca otro médico.

Visita este artículo: Aprende a escuchar a tu cuerpo

Sé consciente de lo que dices

Eres dueño de lo que callas, pero esclavo de lo que dices. Una vez que las palabras salen de su boca, no puedes controlar lo que provocan en otras personas.

Una simple frase como las mencionadas causan daño hasta a estos grandes profesionales. Piensa bien lo que va a decir y mantén una buena relación con tu doctor.