4 hábitos alimenticios para mejorar la salud de tu tiroides

Brunilda Zuñiga 26 febrero, 2018
¿Sabías que para cuidar de tu salud tiroidea es muy importante que reduzcas el consumo de alimentos procesados y primes el de aquellos de origen orgánico y natural?

¿Estás lidiando con tu salud tiroidea? De ser así, ya te habrás dado cuenta que la alimentación es la clave para regular el funcionamiento de esta glándula.

En caso de que aún no sepas bien cuáles son los alimentos que debes consumir y cuáles evitar, sigue leyendo que te lo diremos a continuación.

¿Por qué es tan importante cuidar la salud de tu tiroides?

La tiroides es una glándula ubicada en el cuello, en la parte anterior y superior de la tráquea. Tiene como función primordial la producción de hormonas.

Cuando hay un desbalance, se puede presentar el hipertiroidismo y el hipotiroidismo, según si hay un aumento o disminución en el trabajo de la tiroides.

Ver también: Anatomía de la tiroides

Los hábitos para mejorar la salud de tu tiroides

Fisiología de la tiroides y síntesis de las hormonas

Mantener la salud de tu tiroides no debería ser complicado si llevas una dieta equilibrada y sana. El problema que enfrentamos hoy en día es que comer alimentos naturales es complicado con tanto producto congelado.

Sin embargo, hay productos que debes incluir siempre. Aquí los tienes:

1. Incluye un suplemento de yodo en tu día

El yodo es un elemento esencial para tu cuerpo, específicamente para el desarrollo de las hormonas en el organismo.

Por este motivo, cuando hay una deficiencia durante el embarazo, el bebé puede nacer un cierto grado de retraso mental.

A lo largo de la vida, es importante que incluyas yodo en tu dieta para que la tiroides mantenga su buen funcionamiento. Lo normal es que tu médico te dé un suplemento de yodo; pregúntale, porque posiblemente ya lo hizo.

Si no es así, no está de más que se lo recuerdes para que te indique la mejor opción.

2. Come arándanos todas las semanas

Beneficios de los arándanos para tu salud

Los arándanos son una de las mejores frutas que nos da la naturaleza. Son bajos en grasas, sodio y colesterol. A su vez, son altos en yodo (½ taza contiene 400 mcg de yodo), fibra, antioxidantes y vitaminas C y K.

Te recomendamos incluir en tu dieta dos tazas de arándanos a la semana. Aprovecha su sabor e inclúyelos en tus ensaladas o úsalos como colación acompañados de una porción de proteína.

Una buena opción es incluir el jugo de arándanos como parte de tus batidos. De esta forma le darás un buen sabor a aquellos vegetales que no te gustan tanto.

Una opción fácil es la siguiente:

Ingredientes

  • 1 taza de espinacas baby (60 g)
  • 1 taza de jugo de arándanos. (250 ml)
  • 5 nueces
  • 1 cubito de hielo

Preparación

  • Licúa todos los ingredientes y bebe de inmediato.

Te recomendamos leer: Beneficios de los arándanos para tu salud

3. Incluye papas en tu dieta

Este tubérculo originario de América aporta 60 mcg de yodo por pieza. Sin embargo, para obtener realmente los beneficios debes asegurarte de cocinarlo de la forma correcta.

Esto es:

  • Con poca grasa: es mejor consumirla al horno o cocida. Para que tenga un poco de sabor añade sal, pero con medida.
  • Combinada con otros vegetales para aprovechar su efecto saciante y añadir fibra.
  • No te excedas. Debido a que es alta en carbohidratos, deberías comer máximo una papa mediana al día.

Algo que debes evitar es consumir grandes cantidades de papas en sus versiones comerciales. Estas contienen altos niveles de grasas trans, sal de baja calidad y conservantes que podrían afectar la salud de tu tiroides.

4. Come lo más natural posible

frutas

Siendo sinceros, ¿cuántos productos congelados, enlatados o procesados de alguna forma comes al día? Revisa en tu alacena y seguramente te sorprendas al descubrir que la gran mayoría tienen esta característica.

Debido a que la salud de tu tiroides tiene que ver con las hormonas, es importante mantener tu cuerpo lo más libre posible de alimentos que las alteren. Esto incluye químicos, edulcorantes, conservadores, etc.

Lo ideal es que consumas alimentos frescos y de temporada. Te recomendamos que hagas la prueba unos meses. Descubrirás que no es tan complicado. Solo necesitas:

  • Cambiar los cereales de caja por cereales naturales. En la mayoría de mercados locales encontrarás versiones naturales de avena, trigo, amaranto y quinoa, entre otros. La ventaja es que, además, son más económicos.
  • Comer frutas y verduras de temporada. Al ser propias de la estación, es menos probable que hayan pasado por un proceso de congelamiento que afecte sus nutrientes.

Si te animas, incluso puedes hacer tu propio huerto en casa.

  • Preparar tus versiones caseras. El yogur y los refrescos son dos ejemplos de productos que tienen sustitutos fáciles de preparar en casa. En cuanto a los refrescos, cámbialos por infusiones o aguas de sabor que tú prepares.
  • Prepara tus propios snacks para matar el hambre entre comidas. Desde helados caseros hasta bolsitas de semillas, siempre tendrás opciones para saciar los antojos sin preocuparte por los químicos que puedan alterar la salud de tu tiroides.

¿Y bien? ¿Sigues estos consejos? Si no es así, quizás va siendo momento de hacerlo. Recuerda que la salud de tu tiroides se puede regular fácilmente haciendo los cambios correctos.

Te puede gustar