4 ideas perfectas para decorar cocinas pequeñas

Rayma Moreno · 22 febrero, 2019
En las cocinas pequeñas es fundamental aprender a jugar con la luz y los colores para crear una sensación de amplitud. El cristal también nos ayudará a conseguir ese efecto.

Se dice que el amor del hogar comienza en la cocina. El sueño de cualquiera es tener una cocina grande, que sea espaciosa y que nos permita tener todo ordenado y a la vista, tal cual como queremos.

El problema es que, a veces, por cuestiones de logística, tenemos que conformarnos con una pequeña y poco espaciosa.

El poco espacio no tiene que ser sinónimo de desorden, todo lo contrario, debe representar una organización exacta de todo.

Si tu cocina es pequeña y no tienes ni la más mínima idea de cómo organizarla, el día de hoy te traemos las mejores ideas para que las pongas en práctica.

1. En las cocinas pequeñas la distribución es fundamental

Una buena distribución es la clave para tener una cocina pequeña pero espaciosa y bien organizada.

En función del espacio es importante saber organizar los estantes o muebles para evitar que se reduzca y cree esa sensación de claustrofobia.

Lo primero es ordenar según el espacio que tengas. Puedes hacerlo de tres formas:

Te recomendamos leer: 6 trucos sencillos para limpiar la cocina

En L

En L

Muchas personas creen que al utilizar ambos lados de la cocina ahorrarán espacio, pero la mayoría de las veces no es así.

  • Si tu cocina es muy estrecha, organizarla en forma de L es la mejor opción, pues te permitirá tener un lado libre para que puedas moverte con tranquilidad.
  • Si tienes que utilizar a fuerza el otro espacio, lo mejor es optar por estanterías en lugar de muebles.
  • Recuerda que los espacios abiertos dan luz y sensación de amplitud.

Un lado

Esta idea es perfecta si solo tienes un ambiente, lo que se conoce en algunos lugares como «cocina americana (cocina-comedor).

Cuando se comparte un mismo ambiente, lo mejor es aprovechar al máximo el largo de la pared y tratar de encajar cada estantería en esa pared.

Un truco excelente para esto es emplear estantes verticales que te permitan organizar todo en uno, desde las tazas hasta la cubertería.

En U

En U

Una de las formas más comunes de organización en la cocina. Esto es ideal para las cocinas cuadradas, donde todo tiene que organizarse geométricamente.

Lo bueno de esto es que te permite tener un espacio cómodo para trabajar y otro para cocinar.

2. Luminosidad para ampliar una cocina pequeña

Si eres de los afortunados que tienen ventanas amplias en la cocina, aprovéchalas para sacarles el mayor partido.

  • Puedes colocar cortinas blancas de tela muy ligera o bien, colores crema o muy claritos.
  • Si no tienes ventanas o está mal posicionada, es importante contar con una buena luz artificial que te permita crear un ambiente cómodo.

Recuerda que una buena iluminación ayudará a que el lugar se vuelva mucho más espacioso.

Lo recomendable es emplear lámparas largas desde el techo o bien colocar varias luces debajo de los estantes. Dará amplitud y comodidad.

Ver también: Cómo eliminar los malos olores de las tuberías de la cocina

3. Coloca estanterías para optimizar el espacio

Estantería

El material empleado para la estantería será la clave para tener más o menos amplitud.

  • Para los espacios pequeños lo más recomendable es la madera y el acero, sin embargo la mejor opción es el cristal.
  • Empléalo en los muebles, los estantes y los frascos. El cristal no solamente deja pasar a luz, sino que la refleja y esto dará una sensación de que hay mucho más espacio.
  • Hay que contar con un mueble o estante que sea móvil y que contenga varios compartimentos.

Podrás acomodarlo en cualquier rincón y, además, te dará un espacio extra de trabajo, que en una cocina pequeña nunca está de más.

4. Juega con los colores

Los colores son realmente importantes en espacios pequeños, puesto que los tonos oscuros minimizan el espacio y le restan luz.

  • En cocinas muy reducidas es recomendable el uso del blanco en las paredes, muebles, accesorios y estantes, ya que da un toque neutro y de mucha luz.

El blanco ayuda a aligerar la carga visual y hace que todo se vea mucho más abierto. Puedes optar por este tono en las paredes y combinarlo con estantes de un color crema o más fuerte para tener un buen contraste.

 

Siguiendo estos consejos podrás disfrutar de tu cocina incluso siendo pequeña. Lo único que tienes que hacer es distribuirla correctamente y organizar el almacenamiento.