4 jugos con betabel o remolacha

Valeria Sabater · 3 marzo, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante el 11 noviembre, 2019
La remolacha (o betabel) es un alimento que puedes aprovechar en diversas preparaciones, como los jugos que te proponemos a continuación.

Los jugos con betabel (o remolacha) son bebidas que puedes preparar en esos momentos en los que deseas disfrutar de una bebida diferente, nutritiva y energizante. 

El betabel es un alimento que se puede combinar con diversos ingredientes, incluyendo frutas y especias varias, como el jengibre y la canela. El resultado es una bebida con un sabor fuerte y único que vale la pena probar.

A muchas personas les gusta comer la remolacha cruda, rallada, en ensaladas. Aunque lo más común es tomarla cocida, como guarnición. Sin embargo, también puede utilizarse para preparar bebidas mixtas, como el batido con remolacha, banana y kiwi.

Nota: el consumo de jugos, zumos o batidos no debe sustituir nunca comidas. Lo más recomendable es aprovecharlos dentro de una dieta equilibrada y suficiente.

4 recetas de jugos con betabel

A continuación, te presentamos algunas recetas que puedes elaborar en casa fácilmente y en poco tiempo, con ingredientes muy sencillos.

1. Betabel, zanahorias y leche de coco

Ingredientes

  • 1 betabel
  • 2 zanahorias
  • Leche de coco
  • Opcional: una cucharada de zumo de lima.

Preparación

  1. Lava y escurre bien tanto el betabel como las zanahorias (no hace falta que los peles).
  2. Córtalos en trozos pequeños.
  3. Lleva todos los ingredientes a la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea.
  4. Prueba para ver si ha quedado bien de sabor y si es necesario, rectifica.
  5. Sirve y consume al momento.
  6. Adicionalmente podrías añadirle un toque de miel para endulzar.

Nota: en lugar de zanahorias, se podrían utilizar bananas para obtener una bebida más dulce y espesa.

2. Betabel, naranja y fresas

Ingredientes

  • Fresas
  • 1 remolacha
  • El zumo de dos naranjas

Preparación

  • Lava y escurre bien las remolachas.
  • Córtalas en rodajas finas.
  • Haz lo mismo con las fresas.
  • Lleva todos los ingredientes a la licuadora y procesa hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Sirve y consume al momento.
  • De manera adicional puedes añadirle un toque de miel.

Nota: en caso de que desees una bebida con un sabor cítrico más potente, añade más fresas a la preparación o bien, una cucharadita de zumo de limón.

3. Remolacha, manzanas y jengibre

Ingredientes

Preparación

  1. Lava y escurre bien las remolachas y las manzanas.
  2. Córtalos en trozos pequeños (sin pelar).
  3. Coloca todo en la licuadora junto con un poco de agua y procesa hasta homogeneizar.
  4. Consume al momento.

Descubre: ¿Por qué debemos comer frutas a diario?

4. Remolacha, pepino y espinacas

 Ingredientes

  • 1 betabel
  • 2 pepinos
  • Espinacas (al gusto)
Pepinos.

Preparación

  • Lava bien el betabel y los pepinos y córtalos en rodajas finas.
  • Aparte, lava las espinacas, escúrrelas y córtalas en trozos más pequeños con ayuda de un cuchillo.
  • Coloca todo en la licuadora y procesa hasta homogeneizar (no es necesario añadir casi agua, puesto que los pepinos son ricos en esta).
  • Sirve y disfruta al momento.

Nota: puedes añadir un poco de aguacate a la preparación para espesarla y hacerla más suave. 

Consideraciones finales

Puedes crear tus propias versiones de estos jugos, con los ingredientes de tu preferencia, en las cantidades que consideres. Aquí solo te damos algunas ideas para empezar.

Ten en cuenta que no es recomendable endulzar estas preparaciones con azúcar u edulcorantes, ya que con ello puedes sobrepasar el consumo de azúcar recomendado según la Organización Mundial de la Salud. En algunos casos puedes usar un toque de miel de abejas o una fruta, pero lo ideal es disfrutar de los sabores de los ingredientes, sin ningún tipo de azúcar añadido. 

Finalmente, te recordamos que ninguna de estas bebidas debe tomarse como sustituto de comidas (ya que esto podría impedir que el organismo obtenga los nutrientes que necesita) o de piezas de fruta enteras (cuyo aporte es fundamental para la salud, en general).