4 maneras de incrementar la fuerza de voluntad

La fuerza de voluntad es aceptar el cambio y adaptarse a lo nuevo. Desarrollar esta aptitud es posible. Establecer una meta y aprovechar las oportunidades ayudan a sostener la autodisciplina.

Hay ocasiones en las que un reto parece ser más grande de lo que creemos. Eso nos lleva a tomar las cosas con pesimismo y  así terminamos bajando los brazos, incluso antes de encararlo.

El miedo es natural y no hay manera de eliminarlo, pero algo sí se puede hacer, y es controlar los nervios. Hacerlo no es tarea sencilla, para nadie lo es. Más no es imposible.

Son esos los momentos en los que la fuerza de voluntad, también conocida como autodisciplina, cobra mucha importancia. Algunos pasos a seguir para fortalecer tu fuerza de voluntad y tu espíritu son los siguientes:

1.Pensar y hacer

libertad-para-pensar

“El control es poder”. Esta frase pertenece al laureado film La Lista de Schindler, dirigida por Steven Spielberg, y puede matizar de la mejor forma lo descrito anteriormente.

Para lograr lo que luce imposible se necesita también fuerza de voluntad.

No solo se trata de convencerse a nivel anímico, se trata de hacerlo. Un amplio espacio separa la capacidad entre decidir y ejecutar. Es muy difícil lograr lo establecido si una no mantiene relación con la otra.

Visita este artículo: Consejos para superar los miedos

2. Nunca dejar de creer

Mujer cuestionando sus creencias

La fuerza de voluntad no es sinónimo de terquedad. No es ir de frente sin un plan para completar una tarea. Tampoco es repetir los errores.

La fuerza de voluntad es aceptar el cambio y adaptarse a lo nuevo. Entender que no todo genera los resultados que esperamos, y aun así seguimos adelante.

Es normal que el ser humano actúe esperando obtener una recompensa a corto plazo; sin embargo, hacerlo con la finalidad de ir más allá y alcanzar el premio mayor es lo que realmente satisface.

Visto de otra forma, puedes elegir entre la carrera de los 100 metros planos o participar en el maratón.

Tener fuerza de voluntad es aceptar los errores pero, tal vez lo más difícil, es dejar a un lado esos pensamientos que atentan contra la propia humanidad. Esos que se producen por el cansancio e invitan a dar por acabado algo que no ha llegado a su fin.

Establecer una meta, hacer ajustes mientras se transita el camino, aprovechar las oportunidades que se presentan y usar alternativas, son herramientas que ayudan a crear y sostener la fuerza de voluntad.

Ir sin voltear a los lados, no perder el enfoque y ser disciplinado es fundamental para alcanzar el éxito.

3. Utiliza el deporte como mejor ejemplo

Mejores deportes para prevenir infartos

Ejemplos de fuerza de voluntad nunca faltan, basta con prestar un poco de atención. Desde situaciones familiares o personales, en las que un ser querido atraviesa un momento difícil y logra salir de él, sirven de autoayuda.

A nivel global, hay figuras de alta talla que también son un fuerte ejemplo de ello. Los deportistas de élite lo son.

Por ejemplo, el futbolista argentino Lionel Messi puede presumir de tener fuerza de voluntad.

Hoy sabemos cuán talentoso es, pero también reconocemos todo lo que hizo para destacar con su estatura en una disciplina de tanto roce físico y contacto. Hoy nadie duda de él, ni de lo que ha logrado.

Su talento es natural, pero él logró desarrollarlo para llevarlo a niveles mucho más altos que el de la competencia.

Sus problemas de crecimiento fueron superados gracias a sus ganas de triunfar, a no dejarse ganar y a ser fuerte. Detectar el problema y enfrentarlo es lo más importante de esto.

Tener talento no es suficiente. Se necesitan las ganas de hacerlo, de apuntar a la meta y buscar la excelencia.

Lee también: Las 7 disciplinas japonesas de la buena salud que te encantará descubrir

4. La paciencia, divino aliado

Paciencia

No lograrlo de buenas a primeras ha hecho que muchos desistan, un error común, pero a la vez lamentable. Las personas se pierden al no tener la confianza suficiente para continuar luchando por lo que quieren.

La meta no tiene que reflejarse en algo de alta exigencia. Hacer dieta es una de ellas. Suprimir los dulces y bebidas que no ayudan al organismo no es tarea fácil, pero tampoco es imposible.

Aquí entra en juego el autocontrol. Verse tentado por hacer algo que rompa con el patrón que se ha seguido es natural, pero es justo en ese instante cuando la mente debe ganar la batalla.

Al final, cuando se alcance el propósito principal, luego de haber vencido cuanto problema se presentara, se crea un precedente. Uno donde el ser humano aprende y sabe que lo vivido anteriormente ya no representa la dificultad que solía aparentar.

Es ahí cuando se sabe que todo valió la pena, cada estrategia y gota de sudor. Es ahí cuando la satisfacción es indescriptible, cuando se entiende que la fuerza de voluntad fue el aliado que nos permitió alcanzar la gloria.

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar