4 mascarillas con sándalo y cúrcuma para distintos problemas de la piel

En función de los ingredientes que incluyamos en nuestras mascarillas de cúrcuma y sándalo podremos aprovechar al máximo sus propiedades para combatir diferentes problemas dérmicos de forma natural en todo tipo de pieles

¿Qué haces para mantener la belleza de tu rostro? ¿Quieres probar algunos remedios que huelan delicioso y aporten excelentes beneficios? En ese caso, aplica las siguientes mascarillas con sándalo y cúrcuma.

Aunque la más común es la cúrcuma, el sándalo tiene efectos muy similares: los dos ingredientes son antifúngicos, antimicrobianos y antibacterianos. Además, ambos son ricos en antioxidantes.

Todas estas características hacen que, al mezclarlos:

  • Reduzcas arrugas
  • Disminuyas las manchas causadas por el sol o por granitos
  • Elimines el acné y sus marcas
  • Reduzcas la inflamación causada por las ojeras
  • Mantengas bajo control el brillo excesivo

Puedes conseguir el sándalo en polvo o en aceite. No obstante, si tienes la piel grasa o mixta deberías evitarlo en aceite.

1. Mascarilla de sándalo y cúrcuma para combatir la piel grasa

Mascarilla de sándalo y cúrcuma para combatir la piel grasa

Aplica la primera de las mascarillas con sándalo y cúrcuma una vez por semana si tu rostro es de piel grasa o en la “zona T” si es mixta. Esta mascarilla también te ayudará a hacer más pequeños los puntos negros.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de sándalo en polvo (5 g)
  • 1 cucharadita de cúrcuma (5 g)
  • 1 cucharada de agua de rosas (15 ml)
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cubito de hielo

Preparación

  • Combina los ingredientes (excepto el cubito de hielo) en un bol pequeño hasta obtener una mezcla homogénea.
  • Aplica la mascarilla sobre tu rostro limpio y seco con ayuda de un pincel.
  • Deja reposar por 20 minutos y enjuaga con agua tibia o fresca.
  • Luego de secar el rostro, pasa un cubito de hielo sobre el rostro para cerrar los poros.

Debido a que la mascarilla contiene limón, es recomendable que prepares la cantidad justa para cubrir tu rostro sin que queden excedentes. Esto se debe a que el jugo de limón se oxida y pierde sus propiedades rápidamente.

Las porciones de esta mascarilla son suficientes para cubrir todo el rostro. No obstante, si quieres crear una capa gruesa, duplica las cantidades indicadas.

Te recomendamos leer: Tratamiento con tomate para la piel grasa y con acné

2. Mascarilla de sándalo y cúrcuma para disminuir ojeras

La segunda de las mascarillas con sándalo y cúrcuma aprovecha ingredientes que por sí solos disminuyen las ojeras. La papa cruda es una opción que puedes aplicar todas las noches si las ojeras son muy notorias.

Aplica esta mascarilla dos veces por semana para optimizar su efecto.

Ingredientes

  • ¼ de papa cruda mediana
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo (5 g)
  • 5 gotas de aceite de sándalo
  • 1 cucharadita de gel de aloe vera frío (5 ml)

Preparación

  • En un bol machaca la papa hasta crear una pasta.
  • Añade el resto de los ingredientes, dejando al final el gel de aloe vera.
  • Combina todos los ingredientes y refrigera por 15 minutos.
  • Aplica la mascarilla sobre la zona que rodea los ojos y cubre con un paño húmedo frío.
  • Deja reposar por 15 minutos o hasta que la mascarilla se caliente.
  • Para terminar, enjuaga con agua fría.

Si prefieres, puedes preparar una mayor cantidad de una sola vez y refrigerar en un recipiente de plástico bien sellado. Esto es muy práctico si tus días son muy ocupados y no tienes tiempo de elaborarlo con regularidad.

3. Mascarilla para piel muy seca

Mascarilla para piel muy seca

La tercera de las mascarillas con sándalo y cúrcuma es perfecta para hidratar y aportar elasticidad a la piel. Aplícala tres veces por semana y podrás olvidarte de usar demasiadas cremas al día.

Eso sí, recuerda consumir suficiente agua al día y bebidas hidratantes como agua de coco, de pepino y gel de aloe vera.

Ingredientes

  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (15 g)
  • 1 cucharada de aceite de sándalo (15 ml)
  • El contenido de una cápsula de colágeno
  • 1 cucharada de gel de aloe vera (15 g)

Preparación

  • Combina todos los ingredientes en un bol o recipiente plástico.
  • Aplica sobre la piel limpia con ayuda de una brocha.
  • Deja reposar por 20 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Seca dando golpecitos en la piel para cerrar los poros.

La mascarilla resultante tendrá mejores características que la crema más cara que hayas podido comprar. Puedes comenzar aplicándola tres veces por semana, durante un mes. Después bastará con aplicarla una vez por semana.

Lee también: 4 exfoliantes de cítricos para combatir la piel seca y las impurezas

4. Para controlar el acné

Para controlar el acné

¿Además de tener cutis graso, lidias con el exceso de acné y puntos negros? En ese caso, aplica la última de las mascarillas con sándalo y cúrcuma.

Estamos seguros de que te encantará su aroma y el resultado, pues en menos de un mes notarás la disminución de acné.

Aplica la mascarilla en cualquier zona del cuerpo que esté siendo afectada por este problema, tan solo necesitarás ajustar las porciones.

Ingredientes

  • 1 cucharadita de infusión de menta (5 ml)
  • 1 cucharadita de infusión de manzanilla (5 ml)
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (15 g)
  • 1 cucharada de sándalo en polvo (15 g)

Preparación

  • Combina todos los ingredientes para formar una pasta y aplícala sobre tu rostro con ayuda de una brocha.
  • Deja reposar por 15 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Usa un paño suave de algodón para secar dando pequeños golpecitos y sella con un cubo de hielo.
Te puede gustar