4 partes del cuerpo que no deberías tocar con las manos

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Maricela Jiménez López el 30 noviembre, 2018
Muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta, pero deberíamos prestar atención y procurar evitar tocar con las manos determinadas zonas del cuerpo, ya que podríamos traspasar las bacterias de un lugar a otro

Seguramente durante tu niñez tu madre se esmeró particularmente en inculcar el hábito de aseo personal, siendo el lavado de las manos uno de los más importantes.  Esto se debe a que a lo largo del día vamos tocando toda clase de cosas que están llenas de bacterias.

Si no mantienes la higiene adecuada, esas bacterias que se acumulan en las manos fácilmente pueden comprometer tu salud cuando no tienes cuidado.

¿Cuáles son las partes del cuerpo que no deberías tocar con las manos? ¿Qué pasa si lo haces? Sigue leyendo, que aquí te lo contamos.

¿Por qué es importante que te laves las manos?

El 15 de octubre fue declarado por la UNICEF como el Día Internacional del Lavado de Manos. Esta iniciativa se puso en marcha con el fin de crear una conciencia sobre la importancia que tiene hacerlo.

Este organismo destacó que son muchas las enfermedades transmitidas al tocar con las manos algunas áreas del cuerpo sin la correcta higiene.lavar las manos

Quizás pienses que tu higiene es la mejor posible y que no corres ningún riesgo porque no estás en contacto con productos tóxicos. Antes de dar esto por cierto, pregúntate si todo lo que tocas está realmente limpio.

Por ejemplo, si todo el día estás en contacto con el ordenador, podrías estar pasando gérmenes entre el teclado, la pantalla y tu boca. No pienses que porque tu oficina es muy limpia todo está solucionado. El aire transmite toda clase de gérmenes y es algo que no puedes controlar.

1. Los ojos

La vista es uno de los sentidos más preciados  y por ello puede resultar muy molesto cuando nos toca batallar con alguna infección. Es común llevarse las manos a los ojos para frotarlos, retirar alguna pestaña o simplemente limpiar algún residuo que nos esté importunando. Sin embargo, los ojos pueden contraer infecciones fuertes al tocarlos con las manos sucias.

Sabemos que la mayoría de las veces cometes el error de tocar con las manos estos órganos, casi sin darte cuenta. Algunas de las recomendaciones que nunca debes pasar por alto son:

  • Lavarte las manos antes de tocar los ojos.
  • Usar un pañuelo desechable si necesitas secar una lágrima o ayudarte a sacar una pestaña.
  • Evitar introducir cualquier clase de elemento extraño.

Cuidados especiales si usas lentes de contacto

quitar lente de contacto

  • Nunca debes tocar con las manos el ojo de forma directa si no las has lavado antes con jabón neutro y agua.
  • Es recomendable que aprendas a retirar estas lentes con mucho cuidado. Pide a tu oftalmólogo que te enseñe la forma correcta de ponerlas y retirarlas.

Es común que, al llegar de casa tras un día de mucho trabajo, te sientas tan cansado que solo desees quitarte las lentillas. Lo que no deberías hacer bajo ninguna circunstancia es pasar por alto la limpieza.Esto se debe a que el líquido limpiador de impurezas donde guardamos los lentes de contacto no elimina todos los gérmenes. Solo limpian de forma superficial.

Cuando te laves las manos para quitar las lentes de contacto es importante que uses jabón neutro de barra y agua tibia. Los jabones líquidos suelen dejar una capa protectora compuesta por químicos, por lo que pueden quedar residuos en las lentes. Con el paso del tiempo, estos se van acumulando y tus lentes de contacto durarán menos tiempo del que deberían.

Te interesa:7 cuidados básicos para la higiene de los ojos

2. Zona íntima

Mujer que sufre infecciones vaginales

Está claro que la zona íntima es un lugar sensible y es importante que, antes de tocarla con las manos, te asegures de mantener la higiene. El riesgo de tocar esta zona con las manos sucias es que los gérmenes puedes ocasionar una infección.

Ya por sí misma, esta área es húmeda y está repleta de su propio ecosistema que al contacto con otras bacterias puede ocasionar problemas graves. Un error muy común que cometen las mujeres es tratar de lavar esta área con jabón, agua y champús vaginales.

Te recomendamos limitar el uso de agua y jabón al mínimo y evitar por completo los champús vaginales.

3. Los oídos

No debes tocar con las manos tus oídos, ni rascarlos con las uñas. Estas dos acciones pueden causar lesiones internas que, con el tiempo, pueden derivar en infecciones.  En primer lugar, recuerda que el oído tiene cera, la cual sirve para evitar el paso de bacterias.

Por lo tanto, no deberías tratar de eliminar toda esa cera. En caso de que sientas que tienes demasiada, acude con un otorrinolaringólogo, que es quien podrá valorar tu caso. Te ayudará a eliminar los excesos de cera sin problemas y con los métodos más seguros e higiénicos.

Te interesa: 5 productos naturales para limpiar los oídos

4. El rostro

Evita tocar con las manos el rostro. Sabemos que es algo que se hace casi siempre de forma involuntaria, pero debes aprender a evitarlo tanto como sea posible. Los motivos de esta recomendación son muy variados. El primero de ellos es que, al tocar la zona, estás llevando residuos de las manos a la piel de la cara.tocar tu cara

Si no mantienes la higiene correcta, los poros de la piel se pueden obstruir fácilmente. Esto ocasiona los molestos granitos, espinillas y zonas rojas en la piel. El único momento en que debes tocar con la manos el rostro es cuando vayas a lavarlo y antes ya te hayas lavado previamente las manos.

Según se puede ver, tocar con las manos distintas zonas del cuerpo puede traer problemas que van de leves a graves.  Toma nota y evítalos tanto como sea posible.

  • Carreño. (2017). La higiene personal. Scielo.
  • Jimenez Sesma M L, & Pardo Villacastillo, V. (2008). El impacto actual del lavado de manos.
  • Lacasa Maseri, S., Lacasa Maseri, A., Gutiérrez Olid, M., Ledesma Albarrán, J. M., Núñez Cuadros, E., & Urda Cardona, A. (2012). El lavado de manos: ¿una recomendación atendida? Pediatria de Atencion Primaria. https://doi.org/10.4321/S1139-76322012000400007