4 posturas que facilitan la práctica del sexo anal

19 Octubre, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la filósofa y sexóloga Isbelia Esther Farías López
El sexo anal resulta doloroso y peligroso cuando no se tienen en cuenta ciertas medidas, como la estimulación previa y una buena higiene, por ejemplo. 

El sexo anal, a pesar de ser algo muy común, continúa rodeado de todo tipo de prejuicios y mitos. Por ello, muchas personas consideran que es dolorosa en todos los casos, sin tener en cuenta que el dolor no necesariamente tiene por qué ser algo constante.

Para disfrutar de las relaciones sexuales de una manera segura, es necesario tener cierta información que permita tomar decisiones acertadas sobre ellas. A continuación, detallamos 5 posturas que facilitan esta práctica para que sea totalmente placentera. ¡Toma nota!

El sexo anal consiste en la introducción del pene en el ano y el recto de la pareja. Se trata de una actividad que puede brindar mucho placer si se tienen en cuenta ciertas medidas y cuidados, como, por ejemplo:

  • Mantener una buena higiene.
  • Estimular a la pareja previamente.
  • Utilizar lubricantes apropiados.
  • Utilizar protección.
  • No realizar fricción de manera brusca.

Si lo has intentado y encuentras que es muy doloroso, ten en cuenta estos consejos y las posturas que te recomendamos a continuación para tener una experiencia más placentera. No olvides que es fundamental hacerlo de una manera segura.

Lee también: Mitos y verdades sobre el sexo anal

1. La cuchara

Pareja durmiendo de lado, postura de la cucharita.

Esta postura, además de ser muy romántica, facilita la penetración. Para que la práctica resulte más placentera es importante que vaya acompañada de una masturbación. Así, la musculatura anal se relaja y el acto no produce dolor.

¿Cómo hacerla?

  • Los dos deben tumbarse hacia el mismo lado y, quien vaya a ser penetrado, debe quedar dándole la espalda al otro miembro de la pareja.
  • A continuación, realiza la masturbación.
  • Cuando la persona se sienta preparada, se puede iniciar la penetración suavemente.

2. El sometido

El sometido es otra postura que suele ser muy cómoda para esta práctica. Como su nombre lo indica, quien es penetrado tendrá la responsabilidad de dirigir el ritmo del acto y el otro se dejará llevar por los movimientos de su pareja.

¿Cómo hacerla?

  • El hombre se tumba boca arriba en la cama dejando su cuerpo completamente estirado.
  • La mujer se sienta encima de él dándole la espalda y apoya sus manos en las piernas de su pareja para marcar el ritmo de la penetración.
  • El hombre podrá tomarla de las caderas para acompañar sus movimientos y acariciar su trasero y espalda.

3. La cabalgata

Postura del perrito para practicar sexo anal.

Del mismo modo, la postura de ‘la cabalgata’ es una de las mejores para evitar molestias a la hora de practicar el sexo anal. En esta posición, se puede dejar volar la imaginación ya que las miradas no se encuentran. Para hacerla más sensual, pueden utilizar una venda en los ojos.

¿Cómo hacerla?

  • Ambos tendrán que acomodarse sobre una superficie en la que puedan sentarse y apoyar los pies en el suelo de manera cómoda.
  • Quien vaya a ser penetrado deberá sentarse encima de su pareja, dándole la espalda.
  • Con los pies apoyados en el suelo, quien vaya a ser penetrado podrá inclinarse un poco hacia delante para iniciar la penetración de una manera fácil.

Quizá te interese: Hablar de sexo: ¿por qué es tan difícil?

4. El tornillo

Esta es, quizás, una postura no tan común a la hora del zexo anal y, al principio, puede ser un poco difícil de realizar. Sin embargo, verás que con la práctica, puede generarle un gran placer a ambos, sobre todo, porque facilita la penetración.

¿Cómo hacerla?

  • Quien vaya a penetrar debe quedarse de pie, fuera de la cama.
  • La otra persona debe acostarse de manera fetal, colocando las nalgas lo más próximo al borde de la cama donde está la pareja. Para facilitar la posición, lo mejor es dejar las piernas juntas.
  • Quien penetre marcará el ritmo de la penetración con suavidad y delicadeza.

El sexo anal es una práctica que no tiene por qué resultar dolorosa si se ponen en práctica una serie de medidas. Además, si se realiza con delicadeza y con conciencia, puede resultar muy placentera para ambos; lo cual puede ayudar a disfrutar en la cama y, a su vez, fortalecer la relación de pareja.

  • McBride, K. R., & Fortenberry, J. D. (2010). Heterosexual anal sexuality and anal sex behaviors: A review. Journal of Sex Research. https://doi.org/10.1080/00224490903402538
  • Cherie, A., & Berhane, Y. (2012). Oral and anal sex practices among high school youth in Addis Ababa, Ethiopia. BMC Public Health. https://doi.org/10.1186/1471-2458-12-5
  • https://www.avert.org/sex-stis/how-to-have-sex/anal-sex