4 posturas que facilitan la práctica del sexo anal

Laura Matos · 19 abril, 2018
Deja atrás los tabúes, olvídate del dolor y descubre 4 posiciones con las que practicar el sexo anal solo provocará un gran placer tanto al hombre como a la mujer.

Mantener relaciones sexuales, concretamente sexo anal, es una práctica rodeada de estigmas, especialmente por los dolores que puede conllevar.

El sexo anal es una práctica sexual en la que se introduce el pene, o un juguete sexual en el caso de referirnos a la masturbación anal, en el ano y en el recto de la pareja. Generalmente, el esfínter está cerrado, de modo que la práctica sí puede resultar dolorosa si previamente no se ha distendido el músculo. 

En realidad, el sexo anal no está exento de riesgos. Esto se debe a que la mucosa rectal tiene una función absorbente, algo que puede aumentar ante una penetración fuerte. En algunos casos se pueden generarse heridas pequeñas en la zona y  hemorragias. Además, la mucosa es sensible y un lugar favorecedor al incremento de infecciones.

Sin embargo, si se toman determinadas precauciones, como mantener una buena higiene, utilizar lubricantes, y masturbar previamente a la pareja, la práctica puede resultar muy placentera. A continuación, desarrollamos 5 posturas que facilitan la práctica del sexo anal.

 

Después del sexo

Ver también: 5 posturas para practicar sexo anal

1. La cuchara como postura para realizar sexo anal

Para que la práctica resulte placentera a la pareja, es importante que la penetración vaya acompañada de la masturbación. Como se ha mencionado anteriormente, así se consigue que la musculatura anal se relaje, y se mejora la penetración anal.

Además, existen ciertas posturas a través de las cuales es más cómodo tener sexo anal. También llamada el molde, esta posición es de una de las más recomendadas.

¿Cómo hacerla?

  1. Los dos deben tumbarse hacia el mismo lado y quien vaya a ser penetrado debe quedar dándole la espalda al otro miembro de la pareja.
  2. Es importante estimular a la pareja a través de la masturbación antes de realizar el acto.
  3. Cuando la persona se sienta preparada, se puede iniciar la penetración suavemente.

2. El sometido

El sometido es otra postura que suele ser muy recomendada.Como el nombre indica, quien es penetrado tendrá la capacidad de dirigir el ritmo del acto.

¿Cómo hacerla?

  1. El hombre se tumba boca arriba en la cama dejando su cuerpo completamente estirado.
  2. La mujer se sienta encima de él dándole la espalda.
  3. La mujer apoya sus manos en las piernas de su pareja y va marcando el ritmo de la penetración.
  4. El hombre podrá tomarla de las caderas para acompañar sus movimientos y acariciar su trasero y espalda.

3. La doma

Postura del perrito para practicar sexo anal.

Del mismo modo, es recomendable la postura de La doma. Está indicada para que la pareja evite molestias.

¿Cómo hacerla?

  1. Ambos tendrán que acomodarse sobre una superficie en la que puedan sentarse y apoyar los pies en el suelo de manera cómoda.
  2. Quien vaya a ser penetrado deberá sentarse encima de su pareja, dándole la espalda.
  3. Con los pies apoyados en el suelo, quien vaya a ser penetrado podrá inclinarse un poco hacia delante para iniciar la penetración y dejar que el pene entre hasta donde la persona quiera.

Lee también: Mitos y verdades sobre el sexo anal

4. El tornillo

Esta es quizás una postura poco conocida, pero también puede generarle un gran placer a ambos miembros de la pareja.

¿Cómo hacerla?

  1. Quien vaya a ser penetrado debe tumbarse boca arriba en la cama, colocando su trasero en el borde de la misma.
  2. Del mismo modo, esta persona llevará hacia un lado sus caderas y sus piernas, para que su pareja pueda iniciar la penetración.
  3. Quien penetre marcará el ritmo de la penetración con suavidad y delicadeza.
Mejores posturas sexuales para gays.

El sexo anal, como ocurre con las prácticas sexuales en general, es una buena forma para fortalecer la relación de pareja y es un mito la creencia deque siempre vaya a doler. Habitualmente, el dolor suele presentarse cuando el cuerpo quiere manifestar que no está bien relajado o requiere más suavidad.

Las terminaciones nerviosas que se ponen en juego durante el acto sexual incluyen el ano. Por ende, existen razones fisiológicas que hacen que el sexo anal resulte placentero.