4 posturas para que el sexo anal no duela

Deja atrás los tabúes, olvídate del dolor y descubre 4 posiciones con las que practicar el sexo anal solo provocará un gran placer tanto al hombre como a la mujer.

¿Tu pareja te ha pedido tener sexo anal? ¿Quieres experimentar algo nuevo? ¿Los has practicado, pero no te ha resultado nada placentero? En este artículo te mostramos 4 posturas para que el sexo anal no duela.

El tener relaciones sexuales por detrás es una práctica rodeada de muchos estigmas, pero que causa molestia es lo que más asusta.

El sexo por detrás ha estado rodeado de muchos mitos, incluso que produce afecciones físicas, que es antinatural o que quienes lo practican tienen alguna desviación sexual. Pero, sin duda, el dolor es el elemento que más asusta.

Sin embargo, cada vez nos animamos más a hablar del tema. Y lo estamos viendo como una práctica menos complicada, tanto dentro como fuera de la cama.

Posturas para que el sexo anal no duela

¿Cuántas veces te han propuesto tener sexo anal? Seguramente, muchas ¿Y cuántas veces has accedido? Probablemente, pocas o ninguna. Si estás decidida a hacerlo es importante que conozcas las 4 posturas para que el sexo anal no duela.

Ver también: 5 posturas para practicar sexo anal

1. La cuchara

Descubre la posición de cuchara.

También llamada “El molde”, se trata de la posición más recomendada. Es especial si estás probando la práctica del sexo anal por primera vez.

¿Cómo hacerla?

  1. Los dos deben tumbarse hacia el mismo lado y la mujer debe quedar dándole la espalda al hombre.
  2. El hombre estimula otras zonas erógenas femeninas, como el clítoris y los senos. Así, favorece la lubricación y el placer de la mujer.
  3. La mujer se relaja con cariñosos besos por el cuello y los hombros, y relaja su ano.
  4. El hombre comienza a penetrarla suavemente.

2. El sometido

Es otra de las posturas sugeridas para disfrutar y, como bien indica su nombre, el hombre se mantiene completamente bajo el control de la mujer.

¿Cómo hacerla?

  1. El hombre se tumba boca arriba en la cama dejando su cuerpo completamente estirado.
  2. La mujer se sienta encima de él dándole la espalda.
  3. La mujer apoya sus manos en las piernas de su pareja y va marcando el ritmo de la penetración.
  4. El hombre podrá tomarla de las caderas para acompañar sus movimientos y acariciar su trasero y espalda.

3. La doma

Postura del perrito para practicar sexo anal.

Los que se inician en el sexo anal también pueden recurrir a la postura de “La doma”. Está indicada para que la mujer evite grandes molestias.

¿Cómo hacerla?

  1. Ambos tendrán que acomodarse sobre una superficie en la que puedan sentarse y apoyar los pies en el suelo de manera cómoda.
  2. Ella deberá sentarse encima de él dándole la espalda.
  3. Con los pies apoyados en el suelo, podrá inclinarse un poco hacia delante para iniciar la penetración y dejar que el pene entre hasta donde ella quiera.
  4. Ella tendrá el control absoluto del ritmo de la penetración.

Lee también: Mitos y verdades sobre el sexo anal

4. El tornillo

Esta es quizás una postura poco conocida, pero también puede generarle un gran placer tanto al hombre como a la mujer.

¿Cómo hacerla?

  1. La mujer debe tumbarse boca arriba en la cama colocando su trasero en el borde de la misma.
  2. Ella llevará hacia un lado sus caderas y sus piernas para que el hombre pueda iniciar la penetración.
  3. El hombre marcará el ritmo de la penetración con suavidad y delicadeza.

Otros consejos clave

Además de saber cuáles son las mejores posturas para el sexo anal, es muy importante tener en cuenta los siguientes consejos para conseguir gozar y evitar incomodidades durante el acto sexual:

  • Tener una buena comunicación con la pareja.
  • Permanecer relajados.
  • Usar un lubricante a base de agua.
  • Utilizar un dilatador anal.
  • Practicar juegos preliminares que impliquen la estimulación del ano es importante.
  • Usar preservativos.
  • Tener una higiene adecuada.
  • Evitar movimientos bruscos durante la penetración.

Las buenas noticias del sexo anal

Mitos y verdades de practicar sexo anal.

El sexo anal es una buena técnica para fortalecer la relación de pareja y es un mito que siempre duela. El dolor solo se presenta cuando el cuerpo quiere manifestar que no está bien relajado o requiere más suavidad.

Las terminaciones nerviosas que se ponen en juego durante el acto sexual incluyen el ano. Por ende, existen razones fisiológicas que hacen que el sexo anal resulte placentero.

Con besos, caricias y hasta lamidas, así como con los códigos de complicidad entre la pareja y poniendo en práctica las 4 posturas para que el sexo anal no duela, puedes deleitar increíbles encuentros ¡Inténtalo!

Categorías: Sexo Etiquetas:
Te puede gustar