4 posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis

Flexibilidad y relajación son parte de las ventajas que ofrecen los ejercicios de estiramiento, pero si lo que buscas es cuidar la salud de tu pelvis, el yoga es tu mejor opción

Cuando de yoga se trata, los beneficios para todos los músculos y partes del cuerpo salen a relucir, pues no existen posiciones que dejen en el olvido a alguna región anatómica.

Por su parte, unos de los movimientos y posturas que más se logran aprovechar en el yoga son aquellos que ayudan a cuidar la salud de tu pelvis.

Estos incrementan la flexibilidad y colaboran reduciendo las probabilidades de enfermedades crónicas que la pueden afectar y limitar los movimientos después de cierta edad.

¿Qué beneficios se obtienen con el yoga?

  • Flexibilidad
  • Concentración
  • Liberar el estrés
  • Relajar los músculos
  • Ayudar a meditar

Ahora conocerás cuáles son las 5 posturas de yoga en las que tu pelvis tendrá participación y con ello, una salud envidiable, independientemente de la edad y de la poca flexibilidad con la que puedas estar empezando.

Recuerda que nunca es tarde para empezar a cuidarte.

También te interesará leer: 5 ejercicios para mantenerte en forma desde cualquier lugar

5 posturas de yoga para cuidar la salud de tu pelvis

Postura 1: Upavistha Konasana

Upavistha Konasana

Esta postura se traduce en flexión sentada hacia adelante.

Puede que la hayas visto en películas o en programas donde practican este ejercicio, ya que es una de las más sencillas de hacer para cuidar la salud de tu pelvis, así como una de las que dejan resultados desde la primera vez.

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate con la espalda erguida completamente y ve separando ambas piernas entre una y otra a gran distancia, todo lo que puedas.
  • Una vez que estés en esta posición, sin dejar de mantenerte con la espalda derecha, desciende hacia adelante intentando llegar al suelo y tocarlo con la frente.
  • El paso final es tocar tus dedos de los pies con las manos. Quédate allí por 2 minutos y, con el pasar de los días, ve aumentándole el tiempo.Es la mejor forma de empezar por la capacidad de estiramiento que ofrece.

Postura 2: Baddha Konasana

Baddha Konasana

Esta, por su parte, es de las posturas que ofrece un estiramiento máximo para que todo el cuerpo se relaje y la longitud de las piernas sea guiada por la pelvis.

Esta mantendrá una posición de flexibilidad completa, ayudando al movimiento constante de la articulación.

¿Cómo hacerla?

  • Siéntate con la espalda lo más erguida posible y procede a juntar los talones a la altura de la articulación de la cadera.
  • Una vez que has alcanzado la posición máxima, toma los tobillos con ambas manos y haz que las rodillas lleguen a tocar el suelo, al mismo tiempo que estiras las piernas hacia arriba.

Postura 3: Utkatasana

Utkatasana

Esta posición de yoga también se denomina “la silla” y es una de las que requiere mayor concentración.

Además de ser una de las que requiere una amplia resistencia física, también es de las posturas que colabora en la salud de tu pelvis, más aún si la practicas con bastante frecuencia.

Te recomendamos leer: 3 rutinas para adelgazar tus brazos ¡Te encantarán!

¿Cómo hacerla?

  • En posición de pie, al ras del suelo, coloca la espalda lo más erguida que puedas.
  • Seguidamente, estira los brazos hacia la parte frontal de tu cuerpo, de manera de crear un ángulo de 90 grados.
  • Al mismo tiempo, y sin doblar el dorso de tu espalda, realiza el movimiento similar a como si te estuvieras sentando.
  • Intenta llegar lo más abajo posible, manteniendo la postura por un tiempo de 15 respiraciones.

Postura 4: Ananda Balasana

Ananda Balasana

La postura del bebé no solo es un ejercicio cómodo para tus articulaciones, sino también un movimiento que incrementa la flexibilidad de las caderas.

Es ideal para cuidar de la salud de tu pelvis, especialmente si hay condiciones crónicas como artrosis.

¿Cómo hacerla?

  • Esta postura se realiza en posición tumbada boca arriba.
  • Sube las piernas hasta que las rodillas estén en contacto directo con el pecho.
  • Seguidamente, toma los dedos de tus pies y deja estirar las piernas hasta que queden completamente rectas en el aire.

No es necesario que las rodillas queden completamente estiradas, pues puedes dejarlas levemente flexionadas para que no vayas sintiendo dolor durante cada respiración.

  • Es ideal que esta postura la mantengas alrededor de cinco respiraciones y los beneficios los percibirás al instante.

Pon en práctica todas estas posturas y empieza a tener tu pelvis sana y con toda la movilidad que estabas buscando.

Te puede gustar