4 razones para no conformarse en una relación de pareja

Raquel Aldana · 31 mayo, 2015
Aunque el mundo se empeñe en clasificarnos en función de nuestro estado civil, no debes dejar que las circunstancias te empujen a llevar una vida que no quieres. Tú decides, no lo olvides

Conformarse es uno de los verbos más feos que existen. Es una palabra dolorosa y que cuesta pronunciar, pues expresa que hemos dejado de luchar, de tener ideales y de buscar lo que nos hace felices. En definitiva, significa que hemos dejado de trabajar al lado de nuestra ilusión.

Tristemente, esto es algo que suele ocurrir en las relaciones de pareja. Nos rendimos, nos damos por vencidos y, como consecuencia, nos conformamos ante situaciones por las que no deberíamos pasar.

Es algo básico: para que una relación perdure nuestros intercambios tienen que producirse desde al afecto, la comprensión y la confianza. A veces nos olvidamos de todo ello y la rutina nos permite relajarnos en ciertas muestras de amor, de respeto y de consideración mutuas que nunca deberíamos dejar desaparecer.

Pero lo cierto es que, a veces, tenemos muca prisa por resolver situaciones conflictivas y “volver a la normalidad”, aunque eso signifique pasar por el aro. Si a eso le unimos que las personas exigentes están mal vistas por la sociedad, tendremos una perfecta bomba de la que explotará conformidad.

Luego está eso de “los relojes biológicos”, “los solterones”, “el matrimonio en la edad adulta” y la importancia de encontrar a “nuestra media naranja” que nos obliga a emparejarnos a la desesperada.

Ante estos dilemas, no es extraño que nos precipitemos antes de encontrar a nuestra combinación perfecta. Pero hoy os vamos a traer unas cuantas razones a través de las que comprenderéis que, estéis o no dentro de una relación, no tenéis que renunciar a lo que os hace sentir plenamente bien.

1

1. El miedo a estar solo puede desordenar nuestras prioridades

Estamos convencidos de que no tener acompañantes en la vida es algo aterrador. De hecho, hay pocas cosas que nos inunden más de tristeza y compasión que observar a una persona en soledad.

No sabemos (o no queremos) contemplar la posibilidad de no tener pareja, de caminar solos por la vida; por eso, nos asusta la gente que prefiere agarrarse a su propia mano.

Es muy común que pensemos que “se nos está pasando el arroz, el tren o el momento de encontrar al amor de nuestra vida” o que “cuanto más mayores seamos, más difícil será encontrar a alguien”.

La necesidad y el miedo a estar solos se intuyen fácilmente, pues nos llevan a buscar a la desesperada una pareja que nos ayude a suplir esas carencias afectivas y vitales que parece que se nos plantean.

Nuestras relaciones no se nutren de necesidad, sino de preferencia.

Es comprensible que busquemos establecer contactos íntimos, pues somos animales sociales y sentimos de manera natural la necesidad de afiliación. Sin embargo, cuando el miedo a estar solos nos impulsa a comenzar una relación de pareja, terminaremos eligiendo relaciones perecederas, que nos deprimen y que, incluso, nos hacen vulnerables.

2. Estar soltero tiene muchas ventajas

Lo cierto es que tener como compañía a uno mismo ayuda a discernir lo que se quiere y lo que no en la vida, así como a respetarse y defenderse.

La soltería está llena de desventajas por los prejuicios que la rodean. Se presupone que si estás soltero eres una persona inadaptada, inmadura y egoísta. Como es obvio, esto es totalmente erróneo, injusto y, en gran parte, discriminativo.

El sometimiento de la sociedad a los solteros llega hasta tal punto que, por ejemplo, es mucho más complicado obtener un crédito bancario soltero que en matrimonio.

soledad

Sin embargo, la soltería se trata de un estado temporal o de una opción de vida; algo que, por su parte, nos ofrece la posibilidad de crear fuertes lazos con nuestras amistades, dedicarnos a nosotros mismos en profundidad, cultivar nuestras aficiones, etc.

Como consecuencia, es probable que generemos una mayor autoestima y un mayor sentido de la identidad que nos facilite la elección de nuestra pareja sin ser esclavos de las expectativas y los ideales.

3. Esperar al amor verdadero es un riesgo que merece la pena asumir

Es verdad, esperar un amor verdadero es arriesgado. Sin embargo, el precio que tenemos que pagar por conformarnos con cualquier amor es demasiado alto.

Conformarse con una relación infeliz porque ya has invertido mucho en ella es como seguir invirtiendo en una empresa que está destinada a la quiebra. Vas a perder algo valioso, es inevitable, pero es que lo que está en juego eres tú y tu felicidad. ¿Merece la pena? Como es obvio, cualquiera en su sano juicio diría que no.

Por lo tanto, piensa si lo que te une es el miedo a la soledad, la intolerancia a la incertidumbre, la aversión al riesgo y a la pérdida o el ideal de amor romántico.

4. Aceptar al otro tal y como es no implica conformarse

Todos tenemos virtudes y defectos y, como tales, quien nos quiera nos aceptará. Generalmente, somos demasiado perfeccionistas acerca de las cualidades que deseamos en nuestra pareja. Como consecuencia, podemos llegar a rechazar a parejas potenciales por razones meramente superficiales.

feseffg

No ser demasiado alto no será tan importante, a la larga, como ser una persona bondadosa. Sin embargo, no tener en cuenta esos “defectos” no significa tener que conformarnos, sino que el amor consiste en ver a esa persona de manera completa.

No somos ni un montón de defectos ni un montón de virtudes, sino que somos un gran paisaje para contemplar. Lo que tenemos que hacer es valorar si con esa persona nos sentimos bien, a gusto y felices.

Somos seres completos, no medias naranjas

La soledad elegida es grandiosa porque te ayuda a conocerte a ti mismo, a valorarte y a confiar en ti como burbuja de protección. No es necesario no tener pareja para elegir la soledad, puedes tener una vida relacional totalmente plena pero necesitar reservarte unos minutos al día o a la semana para ti.

En definitiva, se trata de gozar de momentos de intimidad más que de soledad. Y no solo es una opción, sino que resulta verdaderamente recomendable para todo el mundo.

Sin duda, a pesar de lo que la sociedad nos dice, acompañarnos a nosotros mismos es algo extraordinariamente deseable y, desde luego, la única vía para alcanzar el equilibrio interior. Y esto es mucho más importante si aún estamos esperando la llegada de un gran amor.

Fuente: Juliana Breines. 4 Reasons Not to Settle in a Relationship.