4 recetas con frutos secos que debes probar

Maite Córdova · 23 julio, 2018
Los frutos secos son la opción ideal para darle un toque dulce a tus recetas saladas y conseguir un sabor único y original.

Las comidas con frutos secos son uno de esos pequeños, pero a la vez grandes, placeres que podemos disfrutar cada vez que lo deseemos. Muchas veces, estos platos se suelen reservar para las ocasiones especiales, dado que lucen refinados y son suculentos. Sin embargo, convendría reservarlos menos para los festejos e incorporarlos más a menudo a nuestra alimentación diaria.

En líneas generales, los frutos secos contienen una gran cantidad de nutrientes que fortalecen nuestra salud. Y, al contener una mínima cantidad de carbohidratos, no contribuyen al aumento de peso de una forma significativa.

Así pues, todas las personas pueden comerlos con tranquilidad.

Ensalada de pavo y manzana con frutos secos

Ingredientes (para 2 o 3 comensales)

  • 1 paquete de espinacas (500 g)
  • 2 manzanas rojas
  • 1 taza de frutos secos mixtos (150 g)
  • ¼ taza de queso de cabra (50 g)
  • 1 taza de mortadela de pavo (150 g)
  • Condimentos: mostaza dulce, pimienta negra, sal, aceite de oliva.

Preparación

  1. Lavamos y escurrimos bien las espinacas. Luego, las colocamos en una ensaladera y reservamos.
  2. Picamos las manzanas en julianas (sin quitarles la piel). 
  3. Aparte, preparamos la vinagreta con la mostaza dulce, aceite de oliva, sal y pimienta negra. Removemos bien todos los ingredientes con una cuchara y reservamos.
  4. Cortamos la mortadela de pavo en dados pequeños y los esparcimos sobre las espinacas.
  5. A continuación, cortamos el queso de cabra en rodajas más o menos finas y lo añadimos a las espinacas.
  6. Vertemos la vinagreta por encima y removemos para mezclar todos los ingredientes. Y, ¡listo!

Cuscús con frutos secos y cebolla morada

Ingredientes (para 2 o 3 comensales)

  • Aceite de oliva
  • ½ cebolla morada
  • Condimentos: sal marina
  • 2 tazas de cuscús (200 g)
  • 1 calabacín pequeño
  • 2 cucharadas de uvas pasas (30 g)
  • 1 pimiento rojo y 1 verde
  • 2 vasos de caldo de vegetal o de pollo (400 ml)
  • Opcional: tres pimientas, curry, dátiles, orejones de melocotón, semillas de sésamo
  • Mezcla de frutos secos: almendras, cacahuetes, pistachos, avellanas

¿Lo sabías? 10 razones por las que debes comer pistachos

Preparación

  1. Colocamos el caldo de pollo en una olla y procedemos a calentarlo a fuego medio. Una vez comience a hervir, añadimos el cuscús y una cucharada de aceite de oliva. Removemos un par de veces con movimientos lentos y dejamos reposar todo hasta que el cuscús comience a absorber el caldo. Hay que recordar que la cantidad ideal de caldo debe ser siempre, por cada taza de cuscús, dos de caldo.
  2. Una vez veamos que está listo, apagamos el fuego y dejamos enfriar a temperatura ambiente.
  3. Mientras tanto, lavamos y pelamos los calabacines. Luego, procedemos a cortarlos en dados pequeños. Hacemos lo mismo con la cebolla y los pimientos.
  4. Calentamos una sartén a fuego alto, le añadimos un chorro de aceite de oliva y luego incorporamos todos los vegetales cortados en cubos para rehogarlos.
  5. Una vez que la cebolla esté bien dorada, esparcimos un poco de sal marina y frutos secos por todos los vegetales y después de unos 2 o 3 minutos, bajamos el fuego al mínimo. Dejamos que todo se cocine en su propio jugo durante 1 minuto y apagamos el fuego.
  6. Colocamos el cuscús en un bol de vidrio y le añadimos la mezcla de frutos secos y verduras. A continuación removemos todo con una cuchara para conseguir que todos los ingredientes queden bien mezclados.
  7. Finalmente, esparcimos las uvas pasas por encima y servimos.

Carpaccio de calabacín con frutos secos

Ingredientes (para 2 comensales)

  • Aceite de oliva
  • Zumo de limón
  • 3 calabacines verdes
  • 1 ¼ taza de queso parmesano (250 g)
  • 1 taza de almendras fileteadas (150 g)
  • Condimentos: sal, pimienta negra y pimienta de cayena

Descubre: Los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta

Preparación

  1. Pelamos y lavamos los calabacines. Seguidamente, procedemos a trocear cada calabacín en láminas.
  2. Aparte, cortamos el queso parmesano de la misma forma (también se podría rallar).
  3. En un recipiente pequeño, mezclamos el zumo de limón con los condimentos.
  4. Disponemos de las láminas de calabacín en una ensaladera y a cada una, le colocamos una lámina de queso parmesano encima junto con una pequeña cantidad de almendras fileteadas.
  5. Finalmente, bañamos todo con el zumo de limón y los condimentos. Servimos al momento y ¡listo!

Estas recetas con frutos secos se preparan en muy poco tiempo y tienen un sabor, sencillamente, exquisito. Los frutos secos sin duda alguna ayudan a darle un toque no solo crujiente sino también, ligeramente dulce. Así nos permiten disfrutar de las comidas con mucho agrado. ¡Anímate a prepararlas y no te arrepentirás!