4 recetas de cremas nocturnas caseras para tener un rostro perfecto

Dependiendo del tipo de piel, podrías escoger entre estas cremas nocturnas caseras, la que mejor se adapte a tus necesidades. Te sorprenderán los resultados.

El cometido de este artículo es poner a tu disposición algunas recetas de cremas nocturnas caseras para el rostro. No solo son económicas, sino que satisfacen también las expectativas. 

En este sentido, coincidirás con nosotros en que las mejores cremas de noche son aquellas que nutren el cutis con sus antioxidantes. De ellas, se espera que le aporten flexibilidad y brillo a la piel. Sin duda, esto es algo que contribuirá a corregir las manchas y el acné para quienes lo padecen.

Sin embargo, no por costosas, muchas de esas cremas nocturnas dejan de contener químicos que pueden terminar dañando la piel a largo plazo. 

Tal vez te parezca, incluso, un poco rara alguna de las recetas que te revelamos a continuación. Te invitamos, no obstante, a que les des una oportunidad a las cremas nocturnas caseras que aquí te presentamos. Verás que te sorprenden.

1. Crema nocturna de aloe vera, leche y aceite de oliva, para preparar en casa

Crema nocturna de aloe vera, leche y aceite de oliva

La primera de las cremas nocturnas caseras es muy sencilla de preparar. Al ser rica en vitaminas, minerales y aminoácidos esenciales resulta excelente para reducir las ojeras.

El aloe vera es un gran humectante natural que mantiene la piel hidratada sin dejarla grasosa. El ácido láctico de la leche, por su parte, tiene propiedades exfoliantes que le permiten actuar sin irritar la piel.

En conjunto, todos los ingredientes aportan grasas naturales que hidratan en profundidad.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de gel de aloe vera (30 g)
  • 1 cucharada de aceite de oliva (16 g)
  • 2 cucharadas de leche en polvo (30 g)

Preparación

  • Mezcla el gel de aloe vera, la leche y el aceite de oliva hasta obtener una pasta de consistencia uniforme.
  • Lávate la cara y el cuello con un jabón neutro y agua tibia.
  • Aplica la crema en la piel del rostro y masajea circularmente durante algunos minutos hasta que se absorba por completo.
  • Por la mañana, lava tu rostro con jabón neutro y agua tibia para eliminar posibles restos.

Si lo prefieres, prepara bastante crema y guárdala en un recipiente de plástico o cristal bien sellado. No es necesario refrigerarla, aunque hacerlo sí podría contribuir a potenciar la sensación de frescura.

Si te interesa ampliar información sobre este tema, te invitamos a leer también: 3 mascarillas para relajar los ojos y eliminar las ojeras.

2. Crema de aguacate y huevo

Crema de aguacate y huevo

Tal vez la segunda de nuestras cremas nocturnas caseras no te resulte factible de entrada. Sin embargo, insistimos en que le des una oportunidad. Tiene propiedades realmente sorprendentes.

El aguacate contiene ácidos grasos poliinsaturados y monoinsaturados que protegen la piel.

  • Las grasas monoinsaturadas mantienen la capa superior de la piel húmeda para que luzca suave y saludable.
  • Por su parte, los ácidos grasos poliinsaturados protegen del daño solar y contra los síntomas de la sensibilidad e inflamación de la piel.

La yema de huevo cuenta con grasa y colesterol que resultan muy buenos a la hora de tratar la piel dañada y con arrugas. La clara es ideal para humectar la piel y reducir el tamaño de los poros.

Ingredientes

  • ½ aguacate maduro
  • 1 huevo crudo

Preparación

  • Aplasta el aguacate hasta lograr una pasta homogénea.
  • Añade el huevo y mezcla muy bien hasta lograr la consistencia de una crema. Si lo prefieres, usa la licuadora.
  • Aplica la crema con movimientos circulares sobre el rostro limpio.
  • Espera unos minutos para que la crema seque un poco antes de dormir.
  • Enjuaga tu cara a la mañana siguiente con un jabón suave.
  • Usa esta crema 2 veces por semana para obtener una piel hidratada y con menos líneas de expresión.

Recuerda guardar el excedente en un recipiente limpio y con tapa en un lugar fresco y seco. El refrigerador o nevera, por ejemplo, es un sitio ideal.

3. Crema nocturna casera, de naranja y yogur

Crema de naranja y yogur

La tercera de las cremas nocturnas caseras tiene un aroma y consistencia deliciosos. La cáscara de naranja contiene vitamina A, potasio y antioxidantes que combaten la apariencia de cansancio y líneas de expresión.

Por su parte, el yogur, el jugo de limón y la cúrcuma tienen propiedades hidratantes y aclaradoras que complementan a la naranja. Combinados, forman una crema perfecta para pieles maduras.

Ingredientes

  • ralladura de 1 naranja
  • 1 cucharada de cúrcuma en polvo (15 g)
  • ½ taza de yogur natural (100 g)
  • 1 cucharadita de jugo de limón (5 ml)

Preparación

  • En un recipiente, mezcla todos los ingredientes hasta lograr una consistencia cremosa.
  • Lava la cara con un limpiador suave adecuado para tu tipo de piel.
  • Elimina el exceso de agua y aplica una fina capa de crema sobre tu rostro.
  • Déjalo reposar durante 15 minutos y enjuaga o aclara.
  • Si usas esta crema nocturna casera todas las noches obtendrás aún mejores resultados.

Debido a que contiene limón, no es recomendable dejar esta crema toda la noche. Si deseas hacerlo, elimina el jugo de limón. Así, evitarás irritaciones.

¿Quieres conocer más? Lee: 5 mascarillas faciales para un rostro perfecto.

4. Crema de miel y aceite de coco

Crema de miel y aceite de coco

La miel es increíble para la piel gracias a sus propiedades antibacterianas y a la gran cantidad de antioxidantes que posee. El aceite de coco le aporta al conjunto, un aroma delicioso y suavidad, además de antioxidantes.

Ingredientes

  • ½ taza de aceite de coco (100 g)
  • 3 cucharadas de miel (75 g)

Preparación

  • Coloca los ingredientes en un recipiente y mézclalos poco a poco.
  • Calienta la mezcla en el microondas hasta lograr una consistencia líquida.
  • Calienta la crema entre las puntas de los dedos durante unos segundos antes de aplicártela en el rostro.
  • Hazlo por toda la cara y el cuello, describiendo pequeños círculos con el dedo.
  • Deja actuar toda la noche.
  • A la mañana siguiente, enjuaga o aclara con jabón neutro y agua.

Guarda esta crema en un recipiente plástico con tapa. No es necesario que la calientes cada noche. Solo era preciso hacerlo la primera vez, para que se mezclaran bien los ingredientes.

  • Alberts, B. (1992). Biología molecular de la célula. Barcelona: Omega.
  • Green, P. (1979). "Ars Gratia Cultus: Ovid as Beautician", American Journal of Philology, 100 (3): 383. 
  • Guyton, A. C. (2006). Tratado de fisiología médica. Madrid: Elsevier.