Las 4 reglas de la vida según el Tao para alcanzar la paz interior

Valeria Sabater · 9 enero, 2018
Las reglas de la vida del Tao son unas enseñanzas filosóficas y espirituales que nos pueden ayudar a vivir una vida más plena y a alcanzar el bienestar

Las reglas de la vida según el Tao son una guía excepcional para hallar la calma en esta actualidad tan llena de presiones, estrés y también de incertidumbre.

Una de las causas que más afectan a nuestro equilibrio psicológico a día de hoy, más allá de las obligaciones cotidianas, es, sin duda, “el no saber”.

No saber si acabaremos el día cumpliendo todos nuestros objetivos, no saber si el trabajo que tenemos hoy lo mantendremos mañana, no tener claro si el esfuerzo que hacemos en este momento será de utilidad en el futuro.

La incertidumbre y esa mente agotada que suele ir más rápida que la propia vida nos quita poco a poco, salud y felicidad.

Por ello, las enseñanzas del Tao, ese compendio de sabiduría filosófica y espiritual trasmitida por figuras como Lao-Tse o Confuncio, son en la actualidad un buen legado donde inspirarnos, donde hallar esa paz interior a veces perdida.

Reflexionar en sus cuatro principios sobre las reglas de la vida nos permitirá ver las cosas de otro modo. Podremos hacer cambios y hasta focalizar nuestros objetivos en otro tipo de prioridades…

Reglas de la vida del Tao para encontrar la paz interior

lao-tse

El término “Tao” esconde un significado simbólico muy interesante. Hace referencia a un camino, al sendero de la naturaleza o de los cielos.

En esta definición ya se nos evoca la necesidad de hallar ese camino interior con el cual darle un nuevo significado a nuestra existencia.

Ahí donde todo debe disponer de una adecuada armonía, respetando ciclos, aceptando cambios y aprendiendo, a su vez, que vivir es fluir, avanzar sin resistencias.

Veamos a continuación esos cuatro principios que pueden ayudarnos a entenderlo mucho mejor.

Descubre también 4 enseñanzas del Tao para tratar a personas difíciles

1. La felicidad está hecha a la medida de cada quien, nunca es la misma para todos

Pensemos en ello durante un momento: a lo largo de nuestra vida nos han repetido una y otra vez la importancia de ser felices. Es más, no falta quien nos explica cómo se logra tal ideal.

  • Conseguir un buen trabajo, tener pareja, construir una familia, tener una buena casa…
  • Bien, algo que nos revelan gran parte de estas filosofías de raíces orientales es que la felicidad no es un traje, no es un patrón que nos sirva a todos por igual.
  • Cada persona debe hallar su propio sentido de la vida y, en él, aquello que le confiere una felicidad auténtica.
  • Así, es muy posible que a lo que a mí me satisface y me permite sentirme realizado, para otra persona sea poco más que un sinsentido.

Apliquemos un adecuado respeto entre nosotros y seamos capaces de encontrar ese camino vital y personal donde aspirar a un bienestar real.

2. El universo se rinde a una mente en calma

Contribuye a la mente

A menudo nos decimos aquello de que nuestra vida es un caos. Tenemos tantas cosas que hacer, tantas responsabilidades que es imposible hallar un instante de calma entre tanto ruido, entre tanta presión externa…

Otra de las reglas de la vida que nos ofrece el Tao es la referente al equilibrio mental.

  • La calma no está en aquello que nos rodea. Es más, hay personas capaces de experimentar tranquilidad en medio de una ciudad populosa, llena de tráfico y sonidos.
  • La calma está en nuestra mente. Por tanto, si somos capaces de entrenarla y de relajarla, el propio universo estará sintonizado con ese mismo equilibrio.

Algo así podemos lograrlo a través de la meditación. Vale la pena intentarlo.

3. Practica las virtudes de la “perfección”

manos-conteniendo-familia

Las virtudes de la perfección según el Tao son en realidad los principios de la armonía existencial.

Se trata de una serie de dimensiones que nos permitirían dar forma a una vida mucho más significativa, respetuosa a la vez que humilde.

Son las siguientes:

  • Practicar la sinceridad, preocuparnos cada día por ser sinceros con nosotros mismos y con aquellos que nos rodean.
  • La gentileza. Esta práctica no cuesta nada y, sin embargo, se consigue mucho con ella: respeto entre nosotros, valoración por los demás y un principio de bondad enriquecedor con el que todos ganamos.
  • El tercer principio de la perfección es el apoyo, otro elemento que conforma esas reglas de la vida donde favorecer la cohesión entre nosotros, donde ofrecer nuestro apoyo a los demás para invertir en el bienestar colectivo.

4. Vacía tu mente de intereses

Un principio a veces complejo de entender del Tao es la idea de que debemos vaciarnos de intereses, de deseos, de ambiciones.

  • Puede que más de uno vea en ello cierta contradicción. ¿Dónde queda mi sentido de superación si debo renunciar a mis intereses y aspiraciones?
  • Bien, en realidad el Tao lo que nos sugiere es que seamos capaces de abrirnos a la experiencia, de fluir sin resistencias.
  • A veces, estamos tan focalizados en una idea o en una meta, que se nos escapan otras oportunidades, que no vemos cómo, ante nosotros, se abren otras puertas, quizá, más interesantes y acordes a nuestras necesidades.

Para concluir, estamos seguros de que estas reglas para la vida nos habrán hecho pensar. En ocasiones, basta con cambiar el enfoque de nuestro pensamiento para ganar en bienestar, para hallar esa paz interior tan necesaria en estos días.