4 remedios naturales para estimular la circulación sanguínea

20 mayo, 2018
La circulación sanguínea es uno de los trabajos motores más importantes del cuerpo. Su correcta función es fundamental para poder tener una buena calidad de vida

La circulación sanguínea designa el trayecto de la sangre a través del cuerpo. En los seres humanos, la sangre arterial es expulsada desde la parte izquierda del corazón. Después se transporta a los diferentes órganos de nuestro cuerpo.

A continuación, pasa a la red venosa para volver al lado derecho del corazón. La parte derecha del corazón la expulsa hacia los pulmones para que la sangre se oxigene de nuevo. Finalmente vuelve al lado izquierdo del corazón y el ciclo se repite. Además del oxígeno, la circulación sanguínea también permite distribuir a las células los diversos nutrientes que necesitan.

¿Para qué sirve la circulación sanguínea?

El sistema circulatorio tiene varias funciones, sirve para llevar los alimentos y el oxígeno a las células, también para recoger los desechos metabólicos que se han de eliminar después por medio los riñones a través de la orina, y por medio de los pulmones a través del aire exhalado

De toda esta labor se encarga la sangre que está circulando constantemente. Además, el aparato circulatorio tiene otras funciones destacadas. Interviene en las defensas del organismo, regula la temperatura corporal y también transporta hormonas.

¿Por qué es importante estimular la circulación sanguínea?

Una correcta circulación sanguínea nos asegura la distribución de la sangre y nutrientes por todo el cuerpo y órganos. Además:

  • Mejora la temperatura corporal.
  • Se disminuye o desaparece las posibilidades de padecer un problema cardiovascular.
  • Disminuye el desgaste del corazón.
  • Se previenen problemas de varices.

Para favorecer la circulación y evitar complicaciones de salud podemos aprovechar las propiedades de algunos remedios e ingredientes naturales.

1. Té verde

té verde y té negro

El té verde es rico en antioxidantes que nos ayudarán a relajar las arterias y progresar la circulación. Se asocia con un incremento en los niveles de óxido nítrico, un potente vasodilatador. Además, ayuda a ensanchar los vasos sanguíneos, lo que aumenta el flujo de sangre.

Ingredientes

  • 1 bolsa de té verde (2,5 g)
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentaremos el agua a fuego moderado hasta que llegue a ebullición.
  • Cuando esté hirviendo, apagaremos el fuego.
  • Pondremos 1 bolsa de té en un vaso o taza y añadiremos el agua.
  • Dejaremos reposar unos minutos y beberemos.

2. Infusión de ajo para mejorar la circulación 

La presencia de componentes sulfurosos, así como la alicina y el ajoeno, la hace muy importante a la hora de otorgar a esta planta propiedades antitrombóticas. Así, resulta ser muy adecuada para fluidificar la circulación sanguínea.

Ingredientes

  • 2 dientes de ajo
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • En primer lugar, pondremos a calentar el agua.
  • Mientras llega a ebullición, machacaremos los ajos.
  • Cuando hierva, añadiremos los ajos y dejaremos infusionar durante unos minutos.
  • A continuación, apagaremos el fuego y dejaremos reposar.
  • Para terminar, lo verteremos en una taza y consumiremos.

3. Infusión de jengibre

Infusión de jengibre

la raíz del jengibre es un alimento con propiedades antiinflamatorias y anticoagulantes que favorecen la correcta circulación de la sangre.

Fluidifica la sangre, previene la formación de trombos y rebaja la tensión arterial, por lo que mejora la circulación sanguínea. El jengibre es de mucha  utilidad para ayudar a prevenir dolencias cardíacas.

Ingredientes

  • 2 raíces de jengibre
  • 1 taza de agua (250 ml)

Preparación

  • Calentaremos el agua junto con las raíces de jengibre hasta que hierva.
  • Cuando llegue a ebullición, apagaremos el fuego y dejaremos reposar unos minutos. 
  • Para terminar, vertemos la infusión en una taza o vaso y bebemos.

4. Infusión de romero

Una característica del romero para el aumento de energía y memoria proviene de su capacidad por incrementar la circulación, particularmente en la cabeza. El romero calienta y estimula. En otras palabras, hace circular a la sangre.

También se destaca como excelente tónico circulatorio y fortalecedor de la pared de los vasos sanguíneos, por lo que se aplica en casos de circulación periférica insuficiente, espasmos musculares, varices o piernas cansadas.

Ingredientes

  • 1 cucharada de hojas de romero (15 g)
  • 2 tazas de agua (500 ml)

Preparación

  • Calentaremos el agua junto con las hojas de romero hasta que llegue a ebullición.
  • Cuando hierva, apagaremos el fuego y dejaremos reposar un par de minutos.
  • Para terminar, verteremos el contenido en una taza o vaso y lo consumiremos a pequeños sorbos.

Nuestro cuerpo siempre nos exigirá una buena salud para desempeñar las tareas diarias. Con estos remedios naturales de seguro que fortaleceremos nuestra circulación sanguínea para cumplir con nuestros deberes de forma adecuada.

Te puede gustar