4 remedios naturales para la circulación sanguínea

Raquel Lemos Rodríguez·
15 Septiembre, 2020
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo al
13 Diciembre, 2018
Existen remedios naturales para la circulación sanguínea que pueden ayudar a obtener cierto alivio. Descúbrelos a continuación.

Si sientes pesadez, hinchazón y dolores en las piernas por el cansancio a menudo porque sufres de varices o algún otro tipo de problema del sistema circulatorio, entonces debes conocer los siguientes 4 remedios naturales para la circulación sanguínea que vamos a presentarte. Con ellos, no solo aliviarás las molestias, sino que también estimularás el flujo de sangre y maximizarás tu bienestar.

Además de adoptar y mantener buenos hábitos de vida, es crucial que tengas en cuenta las indicaciones de tu médico para que puedas sentirte bien cada día. Por lo tanto, los siguientes remedios son tan solo un complemento.

1. Baño relajante para pies

 

Baño con sales relajantes para pies.

El primero de los remedios naturales para la circulación sanguínea le proporcionará una agradable sensación de descanso a los pies. Si desempeñas un trabajo en el que tengas que estar mucho tiempo de pie, este primer remedio es para ti.

En ocasiones, estar mucho de pie tiene sus consecuencias, pero es difícil de evitar. El malestar se incrementa si llevamos tacones o tenemos que mantenernos en un mismo lugar, relativamente quietos, durante largas horas. Por supuesto, el sedentarismo es también otro de los factores que no ayuda a las piernas.

Para que la circulación no se vea comprometida, tras llegar a casa, podemos poner al fuego agua con salvia y vid roja. Estas dos plantas tienen compuestos que, supuestamente, contribuyen con el alivio de molestias.

Cuando el agua hierva, apagamos el fuego y dejamos reposar durante unos minutos. Después colamos, ponemos el agua en una tina y sumergimos los pies. Si estamos en verano, podemos añadir hielo.

Lee también: 7 tratamientos naturales para la circulación

2. Aprovecha las infusiones

Las infusiones son bebidas naturales que pueden ayudar a hidratar el organismo, estimular la micción, prevenir (o aliviar, según sea el caso) la retención de líquidos y el edema en las piernas. Por ello, se considera que son unas buenas aliadas y una alternativa excelente antes las bebidas industriales.

No hace falta beber grandes cantidades ni dejar de lado el consumo de agua por estas bebidas. Con incluirlas con moderación en la dieta es suficiente y siempre previa autorización del médico.

3. Ginkgo biloba

Taza de té de ginkgo biloba.
La infusión y los extractos de ginkgo biloba contribuyen a incrementar la energía física y mental. Además, promueven el bienestar.

Se dice que el ginkgo biloba es esencial para tratar la mala circulación sanguínea. La razón es que esta planta medicinal hace que los vasos sanguíneos se dilaten, favoreciendo a que la sangre transcurra sin problemas a través de nuestras venas.

Este remedio natural se puede tomar en cápsulas. Estas se pueden encontrar en cualquier tienda de naturopatía o farmacias. Sin embargo, antes de optar por este remedio es importante que lo consultemos con el médico, sobre todo, si estamos embarazadas, tenemos alguna enfermedad grave o sufrimos de insomnio.

Las cápsulas de ginkgo biloba las podemos llevar a cualquier lugar y no requieren ningún tiempo de preparación. Por lo tanto, son ideales para tener siempre encima y consumirlas cuando más lo necesitemos.

Lee: Reduce las varices y los problemas circulatorios con 5 batidos

4. Elige beber zumos naturales, no bebidas industriales

El último de los remedios naturales para la circulación sanguínea es delicioso, sobre todo, en las épocas de más calor. Podemos preparar los zumos con una amplia variedad de frutas, lo que hace que podamos tomar cada día uno diferente. Algunas de las combinaciones más eficaces son las siguientes:

  • Sandía con limón.
  • Zanahoria con apio.
  • Naranja con perejil.
  • Remolacha con naranja.

Al ser naturales, estos zumos los podemos tomar a lo largo del día, con moderación, entre comidas o junto con ellas.

Descubre: 3 bebidas frutales para hidratarse

Evita el sedentarismo y mantente activa

Es necesario que aparte de tener en cuenta los remedios naturales para la circulación sanguínea ya expuestos, adoptes y mantengas buenos hábitos de vida. Entre ellos, hacer algo de ejercicio a diario, independientemente de si pasas mucho tiempo sentado o de pie.

Además de todo esto, te recomendamos consultar con un profesional de la salud para que te indique qué es lo mejor para ti.