4 ruidos que hace tu cuerpo y su significado

Aunque la mayoría de los ruidos que produce nuestro cuerpo no tienen mayor importancia, en caso de ser muy recurrentes o presentarse con otros síntomas es conveniente consultar con el especialista para descartar problemas

Desde la respiración hasta la circulación, día a día puedes escuchar distintos ruidos que hace tu cuerpo. En más de una ocasión habrás escuchado uno o más. Seguramente quisiste saber a qué se debían y si indicaban que algo iba mal en tu cuerpo.

Es importante que tengas presente que son muchas las bibliografías que podemos encontrar donde hablan y tratan de explicar la razón de estos ruidos.  A continuación se ha escogido 4 ruidos que puedes percibir en personas que están a tu alrededor o en ti mismo.

Lo que sí debes saber es que la mayoría de las veces estos ruidos no indican ningún problema.

1. Articulaciones ruidosas

El primero de los ruidos que hace tu cuerpo es el de las articulaciones tronando. Son los ruidos más frecuentes, los llamados estallidos benignos, y pueden ocurrir por varios motivos.

La razón principal es que dentro de tus articulaciones se estire el saco lleno de líquido porque cambias repentinamente de posición. Esto ocurre especialmente después de haber estado un largo rato sin hacer movimientos bruscos. Tres ejemplos son:

  • Cuando te mueves o haces estiramientos al despertar.
  • Cuando aprietas los nudillos de los dedos.
  • Cuando vas a calentar para realizar entrenamientos.

Lo que ocurre es que el cambio de presión genera un volumen que extrae parte de los gases disueltos en el líquido de la articulación. Estos gases forman burbujas que estallan ocasionando que “te crujan los huesos”.

Mientras no sientas dolor cuando ocurra este tipo de ruidos no hay razón para preocuparte. El problema está cuando viene acompañado de inflamación o dolor. En este caso tu cuerpo te está avisando que existe una actividad inusual en la articulación.

Nuestra recomendación en este caso es que acudas lo más antes posible a un especialista.

Si pasas muchas horas sentado o en la misma posición y notas que estos ruidos son constantes, procura moverte cada tanto. Entendemos que tu trabajo puede obligarte a estar frente a la computadora pero, al menos cada hora, levántate y realiza algunos estiramientos.

Ver también: Smoothie especial para desinflamar y calmar el dolor en las articulaciones

2. Eructos

Eructos

El segundo de los ruidos que hace tu cuerpo son los eructos. Un eructo es una expulsión de aire que tiene como propósito liberar gas del estómago y del esófago a través de la boca y la nariz.

Eructar es un proceso normal que se experimenta generalmente después de haber ingerido cualquier tipo de alimentos que provoque la acumulación de aire en el estómago. Este aire estira el estómago y, cuando ya no cabe más, sale por la boca.

¿Cuándo debes contactar con un profesional médico? Cuando los eructos no desaparezcan o vengan acompañados con otro síntoma como náuseas, acidez gástrica o dispepsia.

Sin embargo, es muy poco probable que tus eructos sean síntoma de una complicación mayor.

En la mayoría de los casos basta con llevar una dieta más sana y variada.

3. Estornudos

El tercer de los ruidos que hace tu cuerpo es un mecanismo de defensa de tu aparato respiratorio. A través de este reflejo tu organismo elimina sustancias nocivas que buscan entrar.

Se trata de un acto reflejo convulsivo de explosión súbita y forzada.

Tal vez no lo habías pensado, pero es un impulso que hace trabajar a varias zonas de tu cuerpo como la nariz, la boca, el diafragma, los músculos abdominales o del pecho.

Un estornudo es la forma en la que tu cuerpo te avisa de que las membranas de la nariz y la garganta están irritadas por mantener más del contacto habitual con:

  • Polvo
  • Polen
  • Alimentos condimentados
  • Caspa
  • Talcos
  • Cualquier otro elemento que te genere alergia

También puede deberse a un cambio de clima, a la exposición directa a la luz o a un virus, es decir, un resfriado común.

Aunque el estornudo puede llegar a ser muy molesto no es signo de un problema de salud grave. Solo tienes que evitar el mínimo contacto con sus causas.

4. Flatulencias o gases

Flatulencias o gases

Este es uno de los ruidos más comunes. Sin embargo, suelen resultar muy vergonzosas. Son una mezcla de gases formados normalmente en los intestinos y expulsados por el ano con un sonido y un olor característicos.

Se calcula que una persona sana diariamente expulsa entre 10 y 14 flatos al día, a medida que su cuerpo digiere alimentos. Aunque no constituyen una enfermedad, los gases causan cólicos y hacen que te sientas hinchado. Si quieres reducirlos un poco solo tienes que hacer cambios en tu dieta.

Debes prestar mayor atención si son persistentes y se presenten con vómitos, dolor abdominal, estreñimiento, pérdida de peso y heces fétidas o con sangre.

Te recomendamos leer:  Cómo calmar los cólicos menstruales

Los ruidos que hace tu cuerpo son normales, ¡acéptalos!

Ciertamente todos hemos experimentado los sonidos mencionados. Con algunos ya estamos familiarizados y otros nos resultarán raros cuando aparezcan. Tal vez conoces a alguien que presenta uno o dos con frecuencia y te parecía raro o poco común.

Lo importante es saber la manera en que tu cuerpo trabaja. De esta forma podrás escuchar y entender lo que tu organismo te está pidiendo. ¿Más ejercicio? ¿Menos grasas? ¿Cuidar o prevenir una alergia?

Por supuesto que, si observas un signo muy persistente y que va fuera de lo normal, debes acudir inmediatamente a un médico general.