4 salsas saludables, nutritivas y medicinales para tus recetas de siempre

4 salsas saludables, nutritivas y medicinales para tus recetas de siempre

Al elaborar estas salsas saludables en casa nos aseguramos de que todos sus ingredientes son naturales y así evitamos conservantes. Además, podremos personalizarlas a nuestro gusto
salsas saludables

¿Quieres descubrir algunas salsas saludables para condimentar tus recetas sin remordimientos?

Están elaboradas con ingredientes naturales, son muy nutritivas e incluso cuentan con propiedades medicinales muy beneficiosas para la salud.

Descubre en este artículo 4 salsas saludables que podrás consumir en tu día a día. 

Salsas saludables para comer sin culpa

A continuación proponemos 4 salsas saludables que puedes elaborar en casa con pocos ingredientes y con las que podrás dar diferentes toques de sabor a tus platos habituales.

Están hechas con aceites de buena calidad, frutos secos, vegetales y cereales, y no contienen azúcares, lactosa ni gluten.

Recomendamos usar siempre sal marina, que es mucho más sana que la sal común o la sal de mesa, pero en cantidades moderadas.

¡Pruébalas todas y disfruta de todo su sabor!

Lee también: 8 sorprendentes beneficios de la sal marina

1. Mahonesa de coco

mayonesa-de-coco

La mahonesa es una de las salsas más famosas en el mundo entero. Es un complemento habitual en todo tipo de bocadillos y sándwiches, así como acompañamiento de patatas fritas y otros aperitivos.

Aunque contiene muy pocos ingredientes, las mahonesas industriales están elaboradas con algunos poco saludables e incluyen diferentes aditivos, por lo cual se convierte en una salsa poco recomendable.

Proponemos una mahonesa diferente, deliciosa y sana, con un sorprendente sabor a coco.

Ingredientes

  • 1 huevo
  • 1 vaso de aceite de coco virgen extra. (200 g)
  • 1 diente de ajo pequeño
  • Unas gotas de jugo de limón
  • Una pizca de sal

Preparación

  • Necesitaremos una batidora de mano y un recipiente cilíndrico estrecho.
  • Pondremos todos los ingredientes (el huevo a temperatura ambiente y el aceite de coco líquido, pero no caliente) y procesaremos con la batidora apoyada en el fondo, sin levantarla ni detenerla.
  • Cuando la mahonesa empiece a cuajar iremos subiendo muy poco a poco la batidora, hasta que cuaje toda la salsa.
  • La conservaremos en la nevera durante un máximo de 4 días.

2. Pesto de rúcula y albahaca

Pesto de rúcula y albahaca

Ingredientes

  • 1 vaso de frutos secos (piñones o nueces…)(100 g)
  • 1 manojo de hojas de rúcula fresca.
  • 1 manojo de hojas de albahaca fresca.
  • 1 diente de ajo
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra (80 g)
  • Una pizca de sal

Preparación

  • Pondremos los frutos secos en remojo unas horas antes de elaborar la salsa para que hidraten.
  • Batiremos bien todos los ingredientes.
  • Consumiremos esta salsa en 1 o 2 días máximo.

3. Vinagreta dulce

vinagreta2

Las vinagretas son salsas ligeras ideales para potenciar el sabor de las ensaladas. Cuentan con la ventaja de que no contienen lácteos y facilitan la digestión de la comida.

Se pueden preparar de muchas maneras diferentes.

En este caso hemos optado por elaborar una con un toque dulce que nos recordará a algunas recetas orientales, por lo cual también será una buena opción para condimentar rollitos de primavera, empanadillas, carnes o pescados.

Ingredientes

  • ½ vaso de uvas pasas (50 g)
  • ½ vaso de aceite de oliva virgen extra (80 g)
  • ¼ vaso de vinagre de módena o de manzana (50 ml)
  • Una pizca de sal
  • Una cucharada de miel de abeja (25 g)

Preparación

  • Pondremos las uvas pasas en remojo durante toda la noche.
  • Al día siguiente, batiremos todos los ingredientes junto con las uvas pasas, que se habrán hidratado e inflado durante la noche.
  • Batiremos hasta que quede una vinagreta cremosa, de textura homogénea.

Visita este artículo: Los beneficios de incluir aceite de oliva en la dieta

4. Crema vegana de mostaza

Crema vegana de mostaza

La mostaza es también una salsa muy popular que destaca por sus propiedades digestivas. No obstante, su sabor fuerte puede no gustar a algunas personas.

En esta receta proponemos una crema de mostaza más suave para acompañar platos calientes de arroz, patatas, carnes o pescados.

Aunque lo más habitual es hacerla con nata o crema de leche, en este caso la haremos apta para veganos e intolerantes a la lactosa.

Ingredientes

  • 1 taza de copos de avena (100 g)
  • 1 vaso de agua (200 ml)
  • ½ vaso de mostaza (100 g)

Preparación

  • Batiremos los copos de avena con un vaso de agua caliente y lo dejaremos reposar 10 minutos.
  • Añadiremos la mostaza y volveremos a batir.
  • Podemos añadir un poco más de agua caliente si queremos que la salsa sea más líquida, o más avena si queremos espesarla.
  • Si deseamos calentarla deberemos hacerlo a fuego lento, e ir removiendo con una cuchara.
  • Se recomienda consumirla al momento.