4 situaciones en las que sí es buena idea regresar con una expareja

21 enero, 2018
¿Te estás planteando la idea de regresar con una expareja pero no sabes si realmente es una buena idea? Aquí te damos algunas pistas.

¿Las cosas con tu pareja llegaron a un punto en el que ya no era posible continuar sin dañarse mutuamente? ¿Te planteas la idea de regresar con una expareja? Pero ¿sería esto una buena idea?

Estas dudas son normales y muy comunes. Después de todo, si tu relación terminó es por una razón. Por lo general, dar una segunda oportunidad es una mala idea porque se puede caer en un círculo vicioso o en una relación tóxica.

Sin embargo, hay algunos casos en los que dar esa oportunidad sí puede funcionar. Aquí te diremos en qué casos deberías plantearte la idea. Esto no significa que debas perdonar y olvidar todo cada vez que esa persona te falla pero sí deberías analizar si te interesa retomar esa relación.

1. Hay mucho más que amor

Te ama o te utiliza

El primer factor por el que deberías plantearte regresar con una expareja es que esa persona te ofrece aquello que deseas para tu vida. No hablamos de cosas materiales, sino de bienestar psíquico y emocional.

Un ejemplo común de esto se puede encontrar en aquella relación terminó porque uno de los dos tuvo que dejar la ciudad y no deseaban una relación a distancia. Si ahora esa persona ha regresado y te das cuenta que sigue ofreciéndote seguridad, cariño, diversión, lealtad y amistad tal vez podrían encontrar que sí se aman de verdad.

Podría parecer que hablamos de comodidad y de no querer encontrar nuevas personas. Pero vale la pena preguntarte si te gustaría retomar eso que quedó pendiente. Al final puedes descubrir que el tiempo separados sirvió para que ambos salieran con otras personas y vieran que esta relación tenía muchos puntos a favor.

Las relaciones que se dan luego de una separación por distancia suelen regresar con mucha fuerza y compromiso por parte de los dos.

Te recomendamos leer: 7 elementos que toda pareja necesita además del amor

2. Cuando el problema no es más grande que el amor

La decisión de regresar con una expareja depende completamente de ti y de la importancia que le das a aquello que les hizo terminar. También depende de qué tanto hayan evolucionado las dos personas, la responsabilidad que hayan asumido sobre sus actos y hasta qué punto hayan trabajado en su crecimiento personal.

Es importante que valores la situación y pongas las cosas en perspectiva. No hay por qué sujetarse de los prejuicios y melodramas. Existen cuestiones que son poco relevantes pero que en el momento nos parecen un gran problema porque estamos de mal humor o el día ha sido muy malo y esa es la gota que derrama el vaso.

También puede darse el caso de que la situación ya no tenga relevancia porque las condiciones han cambiado o porque ya no te afecta.

Aquí tienes que poner sobre la balanza si la relación era buena y si se podría superar el problema o no. Si deciden darse otra oportunidad, aclaren el tema y colóquenle punto final. Lo más importante es superarlo definitivamente y que no lo traigan más a colación si no les va a aportar nada bueno.

3. Las acciones son realmente significativas

manipulacion-en-la-pareja

Antes de regresar con una expareja analiza si sus acciones realmente van en la misma dirección que sus palabras. Todos sabemos que las palabras pueden ser hermosas pero eso no significa que sean reales o sinceras. Hay que ser consecuentes.

Por ejemplo, si terminaron porque él era muy celoso y te dice que ha aprendido a controlar esa actitud posiblemente te sientas interesada. Antes de aceptar continuar con la relación, analiza bien su comportamiento para detectar señales que lo desmientan:

  • ¿Todo el tiempo te pregunta dónde estás y con quién?
  • ¿Toma tu celular sin preguntar y lee tus mensajes?

Tienes que hacerle caso a tu instinto y no dejarte envolver por las palabras que deseas escuchar. Hay situaciones, como la infidelidad o los celos, en las que debes tener mucho cuidado antes de retomar la relación pues no son cuestiones sencillas de cambiar.

Visita este artículo: Cómo evitar los celos y la rivalidad entre hermanos

4. Los dos están comprometidos con mejorar la relación

Otro factor a considerar antes de regresar con una expareja es el compromiso que tienen para mejorar la relación. Dar una segunda oportunidad implica que ambos trabajen con amor y de forma responsable. La sinceridad debe primar en la comunicación.

Algunas personas han trabajado muy duro por mantener la relación hasta que, de pronto, se cansaron y la terminaron. En ese punto, la otra persona se da cuenta de lo que ha perdido y trata de retomar el compromiso.

El problema aparece cuando la persona que ya se esforzó por mucho tiempo ya no está dispuesta a trabajar. Si puedes dar la oportunidad pero esperas que esta vez sea él quien te conquiste y trabaje todo el tiempo para mejorar la situación, quizás no funcione y solo empeore la situación.

Una buena opción en este caso sería tomar la relación de pareja para reflexionar bien acerca de cómo actuar y, en función de ello, establecer nuevos parámetros para fortalecer el compromiso y hacer que todo fluya correctamente.

Regresar con una expareja puede funcionar si ambos se comprometen

Pareja con las frentes juntas

Hay quienes dicen que, una vez que se ha terminado con alguien, se debe pasar página por completo. Esto es válido pero no siempre es lo más acertado. Lo importante es que ambos estén cómodos.

La decisión solo puede ser tomada por ti y debe estar basada en tus emociones, expectativas y compromisos personales. Tu argumento tiene que ser sólido. Luego, conversa con esa persona y si están en la misma sintonía pueden darse la oportunidad. Pero siempre hay que cuidar de la salud emocional de ambos.

Te puede gustar