4 soluciones para simplificar la limpieza de tu freidora

Para realizar la limpieza de tus freidoras con éxito, lo primero siempre es cuidar el tema de la seguridad. A continuación, se debe realizar un protocolo de pasos, que asegurarán el resultado que se persigue.

¿Quieres simplificar la limpieza de tu freidora? La freidora es un pequeño electrodoméstico que resulta muy útil para que nuestras frituras queden espectaculares. Las patatas fritas, el pollo frito y todas las recetas de empanados quedan simplemente perfectas.

Hay freidoras de uso doméstico y otras industriales, que son también muy utilizadas en bares y restaurantes. Pero este gran aliado de la cocina tiene un problema: acumula muchísima grasa y su limpieza no es tarea fácil.

Sin embargo, es indispensable limpiar la freidora regularmente, no solo para que el electrodoméstico funcione mejor y dure más, sino también para proteger nuestra salud. Descubre 4 métodos que te serán de ayuda.

Soluciones para simplificar la limpieza de tu freidora

1. Lavar la cestilla de la freidora

Limpieza de tu freidora
Para limpiar la cestilla de la freidora solo debes emplear agua caliente y jabón de lavar platos. En cuestión de minutos podrás dejarla libre de restos de grasa.

La cestilla de la freidora es una de las partes más fáciles de lavar, ya que se puede extraer fácilmente e, incluso, en la mayoría de los casos, meter en el lavavajillas.

  • Para lavar este accesorio se puede utilizar también agua caliente y jabón de lavar platos. Es aconsejable utilizar un estropajo o un cepillo para retirar toda la grasa pegada.
  • Si la cesta de la freidora está muy sucia, se puede dejar sumergida durante algunas horas en un recipiente con agua muy caliente y detergente desengrasante. Una vez que la grasa se haya soltado se podrá limpiar con facilidad.

Descubre: Cómo limpiar el horno: 5 métodos de limpieza

2. Lavar el interior de la freidora

  • Hay un truco muy útil para limpiar el interior de la freidora. Se trata de utilizar una espátula de plástico para retirar toda la grasa que se haya quedado pegada en ella. De esta manera no se rayará y la limpieza posterior será mucho más fácil. 
  • El segundo paso será lavar el interior de la freidora. Para ello hay varias opciones. Una de ellas es llenarla con agua y desengrasante. Se debe poner la mezcla hasta el nivel que normalmente se llena de aceite y conectar la freidora para que hierva unos minutos.
  • Otra posibilidad es hervir agua con detergente en una olla y luego trasladarla a la freidora. En cualquiera de los dos casos es necesario dejar que el agua repose por algunos minutos o incluso una hora, hasta que la grasa se suelte bien.
  • Una vez transcurrido ese tiempo se puede quitar el agua y volver a llenar la freidora con agua limpia y desengrasante.
  • A continuación, se limpia con un cepillo para eliminar la suciedad que pudiese haber quedado y se enjuaga llenándola una última vez con agua. Finalmente se elimina toda el agua y se seca bien con un trapo limpio.

Vinagre y bicarbonato: dos grandes aliados para la limpieza de tu freidora

Botes con vinagre y bicarbonato
El vinagre y bicarbonato de sodio resultan útiles a la hora de limpiar las freidoras. Gracias a sus propiedades, ayudan a remover los restos de grasa.

El vinagre es otro gran aliado para la limpieza de la freidora. El procedimiento es sencillo. Se llena la freidora con una taza de vinagre y agua. A continuación, se cubre con la tapa y se enciende la freidora hasta que la mezcla hierva. Se deja hervir durante aproximadamente diez minutos o más si está muy sucia.

Después se elimina toda el agua y se elimina la grasa restante con la ayuda de un paño limpio y suave. Por último, se aclara con abundante agua y se seca bien con un paño limpio y seco.

El bicarbonato también funciona muy bien a la hora de eliminar la grasa del interior de la freidora. Para ello se debe hacer una pasta mezclando el bicarbonato con agua, y aplicarla en las zonas más sucias. Luego se frota con un cepillo de dientes suave y para terminar se aclara con agua y se seca con un paño limpio.

No dejes de leer: ¿Cómo hacer un limpiador de horno a base de productos naturales?

Cómo limpiar el exterior de la freidora

Para limpiar el exterior de la freidora se puede utilizar una esponja, agua caliente y jabón de lavar platos o algún detergente desengrasante suave. Sin embargo, es muy importante leer bien las instrucciones del fabricante, ya que cada freidora es diferente.

Algunas piezas se pueden mojar y otras no, por lo que es fundamental identificarlas antes de proceder con la limpieza exterior de la freidora. Como sucede en toda operación de limpieza de electrodomésticos, la seguridad siempre es lo más importante.

Si el exterior también está muy sucio, se puede utilizar un desengrasante más fuerte como el que sirve para limpiar hornos. Pero siempre verificando primero las instrucciones. Si la freidora se limpia de forma regular, la limpieza será más fácil y la freidora durará mucho más tiempo.