4 Sopas para prevenir la gripe

Además del calor reconfortante de la sopa, los ingredientes que incluyamos pueden ayudarnos a eliminar el cansancio o a expectorar la mucosidad. Elige los que más se adapten a tu caso

¿A quién no le apetece una sopa cuando empieza a sentir los síntomas de la gripe, un resfriado o cualquier malestar? Las sopas son ideales para días fríos y calurosos, ya que si elegimos bien los ingredientes son un verdadero alimento medicinal que nos aporta las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita.

En este artículo te damos algunas recetas para elaborar sopas sanas y deliciosas que te ayudarán a combatir los síntomas de la gripe: fiebre, mucosidad, cansancio, debilidad, etc.

Sopa de cebolla

La sopa de cebolla es una receta clásica. Se sirve incluso en restaurantes, pero en este caso vamos a prepararla ligera para que el cuerpo la digiera fácilmente y nos ayude sobre todo a eliminar la mucosidad y las toxinas que están saturando el organismo.

Además, condimentaremos la sopa con una pizca de cayena, que si la tomamos en pequeñas cantidades también nos da calor y nos ayuda a deshacer y eliminar la mucosidad.

  1. Sofreiremos una cebolla con muy poco aceite y una pizca de sal, tapando la cazuela para que suelte bien el agua. Cuando esté blandita le añadiremos un vaso de caldo vegetal y una pizca de cayena.
  2. Podemos batir un poco la sopa para que sea más cremosa.

La tomaremos caliente.

Como curiosidad, cuando empezamos a tener mucosidad, que es más bien líquida y aguada, si colocamos media cebolla en la mesilla de noche mientras dormimos, por la mañana notaremos una gran mejoría.
sopa cebolla lablascovegmenu

Sopa de ajo, mijo y algas

Esta sopa tiene un sabor delicioso y es muy medicinal.

El ajo es un antibiótico natural que aumenta nuestras defensas.

El mijo es el único cereal alcalinizante. Es muy digestivo y nos ayuda a combatir la acidificación que se da en el organismo cuando estamos enfermos.

Las algas nos aportan muchos minerales y nos ayudan a tratar el cansancio y la debilidad características de la gripe. Podemos elegir entre las algas nori, wakame o espagueti de mar, por ejemplo.

  1. Sofreímos tres dientes de ajo en un poco de aceite y le añadimos dos vasos de caldo, dos cucharadas de mijo y las algas.
  2. Dejamos cocer 45 minutos.

Sopa de apio, zanahoria y jengibre

Estos tres ingredientes son muy depurativos y nos ayudarán a bajar la fiebre y eliminar las toxinas. Además, es una sopa muy reconfortante para cuando sentimos frío en todo el cuerpo.

  1. Cortamos el apio y la zanahoria a trocitos bien pequeños, y los ponemos a cocer con un vaso y medio de agua y una pizca de sal.
  2. Le añadimos dos rodajas de jengibre fresco o bien media cucharadita de jengibre en polvo.

Esta receta es un caldo muy ligero que podemos ir tomando a lo largo del día. Si queremos que sea una sopa más consistente le podemos añadir un poco de arroz integral o avena en copos.

sopa crema zanahoria Chris Campbell

Sopa de tomillo y huevo

Esta receta es un antiguo remedio y también una receta tradicional de Cataluña, donde se sirve en los restaurantes preparada con caldo de carne, pan y queso.

En este caso no usaremos estos ingredientes, ya que queremos una receta muy ligera que el cuerpo digiera con facilidad.

El tomillo tiene la gran ventaja que además de ser una planta medicinal también es una planta culinaria, por lo que da un sabor delicioso y casero a nuestros platos. En el caso de la gripe, el tomillo nos ayuda a subir las defensas, tiene propiedades antisépticas y además nos ayuda a calmar la tos.

  1. Sofreimos un diente de ajo y media cebolla, y también le podemos añadir alguna hortaliza que tengamos (col, nabo, zanahoria, etc.). Le añadimos dos vasos de caldo vegetal y unas ramitas de tomillo fresco o seco.
  2. Cuando ya esté todo bien cocido, opcionalmente podemos añadirle un huevo crudo a la sopa y revolver bien para que se deshaga. Esto lo haremos sólo en el caso de que queramos una sopa más consistente y de que no nos encontremos en un momento crítico de la gripe.

Esta sopa es muy aromática y reconfortante, y si estamos bien de salud le podemos añadir una tostada de pan con queso.

Imágenes por cortesía de Alan Levine, Chris Campbell y lablascovegmenu

Categorías: Remedios naturales Etiquetas:
Te puede gustar