4 tips imprescindibles para mantener la piel hidratada

Mantener tu piel hidratada es más importante de lo que parece: cuando mimas tu físico, apuestas por ti y por tu bienestar. Solo desde ahí, puedes ocuparte de los demás

La piel seca tiene implicaciones estéticas, pero también para nuestra salud, incluso emocional. Cuando tenemos la tez en dicho estado, esta es mucho más sensible a posibles daños.

En este sentido, mantener tu piel hidratada es muy conveniente para evitar heridas y otras lesiones. Así, recomendamos que tengan especial cuidado las personas diabéticas, así como aquellas con problemas de coagulación.

Por otra parte, también es cierto que provoca una falta de brillo en la misma y lucimos un aspecto mucho más apagado.

Aunque no nos demos cuenta, eso influye en la imagen que percibimos de nosotros mismos y, por tanto, en la autoestima y el estado de ánimo para comenzar la jornada.

Consejos para mantener tu piel hidratada

Bebe mucha agua

Bebe mucha agua

Sí, parece evidente, pero no todo el mundo ingiere la cantidad de agua adecuada.

El tiempo y las ocupaciones impiden incluso que tengamos sensación de sed. Sin embargo, el cuerpo necesita al menos un litro y medio al día para funcionar de manera correcta.

Ten en cuenta que decimos “agua” y no zumos o batidos. Las propiedades presentes en la misma son las que buscamos. El resto de bebidas hace otras aportaciones que, aunque necesarias, no son las que disfrutamos con ella.

En el caso de que te cueste encontrar el tiempo o la oportunidad para beberla, hoy disponemos de la tecnología para ayudarnos a recordar. Hay muchas aplicaciones móviles diseñadas en exclusiva para esta tarea.

Te recomendamos leer: 7 beneficios sorprendentes de beber 2 litros de agua al día

Exfolia la piel dos veces a la semana

En ocasiones, los poros de la piel quedan invadidos por suciedad. Además de la aparición de los temidos puntos negros, tiene otras consecuencias.

Entre ellas, la de funcionar como una barrera que impide que penetre el agua u otras sustancias beneficiosas para su salud.

Por otra parte, tener una tez limpia favorece la regeneración celular. Piensa en este polvo como una piedra en el camino de dicho proceso.

Hay muchas artículos de este tipo en el mercado, pero aquí preferimos las soluciones caseras y naturales. De esta manera, sabrás lo que te estás poniendo y estarás optando por productos muy poco agresivos.

Para mantener tu piel hidratada, vigila el maquillaje

Para mantener tu piel hidratada, vigila el maquillaje

Es cierto que algunas tenemos una relación casi de dependencia con el maquillaje. Dedicar el tiempo que requiere hacerlo bien y el resultado provoca sentimientos muy positivos.

Sin embargo, en el largo plazo, nuestra piel sufre con ello.

Como explicamos en cuestiones como la tos o la mucosidad, el cuerpo siempre reacciona cuando penetra en él un elemento extraño. Por ello, no debe sorprendernos que el uso excesivo de maquillaje reseque la piel o genere más grasa de la que creemos.

Por tanto, lo ideal es emplearlo solo en ocasiones especiales. En caso de que te guste hacerlo a diario, intenta salir con la cara lavada al menos dos veces en semana.

Te sorprenderá ver cómo cambia tu piel con este simple gesto.

Visita este artículo: 5 hábitos de maquillaje que podrían ser perjudiciales

Tonifica tu piel

Tonifica tu piel

“Tonificar” significa “fortalecer”. Como ocurre con otras partes del cuerpo, en ocasiones la piel necesita un aporte extra de vitaminas y nutrientes para disfrutar de una buena salud.

Para paliar dicho problema, tenemos dos opciones: usar un producto elaborado de manera sintética o natural.

No te sorprenderemos si te aconsejamos la segunda opción. Además de las ventajas de estos preparados, citadas arriba, nos ofrece otra. El tiempo.

Siempre estamos luchando para arañar un poco para nosotros. Solo nos dedicamos lo que nos sobra del resto.

Por ello, si elegimos actividades lentas, que requieren concentración, estamos ganando minutos u horas destinadas a nosotros. A despejarnos y a olvidarnos de las preocupaciones diarias.

Aunque parezca contradictorio, no pensar en ellas durante un tiempo nos ayuda a resolver los problemas.

Así, mantener la piel hidratada nos beneficia en muchos sentidos.

Por un lado, reducimos el riesgo de heridas y, por otro, conseguimos un aspecto más luminoso.

Además de todo esto, empleamos el tiempo para cuidarnos y mimarnos, algo esencial para tener un estado emocional saludable.